Vanina Correa: “El fútbol femenino no crece por el pensamiento machista”

Experimentada arquera de la selección nacional, habla de todos los cambios que ha vivido desde la clasificación de Argentina para disputar el Mundial, hasta el día de hoy.

Por Agustín Majul

Existen las personas que se acobardan frente a una adversidad cuando un escenario las supera. Se corren de la escena por temor o el convencimiento de verse incapaces de luchar. Y caen. Pero las mujeres que integran la selección argentina de fútbol femenino ni siquiera se parecen a ese tipo de personas. Se trata de un grupo humano que batalla y reclama necesidades básicas para salir adelante y representar al país dignamente.

Vanina Correa, experimentada arquera de la selección nacional, madre de mellizos y trabajadora municipal, le cuenta a El Café Diario todos los cambios que ha vivido desde la clasificación de Argentina para disputar el Mundial, al día de hoy, con una realidad más cercana al trato que merece un seleccionado de fútbol.

Fuiste titular en el debut del Mundial 2007, en China, contra Alemania. ¿Cómo resultó aquella experiencia?

Fue duro. Perdimos por goleada, once a cero. La diferencia que había con una potencia como Alemania era muy grande. Fue lindo participar por el hecho de haber formado parte de una Copa del Mundo. Aparte veníamos de ser campeonas en Mar del Plata en 2006, en el Sudamericano, y habiéndole ganado la final a Brasil. Íbamos con muchas expectativas, pero la realidad es que estábamos muy lejos de las potencias. Imaginate que nos enfrentábamos a países muy avanzados en el fútbol femenino y con una preparación determinada. Nuestro boom fue recién el año pasado con la Copa América y el repechaje clasificatorio al mundial.

¿Qué tal es la experiencia de consagrarse campeona en la selección del deporte más popular y encima aquí en Mar del Plata?

Lamentablemente, fue duro. Nadie se enteró. No había difusión ni apoyo de nadie en absoluto. Éramos nosotras saliendo campeonas en nuestro país ¡y ganándole a Brasil la final! Pero bueno, era parte de lo que sucedía. En la Copa América de 2018, jugada en Chile, fue distinto. Ahí sí se hizo lo que había que hacer. Gracias a las redes sociales se empezó a fomentar más nuestra competición y eso indudablemente logró que obtengamos más respaldo. Pero en ese momento, en 2006, fue una desolación total. Parecía que no existíamos. Eso es lo peor.

Para nosotras fue muy duro sentir que no existíamos para nadie cuando nos consagramos campeonas en 2006 frente a Brasil, en nuesro país. Una desolación total”

¿Cuánta diferencia hay entre ese Mundial de China 2007 y el de Francia 2019 que disputarán ahora?

Ya pasó mucho tiempo… pero recuerdo que en aquel momento no teníamos viáticos, la ropa que necesitábamos para trabajar era escasa, no teníamos un vestuario digno para que las 26 jugadoras que conformábamos el plantel pudiéramos cambiarnos. Pero por suerte hoy en día nos tienen un poco más en cuenta. Con Claudio Tapia (presidente de la AFA) hemos hablado varias veces para seguir resolviendo problemas, porque la realidad es que falta mucho todavía. Pero por lo menos ahora hay un cambio en marcha. Contamos con el predio para que podamos concentrar, los viáticos, el vestuario… son cosas básicas pero que antes no teníamos. Veremos con qué nos encontramos este año.

Claudio Tapia, presidente de la AFA, nos está ayudando a solucionar problemas y ahora contamos con un predio para concentrar, viáticos, vestuario… son cosas básicas, pero que antes no teníamos”

¿Cómo tomaron que la presentación de su camiseta nueva la hiciera una modelo y no alguna de ustedes?

Fue un golpe. Encima no sabíamos nada, me entere un por un tweet de Lauri (Laurina Oliveros, arquera que integra el plantel). Estábamos en plena competencia en la Copa América, nos empezaron a llamar de distintos medios para que demos nuestra opinión, y yo no sabía nada. Cuando me enteré, la verdad que fue duro. Estamos luchando por lo mínimo e indispensable y encima nos enteramos que la presentación la hacen con una modelo. En ese momento pensaba “¿qué estamos haciendo tan mal para que hagan una cosa así?”.

Podrían haber esperado que vuelva alguna de las chicas que juegan afuera y son profesionales. ¿Acaso alguno se imagina que Messi no sea la cara de la presentación de la nueva camiseta de Argentina y lo haga un modelo? ¡Ni siquiera estamos pidiendo cobrar como lo hace un jugador de primera! Luchamos para que nos respeten y nos brinden cosas básicas.

¿Qué objetivo se proponen en este Mundial de Francia 2019?

Básicamente, pasar la fase de grupos. Nos vamos a encontrar con Japón, que viene de ser campeona del mundo. Inglaterra es un equipo también preparado, y también está Escocia. Aunque no la conocemos muy bien, vienen jugando mucho. Fácil no creo que sea ningún equipo. Pero tenemos que concentrarnos en nuestro horizonte que es superar la fase de grupos. Una vez que logremos eso, podremos ver para qué estamos.

Que presentaran la nueva camiseta con modelos y no con nosotros fue un golpe y una falta de respeto. ¿A quién se le ocurriría poner a un modelo de ropa para presentar la de los hombres en vez de a Messi?”

¿Te animás a dar tus candidatos?

Japón, por lo que te contaba antes, es un equipo que está muy bien. Estados Unidos sin duda es uno de los equipos que va a llegar a las instancias finales, y después está Alemania, que es una potencia grandísima.

¿Porque crees que no tenemos el futbol femenino desarrollado para competir con estas potencias?

El problema es la formación. Imaginate que acá en nuestro país tenemos a chicas que se entrenan con varones hasta cierta edad y después, por una cuestión de competencia y de físico, no pueden seguir entrenando. Estamos hablando de que quizá una chica viene entrenando para jugar al fútbol pero a los 9 o 10 años tiene que dejar de jugar porque pasan a cancha de once y no pueden fichar por ninguna liga.

Ahí, la jugadora hasta que pueda volver a fichar como futbolista de AFA, perdió entre cuatro y cinco años de formación. Y encima, cuando logre fichar, se enfrentará a compañeras que la duplican la edad y la superan física y mentalmente. Es completamente desparejo.

¿Dónde crees que estuvo el pequeño gran cambio para que empiecen a tener una selección más escuchada?

Creo que desde la repercusión que tuvimos en la Copa América del año pasado. Hicimos el reclamo con esa famosa foto (en la imagen de la formación previa al partido se las veía llevándose la mano al lado de la oreja y dejando en claro que exigían ser escuchadas) y a raíz de eso, sumado a la viralización en las redes, nuestro mensaje se envió.

Esto no deja de ser una representación del país en un deporte. Así como lo es la selección de fútbol masculino, de la que todo Argentina está pendiente. Esto es lo mismo. Somos nosotras representando a un montón de chicas que juegan y practican el deporte con la pasión con que lo hacemos nosotras. Yo creo también que hoy el fútbol femenino no crece por el pensamiento machista que tenemos como sociedad.

Japón, Estados Unidos y Alemania son los grandes candidatos al título en el Mundial de Francia 2019 porque tienen un proyecto de hace muchos años y son las mejores selecciones en este momento”

¿Cómo sería eso?

Hay dirigentes que yo veo y que son parte del fútbol femenino pero que, a raíz de sus manejos o su manera de actuar, sabés que son machistas. Y eso a nosotras nos perjudica.

Hablando de machismo, ¿cómo se manejan a la hora de hablar sobre la búsqueda de legislar el aborto legal, seguro y gratuito, o el rol de la mujer hoy en día y su reclamo diario para lograr la igualdad?

Hemos hablado como grupo sobre estas cosas que suceden pero son opiniones que se reserva cada una. Puede haber algunas que estén a favor como otras en contra, y tenemos la capacidad de entenderlo y respetarnos. También hay otras que no tienen una opinión formada y toman distancia del tema.

Cuando terminó el partido de ida con Panamá, con victoria 4-0 y logrando un resultado que las ayudaría a obtener la clasificación al Mundial, había cantos a favor del aborto y se veían muchísimas chicas en la tribuna alzando el pañuelo verde del aborto. ¿Qué les genera?

A ver, para mí fue lindo. Aunque quizás lo lindo estuvo en el hecho de ver la tribuna llena y todas esas chicas unidas por lo que hicimos. Independientemente del pensamiento de cada una, estuvo bueno el apoyo que tuvimos. Intentamos no entrar en discusión, sino de comprender que si alguien se expresa de determinada manera, primero nos respetamos. Son temas sensibles, en los que lamentablemente hay mujeres que están muriendo, y hay muchísimos casos de violencia de género. Pero yo creo que el problema se genera cuando vos no expresas bien tu idea.

¿El auge que tuvieron en este último tiempo se corresponde a la ola de feminismo que crece en nuestro país exigiendo igualdad?

Pienso que sí. Hubo un apoyo en redes sociales que terminó trasladándose al estadio en el partido contra Panamá, donde había muchísimas chicas alentando. También nos enteramos por mensajes de WhatsApp que había muchas que se juntaban a ver el partido para hacer fuerza por nosotras. Fue muy hermoso recibir ese apoyo.

Pienso que el auge que tenemos en este tiempo se corresponde a la ola de feminismo que crece en nuestro país. Hay temas que son muy sensibles, mueren muchas mujeres y hay mucha violencia de género”

¿Se les ha acercado algún dirigente del Gobierno?

Cuando volvimos de la Copa América el año pasado, en el Senado nos dieron un diploma a modo de reconocimiento. Pero no hemos tenido ningún acercamiento con relación a los reclamos que hacemos. Desconozco si hay algún impedimento de la AFA para que alguien del Estado se acerque, pero no hemos recibido ningún llamado o mensaje.

¿En qué consiste el trabajo que tenés en la Municipalidad de Villa Gobernador Gálvez, en Rosario.

Hace cuatro años que trabajo ahí. Soy cobradora de impuestos y empecé a trabajar cuando mi papá se estaba por jubilar. Me cedió el puesto, por decirlo de una manera. No me puedo quejar, porque me permiten tomarme los días que necesito cuando viajamos y no me descuentan nada del sueldo. En cualquier otro trabajo no me permitirían eso o me descontarían lo que corresponde del sueldo, pero en ese caso no me alcanzaría para vivir.

Cobro impuestos en la Municipalidad de Gobernador Gálvez, heredé el puesto de mi papá cuando se iba a jubilar. Me permiten viajar cuando debo, sin descontármelo del sueldo; sino no me alcanzaría para vivir”

¿Tenés pensado qué hacer el día que no atajes más?

Me gustaría seguir ligada al fútbol femenino, hacer un curso de profesora y poder abrir una escuela acá en Rosario. Es lindo poder ayudar sabiendo que la idea es cambiar las cosas, sobre todo teniendo en cuenta todo lo que pasamos nosotras. Y lo hacemos desde la pasión, porque si fuese por una cuestión económica, no nos sirve. Lo hacemos para armar una base y para que a las chicas que vienen atrás les sea un poco más sencillo todo. ¡Hasta se me ocurrió ser entrenadora de arqueras!

2 thoughts on “Vanina Correa: “El fútbol femenino no crece por el pensamiento machista”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *