El transbordador de La Boca, un gigante que vuelve a vivir

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos 60 años después el puente transbordador Nicolás Avellaneda vuelve a unir las costas de La Boca con la Isla Maciel. Será nombrado Patrimonio Histórico argentino.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Por Noelia Casas (noeliacasas83@gmail.com)

El Puente Transbordador Nicolás Avellaneda, que une el barrio de La Boca con la Isla Maciel, en el partido de Avellaneda, y que ha quedado inmortalizado por el pincel de Benito Quinquela Martín, ha vuelto a funcionar. Después de estar inactivo desde 1960, el tradicional puente de la zona de Dock Sud, ha sido restaurado y reinaugurado.

Icono del barrio de La Boca

Esta estructura de hierro descomunal de 50 metros de altura fue encargada por el presidente José Figueroa Alcorta a Ferrocarriles Sud e inaugurado el 13 de mayo de 1914. El Puente Transbordador Nicolás Avellaneda es uno de los ocho de su tipo que quedan en el mundo (los demás se encuentran en Alemania, Francia, España e Inglaterra), y es el único en América, lo que lo convierte en un ícono identitario del barrio de La Boca.

tags
Benito Quinquela Martín retrató al puente en una de sus obras.

Su estructura fue construida por partes en Inglaterra, y trasladada en barcos. Tiene 77 metros de largo y 43,52 metros de alto, con un barquillo o canasta con capacidad para 30 personas.

Monumento histórico

El transbordador fue declarado Monumento Histórico Nacional en 1999 y desde 2019 fue reconocido con el Escudo Azul de la UNESCO, emblema cuyo objetivo es proteger al patrimonio en caso de conflicto armado o desastres naturales.

En la década del ‘60 el puente transbordador fue puesto en desuso y estuvo a punto de ser desguazado durante el gobierno menemista. Desde 2013 la Dirección Nacional de Vialidad llevó la tarea de restauración, y aunque el óxido hizo su trabajo deteriorando partes, se pudo conservar la mayor cantidad de las piezas y los perfiles originarios. La iluminación y el sistema de balizamiento es una de las novedades de su reinauguración.

Fragmento del documental ‘El puente de La Boca’.

Símbolo del sur de la ciudad

Paula Penacca, diputada nacional por la Ciudad de Buenos Aires del Frente de Todos y vecina del barrio porteño del sur, es la impulsora del proyecto de ley que busca declarar Patrimonio Histórico al puente. «Es muy emocionante haber recuperado este puente símbolo del sur de nuestra ciudad y de nuestra Provincia», afirma. «Un puente que nos une y nos hace pensar como una sola AMBA, algo que ya vimos que es importante en el marco de la pandemia a la hora de articular políticas públicas de un lado al otro del Riachuelo».

La Isla Maciel pertenece al Municipio de Avellaneda, pero comparte historia con La Boca. Los une su pasado industrial de astilleros y frigoríficos, estilos y colores de los viejos conventillos. Se espera que la puesta en funcionamiento del transbordador, que por motivos de pandemia sólo puede llevar a 16 personas por recorrido, abra la puerta de la inclusión y el turismo en esa zona olvidada.

Revalorizar la Isla Maciel

La Isla Maciel tuvo su auge entre las décadas del ‘30 al ‘50, cuando miles de personas cruzaban el Riachuelo para trabajar en las diferentes fábricas ubicadas a ambas orillas del río. La zona también era conocida por la cantidad de burdeles que había. Llegó a tener 50 mil habitantes y a principios del siglo XX la clase alta porteña lo consideraba un paseo turístico. Pero cuando cerró sus puertas el frigorífico Anglo, donde trabajaban 17 mil personas, todo se vino abajo y el esplendor que llegó a tener la isla se opacó.

tags
Murales en la Isla Maciel.

En el 2012 los vecinos y las vecinas de la Isla comenzaron a trabajar en el proyecto Pintó la Isla, junto a alumnos de un colegio secundario con especialidad en artes visuales, muralistas y artistas plásticos. La idea era decorar los muros del barrio. Fue tal el auge, que los vecinos fundaron un museo comunitario recopilando historias del lugar, y organizaron visitas turísticas guiadas con un circuito de murales incluido.

Aunque la pandemia trajo consigo el cierre del paseo Caminito, se espera que la apertura del turismo en conjunto con la reinauguración del transbordador Avellaneda cautive al público, y con ello se desestigmatice y revalorice la Isla Maciel. Por ahora el transbordador estará activo de lunes a viernes de 8 a 19 hs., y los sábados y domingos de 10 a 19 hs.

¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta