Donald Trump pone en jaque al sistema institucional de EE.UU.

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos Mientras Donald Trump insiste en que hubo fraude y se atrinchera en la Casa Blanca, el sistema institucional de los Estados Unidos avizora una crisis institucional de magnitud.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

Por Rodolfo Colángelo (rodocolangelo@yahoo.com)

Joe Biden debe asumir la presidencia de los Estados Unidos el 20 de enero de 2021, pero el actual presidente, Donald Trump no admite la derrota electoral, insiste con el fraude y dice que se prepara para un segundo mandato, mientras se recuentan los votos en varias regiones.

A su vez, Mike Pompeo, secretario de Estado, afirma que ya se está preparando la transición para que asuma el propio Trump. Todo esto configura una crisis política e institucional de magnitud en la principal potencia mundial.

tags
Donald Trump y Joe Biden.

Atrincherado en la Casa Blanca

La decisión del republicano Donald Trump de atrincherarse en la Casa Blanca tras su derrota electoral frente al demócrata Joe Biden pone a los Estados Unidos ante su primera crisis institucional a una escala nunca vista. En la misma se mezclan amenazas de «guerra civil» -como lo expresó uno de sus hijos-, manifestaciones armadas de los supremacistas blancos y un ambiente de incertidumbre porque no se sabe qué pasará cuando se acerque la fecha del traspaso presidencial.

No es la primera vez que los Estados Unidos vive situaciones similares, aunque nunca de estas dimensiones, salvo con los asesinatos de Abraham Lincoln y John Fitzgerald Kennedy, que transcurrieron por carriles distintos a lo institucional.

El ejemplo Bush-Al Gore

Otro ejemplo fueron las elecciones de 2000, en las que compitieron el demócrata Al Gore y el republicano George Bush. En esa oportunidad surgieron sospechas de fraude en el Estado de La Florida y el caso terminó en la Corte Suprema, que falló a favor de Bush, dándole ganador por una diferencia de 537 votos tras 35 días de escándalos políticos y denuncias.

tags
Las redes sociales se llenaron de memes luego de la derrota de Trump.

Pero Al Gore no fue tan agresivo como Trump y siguió el consejo de los dirigentes demócratas: no poner en peligro el equilibrio entre los partidos Demócrata y Republicano, establecido desde hace 250 años para garantizar en esa época el naciente poderío capitalista de los Estados Unidos.

Por otra parte el sistema de voto indirecto convierte a las elecciones en un rompecabezas complicado debido a que gana el que más electores logra sumar por Estados. Así, Hillary Clinton obtuvo 3 millones de votos más que Donald Trump hace cuatro años, pero triunfó el empresario porque tuvo más electores.

¿Quebrará el equilibrio?

Trump es impredecible porque, en definitiva, es un dirigente republicano no querido por una gran mayoría de los integrantes de ese partido. De hecho, muchos republicanos le consideran un outsider y le han aconsejado que abandone la Casa Blanca porque ven peligrar la construcción de más de dos siglos del poderoso sistema bipartidista.

tags
El demócrata Joe Biden.

Dicho sistema puede sintetizarse en la actualidad de la siguiente manera: los demócratas, con Biden, están ligados a Wall Street y a la expansión financiera. En tanto que los republicanos, con Trump, lo hacen al sector industrial del mercado interno, que se fortaleció con su gestión al cerrar la economía con un criterio antiglobalista. Esto fue lo que permitió bajar la desocupación al uno por ciento durante la gestión de Trump, aunque la pandemia desbarató ese logro.

Por algo Trump dice que el Republicano es el partido de los trabajadores, aunque le falta agregar de la clase trabajadora blanca, que deja afuera a afroamericanos y latinos.

Donald, un emergente

Si bien en estas elecciones Biden fue el candidato a presidente más votado en la historia de los Estados Unidos, también lo fue Trump con 70 millones de votos.

El economista Claudio Scaletta hace un análisis para la publicación El Destape, que ayuda a comprender el fenómeno Trump, con sus desplantes casi mussolinianos y el apoyo de las milicias blancas. Parte de su publicación dice así: «Donald Trump fue el emergente del descontento producido por la polarización derivada del acelerado aumento de la desigualdad, el estancamiento del ingreso de los trabajadores y la creciente marginalización de quienes quedaron afuera de los beneficios de la globalización. El mapa territorial de los votos azules demócratas y rojos republicanos, volvió a reflejar esa realidad».

tags
Donald Trump insiste en que hubo fraude.

Y agrega: «A grandes rasgos, los habitantes de las ciudades globales, de la costa este y oeste, mayormente cosmopolitas y progresistas en lo social, pero no en lo económico, votaron masivamente el regreso a la opción globalista representadas, más que en el anciano Joe Biden, en el antitrumpismo, mientras que las regiones más agrarias y atrasadas y las afectadas por la deslocalización productiva siguieron optando por los republicanos».

Objetivo América Latina

Hay que recordar que Trump prácticamente retiró a las tropas de Medio Oriente dejando en Siria, por ejemplo, el territorio libre a Rusia. Su estrategia fue recuperar el patio trasero, es decir, América Latina, y respaldó en Bolivia el golpe contra Evo Morales -quien acaba de retornar a su país en una marcha triunfal- .

Bloqueó económicamente a Venezuela e impulsó invasiones a ese país de grupos de mercenarios que terminaron muertos o detenidos por las fuerzas militares venezolanas, al tiempo que organizó en la frontera con Colombia un festival artístico para derrocar a Nicolás Maduro, que culminó en un escándalo de estafas. Pero nunca cumplió su promesa de invadir Venezuela y tampoco borró «a sangre y fuego» a Corea del Norte, como había asegurado. Por el contrario, se abrazó con el líder norcoreano Kim Jong-un, a quien llamó «gran estadista».

https://twitter.com/RobertDeNiroUS/status/1325514825095667713

La estrategia de Trump

¿Se resistirá Trump a dejar la Casa Blanca? ¿Confía en la Corte Suprema de mayoría conservadora si el conflicto llega a esa instancia? ¿El recuento de votos le dará la razón sobre el fraude? ¿Guerra civil con milicias blancas armadas que hasta el momento sólo exhiben fusiles y uniformes al estilo Rambo?

Todo indica que está cada vez más solo y hasta su esposa Melania amenaza con divorciarse, según las revistas de chismes norteamericanas.

Sin embargo, el gran caudal de votos que obtuvo y la estrecha diferencia con Biden le permiten dejar el poder con una base de apoyo importante para intentar regresar a la Casa Blanca dentro de cuatro años. Muchos analistas coinciden en que no desperdiciará ese caudal ya que los republicanos, quieran o no, tienen al candidato a presidente más votado en la historia de ese partido.

Además, Trump dejará el gobierno sembrando la duda del fraude y lo repetirá cada vez que pueda para mantener una sombra sobre la gestión de Biden.

¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta