Trabajadores de la salud, las otras víctimas de la pandemia

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos La federación que agrupa a los profesionales de la salud reclama las vacaciones que no pudieron tomarse estos profesionales por el avance de la pandemia.

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

Por Bridget Valdiviezo (bridget.valdiviezo@hotmail.com)

El personal de la Salud trabaja sin parar desde la llegada de la pandemia al país, al punto que la mayoría de los trabajadores y las trabajadoras no ha podido siquiera tomarse un descanso. Por eso, en la medida en que empiezan a bajar los casos de enfermos de coronavirus, desde la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA) se pide expresamente a las autoridades gubernamentales que las licencias suspendidas oportunamente vuelvan a ser habilitadas.

En ese sentido, María Fernanda Boriotti, presidenta de FESPROSA, hace hincapié en el deterioro tanto físico como mental de los trabajadores de salud, y en las deficiencias que presenta la salud pública.

tags
Los trabajadores de la salud, además de estar altamente expuestos al coronavirus,
sufren la falta de descanso adecuado.

¿Cuál es la situación actual de los trabajadores de salud?

Hoy estamos con la curva descendente de la pandemia, ya no sólo en la ciudad y en la provincia de Buenos Aires sino en otras provincias del país, donde hasta hace poco estábamos realmente complicados, al menos hasta que nos afecte una segunda ola en espejo con lo que está pasando en Europa y hasta que haya una vacuna confiable.  Pensábamos que esta situación era una oportunidad para poner en lo alto el valor de la salud pública. Sin embargo, vemos que a medida que pasan los meses eso se ha dejado de valorar, dejó ser un tema central y nosotros nos hemos quedado con los mismos sueldos desvalorizados, muy por debajo de los que corresponde y de la canasta familiar.

¿Hay cifras exactas de fallecidos y contagiados de trabajadores de Salud?

Actualmente la realidad es penosa para los trabajadores de Salud no sólo por la cantidad de fallecidos, alrededor de 430 compañeros y compañeras, sino también por los sesenta mil contagiados. Obviamente, esto ha tenido un impacto muy importante en el sentir, en la desesperanza que genera, las pocas respuestas que ha habido por parte de los gobiernos municipales, provinciales y también del nacional. Ya en marzo, abril y mayo estábamos desesperados  por tener los equipos de protección y las capacitaciones adecuadas.

Eso generó un gran estrés, porque no sólo había falta de conocimiento, sino que no se sabía a qué nos enfrentábamos. Después pasamos a tener casos y empezaron a enfermarse y morirse nuestros propios compañeros. Por parte del Gobierno no hemos tenido respuesta al pedido de una mejora salarial. Los aumentos que han habido son sumas fijas y en negro, por debajo del proceso inflacionario, que no han hecho otra cosa que afectar los aportes a la obra social, los aportes a las cajas jubilatorias y la calidad de salarios en los pocos lugares donde ha habido una mejora salarial.

tags
María Fernanda Boriotti, titular de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina.

Apenas un parche

¿Se hizo efectivo el bono de 20 mil pesos que había anunciado oportunamente el Gobierno?

Ese bono fue otorgado. Primero se había hablado de treinta mil pesos, Luego lo bajaron a veinte mil y en cuatro cuotas… Después quedaron excluidos de esa disposición los centros sin internación, es decir, todo lo que fuera atención primaria de la Salud, pilar para detectar y dar soporte a los grupos poblacionales más vulnerables.

Como todos esos trabajadores quedaron afuera del bono, se hicieron cargo de pagarlo las provincias o algunos municipios, pero no llegó a todos los que tenía que llegar y hubo muchos problemas en la carga de datos, sobre todo de la primera cuota donde sólo un 10 por ciento del personal cobró. Esto se está intentando subsanar, ya que a fines de octubre se iba a pagar el remanente a todos los que estuvieron con problemas de carga, pero todavía no se hizo efectivo el pago. El incentivo está, fue insuficiente pero lo valoramos como un reconocimiento. En el caso de estas últimas tres cuotas llegaría a unos 650 mil trabajadores de Salud del país. La cuestión es que el salario que tenemos es violento, y eso también es violencia laboral.

tags
Además de su trabajo habitual, los trabajadores de la Salud debieron incorporar múltiples protocolos de atención y de cuidado para los pacientes y para sí mismos.

El descanso tan merecido

¿Cuál es la situación de sus licencias?

Nosotros hicimos un pedido de una licencia extraordinaria, por fuera de lo que son las vacaciones con goce de haberes y por un período de 15 días, porque psicológicamente esto ha sido muy fuerte y la salud mental del trabajador no se recupera de un día para el otro. El sector Salud tiene todas las licencias suspendidas. En Santa Fe incluso se han suspendido las licencias para cuidadores.

Al no haber guarderías ni escolaridad, uno de los dos padres tenía ese derecho y ahora se ha suspendido, porque como termina el período escolar se supone que esas familias tienen cómo organizar la vida de sus hijos cuando sigue sin haber colonia de vacaciones ni jardines de infantes maternales.

¿No se tiene en cuenta que son trabajadores esenciales?

Todos estos problemas los atravesamos los trabajadores de Salud sin que se tenga en cuenta nuestra condición de esenciales. Pero más allá de eso, somos personas, tenemos una vida, tenemos hijos, necesitamos tiempos de descanso y de reencuentro con nuestras familias. La mayoría de nosotros tenemos más de un trabajo por los bajos sueldos y regímenes de part time cuando lo ideal sería contar con un sistema público de Salud fuerte con trabajadores full time y buenos sueldos.

Esta realidad de tener varios lugares de trabajo dinamita la vida del trabajador, porque se mueve de un lugar a otro con una multiexposición al virus, y la acumulación de cansancio hace que las alertas frente a los cuidados vayan disminuyendo. A medida que pasan las horas uno se torna más vulnerable y susceptible a contagiarse y a cometer errores en el cuidado.

tags
Los profesionales de la salud reclaman que se restablezcan las licencias suspendidas por la pandemia, para gozar del descanso correspondiente.

¿Qué es lo que debería cambiar en la salud pública?

La salud es un derecho humano y quizá habría que exigir que el dinero destinado a la prepaga vaya a la Salud pública y se aumente el presupuesto. En la actualidad, en el país se invierte casi un 10 por ciento del producto bruto interno (PBI) en Salud y lo que va destinado a la Salud Pública no llega al 2,5 por ciento. El resto es dinero que sale de la población para pagar aportes, prepagas, medicamentos, coseguros de órdenes de consulta, entre otras cosas. Si todo eso se invirtiera tendríamos una infraestructura impresionante y a toda la población estaría gozando del derecho a tener la mejor atención.

Deja una respuesta