tags

Tu intención de voto no la va a cambiar ‘El Tigre Verón’

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos ¿Cuánto peso tiene la utilización política de una ficción, en la elección presidencial del próximo 27 de octubre? ‘El Tigre Verón’, a debate.

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Por Gastón Dufour (gad68@hotmail.com)

‘El Tigre Verón’ no va a cambiar la intención de voto que tengas de cara al 27 de octubre, por mucho que se haya querido instalar el tema desde las redes sociales. Y es que en las últimas semanas ha tenido lugar una ligera reacción colectiva, principalmente en Facebook, respecto al desarrollo que propone la nueva producción de ficción de Pol-Ka, Cablevisión y Turner, con Adrián Suar como ideólogo.

La estadística marca que los mayores consumidores de la tv abierta tienen 50 años o más, y que ésta ha perdido la atención del público más joven. El público restante, que responde a consumidores de entre 18 y 49 años, consume contenidos en las diferentes plataformas disponibles.

Sería interesante revisar cuáles son los contenidos elegidos por los indecisos, la gran porción del electorado a seducir, si es que aún no hubieran definido su voto. Se trata del público más joven, es decir, los consumidores de series y películas en plataformas como Netflix y Flow, entre otras.

Ahora bien ¿Cuáles han sido las producciones más vistas por este grupo?Stranger things, Dark, You, Chilling adventures of Sabrina, La casa de papel, entre otros.

tags

De ahí se desprende que los contenidos más solicitados por la franja más joven de usuarios son los que menor referencia directa y concreta hacen a los temas de la política. Además de ser contenido generado en otros países. En cuanto al contenido local, la única serie que puede ubicarse dentro de la temática es El puntero’, que comparte con ‘El tigre Verón’, cuyo protagonista es Julio Chávez, compañía productora y pantalla original (canal 13).

¿Es bueno el producto en sí mismo como ficción? No, si consideramos una idea de contenido con cierta calidad, comparada con las ficciones promedio pensadas tal como las que originalmente tenían espacio en la tv. El elenco, con ciertos nombres y calidad, no da lugar a interpretaciones que realmente dejen mucho, pero es justo decir que no las ayuda el tipo de despliegue dispuesto para este tipo de tiras.

Los rodajes suelen ser, en términos coloquiales, “palo y a la bolsa”; no hay un trabajo muy profundo de personaje, sobre todo porque no hay tiempo. Es una mirada y un ejercicio puramente industrial de la creación de contenido, lo que no quita que cada uno de los protagonistas haya realizado un trabajo sentido investigativo y de vinculación con el personaje que le tocó en suerte.

En cuanto a la credibilidad general, el guión, la construcción de la idea, es un programa más, que no destaca ni aporta demasiado. No se muestra nada que no pase. Ahora bien ¿Cuántas personas incluidas en esa franja etaria responden de manera concreta ante la influencia política teórica de este tipo de contenido, modificando su intención de voto?

Los indecisos, la llave de la elección

El electorado consta en la Provincia de Buenos Aires de 12.280.736 votantes y en la Ciudad de Buenos Aires de 2.553.787. De ello se deduce que el rating obtenido por la serie mencionada apenas representa un 10 % de dos de los 5 distritos más importantes del país en el caudal posible de votos; y el porcentaje de votos para el oficialismo -que se vería beneficiado teóricamente, con la intencionalidad política de este tipo de ficciones- es inexistente, dado que la fórmula que encabeza Mauricio Macri tiene supuestamente asegurado (todo puede cambiar) un 30 % de intención de voto en el segmento de 50 a 64 años, y un 49 % en el de 65 años o más, en el total del país.

Es muy difícil creer que el grupo de votantes indecisos -cuya mirada social es más abarcativa e inteligente-, decida su voto viendo una cuasi novela difundida en horario central a través de un medio que ha perdido vigencia y procura ganar algo de terreno en plataformas peleando contra contenido exclusivo de otras más atractivas.

Como tantas otras veces, se subestima al espectador y al votante, error grave a ambos lados de la grieta. Ambos extremos de la oferta política tienen la suerte de que ninguna de las propuestas ideológicas ubicadas en la banda central cautiven a estos indecisos. El cómodo indignómetro virtual (en algunos casos, acompañado por algunos diarios) debería, primero, analizar si este tipo de programación influye realmente en el votante promedio, considerando que el público al que va dirigido, en su mayoría, ya tiene su candidato elegido.

La intención es establecer un punto de división e intervenir en la decisión de la porción del electorado que puede volcar el resultado hacia uno u otro lado de la polarización. El oficialismo, con Macri a la cabeza, y la fórmula Fernández & Fernández. Ni la producción ficcional logra su teórico cometido (negado por varias de las fuentes implicadas, y con el condimento risueño de la demanda por plagio presentada por Hugo Moyano, líder camionero) ni la indignación, han servido para mucho. Es decir, el votante al que se le quiere llamar la atención no corre el eje en su decisión por una serie de factura de gusto dudoso y calidad relativa. Para forzarle a que lo haga se necesita mucho más.

Así que por más fuerza e intencionalidad puesta en la realización de este tipo de productos de ficción, la decisión de esa porción de electorado no se verá modificada, más allá de que esté clara la intencionalidad. ‘El Tigre…’ es consumido por un público que ya cree eso que se cuenta. Así que un militante de las redes haría bien en preocuparse mucho menos por atacar este producto desde la bronca. Hacerlo se antoja bastante poco inteligente y muestra una lectura pobre de la realidad y de lo que reclama la atención del votante indeciso.

La cuestión pasa por revisar cuánto de lo que se narra es cierto y cuánto no. La reacción virulenta, en términos prácticos, no suma nada en la participación y consideración política. A Raymundo Gleyzer, director de Los traidores, de 1973 (película nunca estrenada comercialmente, que recomiendo ver a los indignados), le hubiera gustado este debate.

[Total: 1    Average: 5/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *