La violación y suicidio de Antonia Barra movilizan Chile pidiendo justicia

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos La justicia comienza a juzgar a Martín Pradenas Dürr tras la violación y muerte de Antonia Barra. El acusado enfrenta más denuncias por delitos sexuales.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

Por Fernanda Galarza (fernandagafi@gmail.com)

Antonia Barra, de 20 años, fue violada a mediados de septiembre de 2019 por Martín Pradenas Dürr, de 28, en una cabaña de Pucón, al sur de Chile, según consta en la denuncia. Casi un mes después, las secuelas psicológicas la llevaron al suicidio.

Ambos se conocieron en una discoteca, y al salir se dirigieron al estacionamiento de un supermercado. Cerca de las 7 de la mañana, de acuerdo a las cámaras de seguridad, se ve a Antonia Barra caminando con dificultad al lado de Pradenas Dürr. Después llegaron a la cabaña donde se consumó la violación. 

Tras esto, Antonia envió mensajes de audio y texto a Consuelo, su mejor amiga y quien la acompañó mientras estuvo en la discoteca, pidiéndole que la fueran a buscar y afirmando que había sido violada. Estos mensajes no trascendieron el pequeño grupo de amigos.

La tortura de Antonia Barra

Antonia guardó silencio de lo ocurrido. Pero el 12 de octubre de ese mismo año, llamó a Rodrigo Canario, su exnovio, para contarle lo sucedido. Éste, lejos de buscar ayudarla, la increpó llamándola «una cerda de mierda» y «repugnante» por haberse «metido» con el acusado, e incluso grabó sin su consentimiento la conversación que mantuvieron, para después enviarla por WhatsApp. Según el diario El Periódico, fue así que Martín Pradenas Dürr, su violador, se enteró del reclamo de Antonia.

El 13 de octubre, Antonia Barra le envió un mensaje a Rodrigo, pero esta vez despidiéndose. Ese día, la joven se quitó la vida en Temuco. 

La experiencia de la chica estremeció a todo el país y motivó a que se presentaran otras denuncias en contra de Martín Pradenas Dürr. El acusado se mantuvo con perfil bajo durante lo que restaba del año, y en el transcurso de 2020 brindó algunas entrevistas a varios medios locales en las que aseguraba que es inocente.

Antonia Barra
Antonia Barra tenía 20 años.

Los padres de Antonia se enteraron de lo sucedido días después de su muerte. Según la madre de Rodrigo, su exnovio, la chica le había confesado que tenía miedo de contarles. 

La familia comenzó a clamar justicia por ella incluso en las redes sociales, y se observaron varias fotos de Pradenas acompañadas de la historia, pidiendo que nadie se olvide de su rostro. 

El 15 de junio de 2020 Chilevisión emitió un vídeo de una cámara de seguridad que deja al descubierto la agresión, el acoso y el hostigamiento por parte de Pradenas Dürr. En la cinta se puede observar como Antonia Barra camina con dificultad, aparentemente ebria o bajo el efecto de alguna droga, y oponiendo resistencia a los tironeos de su abusador.

Varios especialistas han analizado el vídeo, entre ellos Cristina Rojo, exlíder de la Brigada de delitos sexuales de la Policía de Investigaciones de Chile (PDI), quien afirma que: «el vídeo es bastante atroz, incluso el sujeto podría tener un historial detrás, por lo que tendrán que hacer un perfil psicológico de él.»

El 17 de junio, Pradenas Dürr decide romper el silencio en un video subido a YouTube donde asegura que es inocente de todo lo que se le acusa y manifiesta que la cinta transmitida está sacada de contexto y que lo deja en un mal lugar. «Es un video que fue sacado de contexto y editado, dura 15 segundos o 10, de un video que dura 15 minutos. Sacaron la parte que más favorece o que más me deja en una mala posición, y evitaron mostrar todo lo otro que es cómo suceden los hechos. Ella en cualquier momento pudo haberse ido, pudo haber dicho que no y en ningún momento la podría haber forzado», expone. 

Cuatro cargos más de abuso sexual se sumaron contra Pradenas Dürr al de Antonia Barra, pero se cree que el número de víctimas podría llegar a las ocho.

Antonia Barra
Martín Pradenas Bürr, en una comparecencia que ofreció por YouTube negando los hechos.

En una entrevista para la Televisión Nacional de Chile (TVN), el abogado defensor de Pradenas Dürr, Gaspar Calderón, asegura que los registros «no permiten ninguna interpretación» y sólo reflejan a «una pareja que se dirigen sonriendo, con algunos actos que sí indican que aquí venía algo en relación con lo que iba a pasar»

Si bien el principal acusado por la fiscalía asegura estar colaborando en todo lo que le han pedido, hay evidencias de que habrían sido eliminadas por el joven. Por ejemplo, borró más de 14 mil fotos del computador antes de entregarlo para el peritaje, sus cuentas en redes sociales desaparecieron y el celular que entregó era nuevo y no correspondía al mismo que utilizó cuando ocurrieron los hechos investigados. 

De hecho, el antiguo móvil lo tuvo hasta dos días después del suicidio de Antonia Barra, ya que su madre «destruyó» éste en un «arranque» de rabia: «de pronto me vino mucha angustia y rabia y en un acto de arrebato, tomé el teléfono de Martín y lo tiré al suelo, lo pisé y lo rompí», sostiene la mujer. 

Martín Pradenas Dürr se niega a realizarse un estudio psicológico como parte de su derecho a guardar silencio. Sin embargo, la Brigada de Delitos Sexuales de Temuco narra conductas sexuales dispares durante su infancia y adolescencia

«Algunas niñas comentaban que Martín las había tocado, pero en ese tiempo no le dábamos tanta importancia, ya que Martín era un niñito. Conversé con la madre, pero ella al parecer tendía a normalizarla (su conducta)», reveló una docente que le conoció de niño.

4 casos que pueden llegar a 8

El 21 de julio comenzó el juicio contra Martín Pradenas Dürr, en el que se le acusa de violación en contra de Antonia, y de otros delitos sexuales. 

El primero sucede en noviembre de 2010, cuando cursaba en el Liceo ‘Camilo Henríquez’. Una compañera le prestó guías de estudio y cuando fue a buscarlas a casa de Pradenas Dürr, éste la atacó. Una llamada de la madre de éste, la ayudó a escapar. 

Otra violación ocurrió el 23 de noviembre de 2018, de acuerdo al testimonio de la víctima, durante un cumpleaños. Sostiene que esa noche tomó, pero nunca antes le había pasado que no se acordara de nada. Al día siguiente, su amiga le contó que la dueña de la casa «la descubrió» teniendo relaciones sexuales con Pradenas Dürr en una bodega. Asegura que no denunció porque pensaba que era culpa suya. Incluso el joven tomó fotos del episodio y las compartió con un grupo de amigos a través de WhatsApp.

Antonia Barra
El juicio contra Martín Pradens Bürr por la violación de Antonia Barra, y tres casos más.

Pese a las reiteradas acusaciones en su contra, el acusado nunca ha reconocido haber cometido algún delito

La audiencia duró más de media hora y el juez Federico Gutiérrez determinó que existen fundamentos para acreditar una violación en contra de Antonia, pero rechazó la petición de la Fiscalía para decretar prisión preventiva para el acusado. Sólo se le otorgó arresto domiciliario total, arraigo nacional y prohibición de acercarse a las víctimas. Además, estableció 120 días para la investigación de los hechos.

Después de emitir el fallo, la indignación de varias asociaciones feministas y grupos sociales se ha hecho presente. Han acudido al domicilio de Pradenas Dürr protestando contra las medidas cautelares impuestas, exigiendo que se haga justicia por Antonia y por todas aquellas víctimas del imputado, pidiendo cárcel y una condena pronta. 

La Corte de Apelaciones respondió a la presión social y revocó la medida cautelar impuesta en primera instancia. El acusado fue trasladado hasta la cárcel de Valdivia, donde tendrá que permanecer durante los 120 días que fijó el juzgado anteriormente para la investigación.

El abogado de Pradenas Dürr ha presentado un recurso de amparo, buscando dejar sin efecto la medida cautelar de prisión preventiva que el 3 de agosto asumieron los integrantes de la Segunda Sala de la Corte de Apelaciones de Temuco, pero la Corte Suprema ha declarado inadmisible dicha acción legal. 

¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *