teletrabajo

Teletrabajo: una laguna en el derecho laboral

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Por Juan Andrés Litwin (juanandreslitwin@gmail.com)

El coronavirus impuso una nueva realidad y el teletrabajo se estableció como la modalidad laboral por excelencia para la gran mayoría de las personas. Sin embargo, en este escenario existen varios puntos de conflicto. Las leyes laborales no brindan soluciones claras porque tienen lagunas.

La ley de contrato de trabajo (20.744) data de 1976 y, como es de esperarse, no hace mención al home office. Tampoco está contemplado en ninguna de sus leyes complementarias. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) redactó el convenio 177, que trata de manera específica esta modalidad. De allí se desprende que las trabajadoras y los trabajadores, en cualquiera de sus variantes, presenciales o remotos, deben ser tratadas, tratados, en un plano de igualdad. Argentina suscribió a este convenio por medio de la ley 25.800.

tags

Herramientas de trabajo

Antes de la pandemia, los empleadores debían proveer a sus trabajadores virtuales ciertos elementos: silla ergonómica, mousepad, botiquín de primeros auxilios y un extintor portátil contra incendios de un kilogramo. Sin embargo, la Superintendencia de Riesgos de Trabajo estableció que la resolución que establecía estas obligaciones para los empleadores no es aplicable para aquellas situaciones derivadas del COVID-19.

El Dr. Alexis Barraza, miembro de la Asociación Abogados y Abogadas Laboralistas, entiende que la situación es distinta cuando un empleado no tiene una herramienta para trabajar, como por ejemplo una computadora apta para la tarea. En ese caso, la empresa debe facilitarle una.

De igual modo, si la computadora personal que se usa para el teletrabajo se rompe, el empleador debe solventar los gastos de la reparación. En este último supuesto, Barraza explica que debe aplicarse el artículo 76 de la ley de contrato de trabajo, que regula el reintegro de gastos y resarcimiento de daños.

Conflictos con el horario laboral

Para Martín Talmón, abogado especialista en derecho laboral, uno de los grandes puntos de conflicto es «el tiempo durante el cual el trabajador está disposición del empleador». «Si bien la jornada debe ser igual a la del trabajo tradicional, conozco gente que está trabajando muchas más horas que las previstas«, señala.

tags

El letrado propone, como solución a este conflicto, la incorporación del derecho a la desconexión digital, que «implica que las computadoras de la empresa se desconectan fuera del horario de trabajo«.

Barraza cree que este derecho debe ser incorporado a través de la negociación colectiva, que luego se plasma en los convenios colectivos de trabajo que rigen cada una de las actividades.

Accidentes del teletrabajo

Las empresas debieron o deben notificar a las Aseguradoras de Riesgos de Trabajo (ART) el nombre de los empleados, domicilio y horario de trabajo para que se cubran eventuales accidentes. Sin embargo, una de las incógnitas que surgen al realizar teletrabajo es qué sucede si ocurre un accidente por causas hogareñas.

Talmón explica que estos casos se resuelven como cualquier otro siniestro laboral. «Si fue en el domicilio y en el horario de trabajo, la ART debe cubrirlo, no importa si fue por pisar un juguete o caminando, lo que interesa es si ocurrió por el hecho o en ocasión del trabajo«, precisa.

tags

COVID-19: ¿enfermedad laboral?

Otro de los grandes interrogantes es qué pasa si un empleado se contagia de coronavirus durante su horario de trabajo. ¿Es considerada una enfermedad laboral o no? Para decir que una patología es causada por el trabajo, debe estar en la lista que confecciona el Poder Ejecutivo Nacional. En el caso de las enfermedades no listadas, la decisión final será de la Comisión Médica Central.

Talmón explica que sólo los trabajadores esenciales estarían resguardados por la ART en este supuesto. «Un enfermero es trabajador esencial y está cubierto. Un empleado de un comercio no esencial, aún cuando el comercio esté autorizado a funcionar, no estaría cubierto«, señala.

El laboralista precisa que en el caso de los trabajadores de la salud existe la presunción de que el COVID-19 lo contrajeron en su trabajo y señala que es distinta la situación del resto de las personas, ya que esa presunción no se aplica y deberán probarlo a los fines de lograr la cobertura.

[Total: 1   Promedio: 5/5]
¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *