Los vecinos de Villa Crespo resisten al Movistar Arena

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos Los vecinos denuncian que la construcción del Movistar Arena fomenta el caos en Villa Crespo, y se sienten estafados por el Gobierno de la Ciudad.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Por Julio Jerusewich (jjerusewich@hotmail.com)

La hora dejó de ser pico hace un buen rato sobre la avenida Corrientes al 6000, a la altura de Villa Crespo, sin embargo el paisaje sonoro y visual, el ritmo de las personas que apuran el paso, los silbatos, algunos bombos y un megáfono alteran la esencia de un viernes común cerca de las 8 de la noche. Hay dos posturas marcadas. Por un lado la expectativa de quienes inician su fin de semana con un plan atractivo: el recital de Ricky Martin. Por el otro, la indignación de los que parecen luchar contra la corriente. Pero luchan.

Somos un grupo que trata de seguir creciendo en cada movilización, desde que comenzó en 2018 y se prolongó a lo largo del año pasado en cada uno de los frentes. Por un lado el Gobierno de la Ciudad, con la Legislatura, y después en la calle informando a los vecinos y protestando con cortes como los de hoy. Es bueno porque aparecen nuevas caras que implican más firmas. En la medida que sigan afectando a nuestras vidas vamos a seguir luchando”, afirma Ingrid, quien forma parte de los Vecinos Autoconvocados de Villa Crespo en contra del Megaestadio Movistar Arena, contiguo al club Atlanta.

Fueron ellos, los vecinos autoconvocados quienes el viernes 28 de febrero cerca de las 20 cortaron parcialmente el cruce de las avenidas Dorrego y Corrientes.

Villa Crespo de pie

Ingrid desmenuza de manera elocuente señalando por un lado la estafa a la ciudadanía que significa la construcción de un estadio en un barrio residencial. “Se trata de un negocio inmobiliario en tierras públicas como varios de los negocios apañados por los legisladores, que ha sido regalado por cuarenta años a una empresa de un elevado capital extranjero que paga un canon simbólico al Club Atlanta, exento de impuestos de ABL y que no devuelve absolutamente nada a la ciudad”, afirma la vecina.

tags
Los vecinos se manifiestan cortando calles desde la inauguración del megaestadio, en noviembre de 2019. (Foto: Noticias Vecinales)

Y agrega datos sobre los difusos orígenes de los fondos para su construcción. “Es turbio dado que hubo un préstamo del Banco Ciudad que vino a remediar una quiebra anterior que nunca se resolvió y quedó oculta”.

En medio de tantas preguntas y casi nulas respuestas, la Agencia de Protección Ambiental pareció hacer la ‘vista gorda’ porque aprobó un estudio de impacto que no debía ser admitido. “Tres veces a la semana tenemos problemas para circular por la zona y dentro de nuestros hogares padecemos el temblor de las paredes, sin tener en cuenta las innumerables dificultades que afrontan las personas con movilidad reducida ya que no pueden acceder de manera normal al barrio. O el caso de los profesionales que se ven impedidos de atender a sus clientes en sus domicilios”, continúa.

«El Estado se ha lavado las manos»

Ingrid también evoca el nocivo efecto para los comerciantes, quienes sufren el aumento de alquileres y además avizoran desventajas sobre el cambio de perfil de negocios. “Es injusto, porque los estadios de estas características en todo el mundo se construyen, pero nunca dentro de una ciudad. El Estado se ha lavado las manos”, afirma.

A su vez Leila, también integrante de los Vecinos Autoconvocados, echa luz sobre el curso de la situación. “Podría parecer que es una lucha muy despareja, pero la realidad es que el grupo de vecinos viene logrando mucho: se presentó un proyecto en la Legislatura que captó el interés en varios legisladores e imagino que este año va seguir tomando fuerza. La idea es que el estadio no siga siendo utilizado con fines musicales, sólo deportivos”, aporta.

tags
Durante la inauguración del estadio, en pleno concierto de Tini Stoessel, un colectivo atropelló a un peatón en la avenida Juan B. Justo. (Foto: Punto Ciudad)

En el día del concierto, ambas manos de las aceras, tanto de Juan B. Justo, como de Camargo, estaban repletas de autos estacionados, lo cual obligaba a los vecinos a parar los colectivos en la mitad de la calle. “Esto nos lleva a evocar el día de la inauguración (recital de Tini Stoessel) donde un colectivo atropelló una persona y le causó la muerte. Ni siquiera hay una mirada de prevención de parte del Gobierno de la Ciudad como decir, tengamos más atención en esta área. Es un conjunto de cosas irregulares, por ejemplo el caso de un food truck que funcionaba sin tener habilitación pero gracias al accionar de los vecinos a través de denuncias consiguieron prohibir, tanto eso como el estacionamiento que abría sus puertas de manera ilegal”, continúa la vecina.

Denunciando irregularidades

Leila recalca el trabajo de hormiga que impulsa a denunciar cada una de las irregularidades con el objeto de alcanzar la molestia cero. “Es un reclamo con tres ejes, la parte judicial, la parte legislativa y la territorial, donde se trata de difundir información, conscientizar y movilizar a la gente”.

Otra de las vecinas, Marianela, dejó en claro que “este grupo de vecinos no tiene nada en contra de los artistas que vienen a tocar ni en contra de la gente que viene a verlos. Acá el problema es el negocio que coexiste entre el diario La Nación, el Gobierno de la Ciudad y buena parte de los legisladores sobre tierra pública”.

Marianela subraya que el contrato para la construcción del estadio se firmó a puertas cerradas. “Es absurdo que Villa Crespo no tenga estación de tren habilitada pero que ya exista un nuevo acceso al Movistar Arena”, cerró de manera tajante.

¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta