Un año más sin Sofía Herrera

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos La desaparición de Sofía Herrera data de 12 años. Este 28 de septiembre se ha cumplido un nuevo aniversario. El estado de la causa y una búsqueda desesperada.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Por Kevin Kupferberg (kevinkup95@gmail.com)

Se cumple un año más y ya son 12, de la desaparición de Sofía Herrera, la nena de 3 años que fue vista por última vez en un camping de la Ciudad de Río Grande, en Tierra del Fuego, cuando se encontraba disfrutando junto a familiares y amigos. Historia conmovedora de una niña de la que no hay rastro alguno y cuyos padres aún continúan en su búsqueda incesante.

Historia de un caso abierto

Un 28 de septiembre, pero de 2008, Sofía y su familia fueron a pasar un domingo de esparcimiento al camping John Goodall, un lugar de 15 hectáreas cercado con alambre y situado exactamente a 59 kilómetros del sur de Río Grande.

Durante un momento de la tarde, sus padres, María Elena y Fabián Herrera, compraron comida en un supermercado y luego se juntaron con una pareja amiga, sus dos hijos y un chico de seis años llamado Néstor Oviedo. Minutos más tarde se dividieron y cuando se volvieron a juntar Sofía ya no estaba

Empezaron a llamarla. La buscaron incluso los 300 habitantes del pueblo pero ella nunca más apareció. Resulta que nadie de allí la vio pasar o salir. Salvo Néstor quien al día de hoy continúa declarando lo mismo y describiendo a un hombre chileno como el responsable.

tags

Enseguida los padres de Sofía hicieron la denuncia correspondiente y se inició su búsqueda de manera organizada. Como Néstor tenía solo seis años, ninguna autoridad consideraba serio su testimonio, que se conserva y ahora parece tomar mayor fuerza.

«Nunca lo voy a olvidar», asegura el joven, de 18 años, quien por tercera vez consecutiva sostiene el mismo relato: dice haber visto cómo un hombre se llevó a Sofía de la mano hacia un auto Volkswagen Gol junto con un perro.

«Néstor es un chico muy serio que por suerte tiene una gran memoria y siempre ha declarado lo mismo, por lo que todos sabemos que no miente», asegura en diálogo con El Café Diario la mamá de Sofía. «Recuerda a la perfección cada detalle», añade.

Sospechosos principales

Los años pasan y la memoria de Néstor se mantiene intacta. Se refiere siempre a un hombre cuyos rasgos se asemejan a un nómade chileno llamado Dagoberto Díaz Aguila, quien actualmente tendría 51 años y es buscado por la Interpol, no sólo por la desaparición de Sofía, sino también por otros delitos.

No obstante, la razón por la que se acusa a Díaz Aguila radica en el testimonio de un policía que asegura que conversó con el nómade un día en 2015, que lo encontró en la ruta y le dijo que él sabe dónde está Sofía y lo que sucedió.

«La tiene un amigo mío que la encontró llorando en una trampa para zorros. Le pegó y la terminó matando», le habría dicho exactamente Díaz Aguila

También hicieron declarar en reiteradas ocasiones a un hombre que trabajaba en el camping, quien fue sobreseído tres veces consecutivas por falta de pruebas. 

Lo cierto es que la causa, catalogada como desaparición forzosa, se estancó en reiteradas ocasiones. Aunque en 2018 cambió de juez, volvió a mostrar avances y actualmente reúne más de 13.000 fojas y 100 declaraciones. También por ello Dagoberto Díaz Aguila es buscado insistentemente en Chile.

La esperanza los mantiene vivos

El caso de Sofía conmueve no sólo a Tierra del Fuego sino a todo el país. A lo largo de estos 12 años, María Elena y Fabián, sus padres, recibieron decenas de fotos de nenas muy parecidas a su hija pero terminaban descartando que fuera ella, salvo en dos ocasiones.

tags

La primera fue en 2009, cuando denunciaron que había una nena muy parecida en un country de Buenos Aires. Era hija adoptiva y para el fiscal del momento se parecía mucho. Sin embargo, este último se juntó con la nena y sus padres en una plaza, le tomó una foto y María Elena descartó que fuera Sofía.

La segunda tuvo lugar unos años más tarde en Mendoza, cuando la directora de un colegio sospechó de una alumna que hacía escuela domiciliaria, que tenía la misma edad y cuyos supuestos padres decían que se trataba de una nena iluminada.

Así, María Elena y Fabián viajaron hasta Mendoza y la vieron idéntica. Su madre no podía dejar de mirarla, pero una vez más todo culminó en frustración con un cotejo de huellas dactilares que indicó que no era Sofía.

Pistas y probabilidades

La madre de Sofía reconoce en diálogo con El Café Diario que las pistas que han tenido son escasas e imprecisas. De hecho, los lugares en los que se preveía que hubiera rastros de ella han sido revisados y no se encontró nada.

Por esto último, María Elena, Fabián y el fiscal de la Causa no descartan que Sofía haya sido secuestrada y utilizada para trata de personas. “Una vez nos enviaron una foto de una chica muy parecida a Sofi que pertenecía a una comunidad de gitanos. Creemos que puede estar en algo de eso también”, indica la mamá de Sofía.

A causa de su desesperación y frustración por carecer de datos certeros, la familia de la nena incluso le dio espacio a reunirse con supuestas videntes. «Le hicimos caso a una que nos hizo remover la tierra del jardín diciendo que estaba enterrada ahí. No había nada, pero era la única manera de que nos dejara de molestar», cuenta María Elena.

A 12 años de la desaparición de Sofía Herrera, sus padres no bajan los brazos. Conservan el cuarto de la nena en orden y hasta guardan una de las últimas prendas de ropa que utilizó.

El rostro de Sofía se publica supuestamente actualizado con ayuda de programas sofisticados y continúa la búsqueda del mayor sospechoso. Cientos de personas aportan datos en el sitio web que se creó para aproximarse a la verdad. María Elena, Fabián y los hermanos de Sofía no dejan un solo día de intentar encontrarla.

¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta