tags

El recuerdo de Walsh y el desafío de informar en el Día del Periodista

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Por Omar Millalonco (millalonco.omar@gmail.com)

El mundo del periodismo es apasionante. Oficio que aborda temáticas variadas, que retiene muchos enfoques y que cada 7 de junio, se llama a la reflexión en Argentina cuando toca celebrar el Día del Periodista, fecha muy importante que reivindica a todos aquellos comunicadores y comunicadoras sociales que ejercen la profesión.

La fecha obedece al hecho histórico ocurrido en 1810, producto del lanzamiento realizado por Mariano Moreno, de su gran periódico La Gazeta. El primer diario de Buenos Aires dirigido por él, quien difundió las ideas y el plan de gobierno propuesto por él mismo, prócer argentino.

Mariano Moreno quiso tener a mano, un medio de comunicación con una línea editorial que garantizara las propuestas y convicciones para una patria libre, soberana e independiente.

tags
Mariano Moreno, fundador de La Gazeta en la Revolución de Mayo de 1810.

El tabloide levantaba la voz de aquella Revolución de Mayo, aunque cabe destacar que el producto periodístico había sido creado unos días antes; es decir el 2 de junio. El fundador de este diario sabía la importancia de la comunicación en aquellos tiempos difíciles, y necesitaba una campaña fuerte que le transmitiera al pueblo el mensaje gubernamental.

El decreto de la Primera Junta detalla los argumentos para avanzar también en la comunicación de los actos oficiales y las noticias más relevantes, tanto del exterior como las de alcance nacional. El equipo de redactores estaba integrado entonces por Mariano Moreno, Juan José Castelli y Manuel Belgrano.

Cabe aclarar que este día de celebración para todos los y las comunicadoras fue ratificado en 1938, en el marco del Primer Congreso de Periodistas, en la provincia de Córdoba. El documento emitido conmemora la importancia de ese periódico histórico fundacional y fortalece la labor de todos quienes ejercen el rol de comunicar e informar con ética y responsabilidad.

Un ícono del periodismo gráfico

La labor periodística siempre tuvo sus complejidades, y fuertes tironeos, además de los intereses económicos y políticos que existen dentro del tejido social. Sin dudas, en el ejercicio del oficio no todo es color de rosa. 

Porque siempre que uno se refiere a la libertad de expresión que deben tener las comunicadoras y comunicadores, también existen otros desafíos, y por supuesto etapas democráticas y gobiernos de facto que, bajo dictaduras militares, trataron de callar las voces de aquellas personas que comunican con responsabilidad e informan hechos veraces con libertad.

Una figura que no se puede dejar de lado es la del periodista argentino Rodolfo Walsh, un militante, escritor y una persona que supo ejercer el oficio con gran profesionalismo y compromiso. Walsh, nació en la provincia de Río Negro en 1927 y marcó un antes y un después en el periodismo, no sólo por su labor en la gráfica, sino por su militancia a favor de la libertad de prensa, en medio de un contexto muy difícil como la Dictadura Cívico Militar.

Rodolfo Walsh escribió diversas obras que son leídas en varias universidades donde se dicta la carrera de Periodismo y Comunicación Social por representar, un material valioso de formación tanto en la escritura como en el género literario que supo interpretar él mismo.

tags
Rodolfo Walsh, referente periodista que se enfrentó a la dictadura cívico militar y fue asesinado.

Entre los libros publicados se pueden mencionar, ‘Operación Masacre’, publicado en 1957. Que trata sobre la Revolución Libertadora y es considerada la primera obra de no ficción periodística. Y también, ‘¿Quién Mató a Rosendo?’, publicada en 1969, donde el autor relata el asesinato de Rosendo García; dirigente de la Unión Obrera Metalúrgica. La idea de publicar este material, surgió a partir de una serie de artículos publicados en el diario semanal de la CGT.

Ejercer el oficio de periodista en medio de una oscura etapa política

El ejercicio del periodismo que supo llevar adelante Rodolfo Walsh, dejó enseñanzas y también un legado para aquellas personas que tienen la vocación de difundir, informar noticias y aplicarse a la veracidad de ciertos hechos que necesitan ser corroborados e investigados.

El 24 de marzo de 1976 fue una fecha que enfrentó a Walsh con una realidad cruda. El inicio de la Dictadura Cívico Militar abrió una oportunidad para ejercer el periodismo político y para fundar un medio que difundiera información restringida y censurada en los medios tradicionales de la época.

La Agencia Clandestina de Noticias y Cadena Informativa fue creada con el objetivo de mantener un canal de información alternativo, y de esta manera resistir a los medios de prensa respaldados por la dictadura en Argentina.

El trayecto periodístico de Walsh durante el gobierno de facto de Jorge Rafael Videla, fue muy dramático. No sólo en lo individual, sino también en el plano familiar. Debido a que en septiembre de 1976, su hija Victoria, quien militaba en la agrupación ‘Los Montoneros’, se suicidó al ser descubierta por un grupo de militares. Un dolor que Walsh, de la mano de las letras y palabras, logró expresar y materializar a través del escrito ‘Carta a Vicky’. 

Meses más tarde, el 25 de marzo de 1977, Rodolfo Walsh fue acribillado por un grupo de tareas de la Escuela Superior de Mecánica de la Armada (ESMA). El asesinato del periodista se concretó unos días después de que el escritor enviara la famosa ‘Carta Abierta a la Junta Militar’.

La misiva fue redactada entre enero y marzo de 1977, y allí Walsh denunciaba la metodología utilizada por los miembros del ejército militar. Además hacía alusión a las desapariciones, exterminios y campos de tortura. Y, or si fuera poco, daba cuenta de las evidencias de la entrega de la nación por parte del gobierno militar a los poderes financieros internacionales.

Por último, es necesario destacar, que una de las estaciones de subtes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires lleva el nombre de Rodolfo Walsh. En homenaje al periodista, la Legislatura porteña modificó en 2013 el nombre de la estación Entre Ríos, porque el escritor fue secuestrado a pocos metros de ese lugar. La decisión contó con 47 votos favorables, aunque el periodista se ganó la eternidad varias décadas antes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *