tags

Ser joven hoy, un tesoro no tan divino

Tiempo estimado de lectura: 8 minutos

Por Mónica Cofré (monica.cofre@gmail.com)

Tanto la noticia de la negativa de la tenista japonesa Naomí Osaka a exponerse a las conferencias de prensa en Roland Garros como la de otra deportista multicampeona, considerada la mejor gimnasta de la historia Simone Biles de retirarse de la competencia de los recientes Juegos Olímpicos de Tokio 2020, encendieron alarmas. ¡Qué fuera de tiempo quedó la frase: «juventud: ¡divino tesoro!” del poeta nicaragüense Rubén Darío que es repetida como un mantra nostálgico que carga sobre esa etapa de la vida todas las tintas y todas las mochilas: el culto a la juventud y el tabú de no hablar de lo que tenemos que hablar.

Naomí Osaka, hija de una japonesa y un haitiano, criada en Estados Unidos y Simone Biles, criada por sus abuelos debido a las adicciones de sus padres y una de las víctimas de abusos sexuales de Larry Nassar, exmédico de la selección de gimnasia estadounidense, coincidieron en un potente mensaje de concientización acerca de la salud mental de los jóvenes.

tags
Naomí Osaka en la portada de Time.

Una delgada línea roja

«Hablo de priorizar la salud mental porque si no lo haces, no vas a disfrutar de tu deporte y no vas a tener tanto éxito como quieres. Así que está bien, a veces, incluso no participar de las grandes competencias. Enfocarse en uno mismo porque eso demuestra lo fuerte que sos como competidora en vez de luchar contra eso», indicó la gimnasta Biles en una conferencia de prensa en Tokio, y puso en la agenda mediática el tema de la salud mental no sólo de las y los deportistas -para quienes haber participado en estos Juegos tuvo el plus de haber entrenado en pandemia-, sino de la sociedad y especialmente, de las personas jóvenes.

Con 23 y 24 años respectivamente, tanto para Osaka como para Biles, por sus orígenes y su historia de vida, no es la primera batalla que enfrentan: estas dos jóvenes mujeres afrodescendientes han luchado duro para llegar a ser la número uno en sus especialidades deportivas. Ahora, con sus recientes decisiones de priorizar su salud mental y expresarlo públicamente, ellas han puesto como número 1 el autocuidado. La salud mental es una de las cuestiones en crisis a nivel mundial. Las consecuencias de no atender la problemática a tiempo en las personas jóvenes es cada vez más dramática: el suicidio es la tercera causa principal de muerte en adolescentes de 15 a 19 años.

«Personalidades públicas a quienes yo llamo embajadores del mensaje como deportistas que están en los medios, en los Juegos Olímpicos, son personas que pueden llevar el mensaje mucho más allá. Y siendo jóvenes, más todavía. Pueden levantar conciencia sobre la salud mental de los jóvenes», expone Noemí Weis, cineasta argentino-canadiense, quien nunca imaginó que después de casi tres años de trabajo en su documental ‘Connecting the dots. Uniendo Voces’ iba a estrenarlo en el contexto de una pandemia mundial cuando el tema adquirió otra relevancia y el mensaje tiene un sentido mayor.

tags

Se trata del primer documental que acerca las voces de las/los protagonistas; jóvenes de varios países y diversas culturas que muestran en primera persona su sufrimiento y sus recursos para atravesarlo en Canadá, Brasil, Argentina, Zimbabwe y Estados Unidos, entre otros países. Es una mirada íntima para una problemática de carácter global.

«Por la pandemia, la sociedad en general -y es mi esperanza- puede sentir un poco la realidad que las/los jóvenes vienen viviendo hace muchos años y que no se los escuchó. El aislamiento, la falta de conexión, esa incertidumbre acerca del futuro que trae tanta ansiedad, tanta depresión. Lo que se venía trayendo hace años y que no se hablaba ahora tiene otra relevancia y yo creo que es una bendición de la adversidad», opina Noemí Weis, quien estuvo presente junto a educadores/as, artistas, terapeutas, especialistas e investigadores/as en derechos de la niñez, adolescencia y juventud de Argentina y Paraguay, en el debate posterior a la avantpremière virtual del film el 1º de julio en el marco del Día Nacional de Canadá, organizado por el 19no Festival de Cine de Derechos Humanos.

«Esperamos lograr cambios porque estamos hablando de una población de jóvenes que es muy diferente a lo que las/los profesionales de la salud, padres, maestros, educadoras/es han visto y entonces no saben cómo hablar con ellas y ellos. Lo vemos constantemente en las presentaciones de la película», expresa Weis.

En América Latina y el Caribe, una encuesta reciente de U-Report de UNICEF (una plataforma que busca generar espacios de participación e interacción entre adolescentes y jóvenes mediante la tecnología) realizada a más de 8 mil jóvenes revela que más de una cuarta parte ha sufrido casos de ansiedad, y un 15% depresión. Para el 30%, la principal razón que influye en sus emociones actuales es la situación económica.

tags
Simone Biles y Naomí Osaka, referentes poderosas.

Según el organismo internacional ya desde antes de la pandemia, los niños y jóvenes soportaban la mayor parte de los riesgos en salud mental puesto que la mitad de los trastornos mentales surgen antes de los 15 años, y el 75% al principio de la edad adulta. El dato más alarmante es que la mayoría de las 800.000 personas que mueren por suicidio cada año son jóvenes, y las autolesiones son la tercera causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 19 años, con tasas más altas entre las mujeres adolescentes.

Según la OMS, la pandemia de COVID-19 ha perturbado o interrumpido los servicios esenciales de salud mental en el 93% de los países de todo el mundo, mientras que la demanda de apoyo a la salud mental está aumentando.

Situación global crítica y falta de contención

«Si antes de la pandemia de COVID-19 no éramos plenamente conscientes de la urgencia de este tema, ahora sí lo somos», afirma Henrietta Fore, directora ejecutiva de UNICEF. «Los países deben invertir drásticamente en la ampliación de los servicios de salud mental y en el apoyo a los jóvenes y a sus cuidadores en las comunidades y en las escuelas. También necesitamos ampliar los programas de crianza para garantizar que niñas y niños de familias vulnerables reciban el apoyo y la protección que necesitan en sus casas».

Para hacer frente a la problemática de la crisis de salud mental de las personas jóvenes es importante romper el tabú, el silencio, el miedo y la vergüenza que todavía provoca en todas las sociedades y culturas (en mayor o menor medida) reconocer que se sufre un trastorno relacionado con la salud mental. Los prejuicios y el culto a la juventud también son parte del problema.

Adela García (M.A) psicóloga y formadora en terapia familiar y Terapia Comunitaria Integrativa (TCI), fundadora y directora de la Fundación Centro de Estudios Sistémicos (FundaCes), pone el dedo en la llaga: «mi comprensión de los adolescentes es que son nuestros adolescentes; no es separado de la sociedad en la que viven, no es separado de lo que viven los padres, lo que pasa con la economía… ¿La violencia de quién es, del violento o la sociedad está tan violenta que lleva la violencia a los hogares?».

Con más de 40 años de experiencia al frente de FundaCes, y una gran trayectoria en el trabajo con las personas, abraza una postura que sostiene que la terapia es con las personas y no sobre las personas ya que ellas son las expertas. Para una comprensión del sufrimiento humano en contexto, desde esta fundación se promueve el diálogo y la colaboración en las relaciones humanas en distintos ámbitos, en la comunidad y en la sociedad.

tags
Jóvenes conversan en Zimbabwe.

«El problema de nuestros sistemas de ayuda es que se volvieron pragmáticos, biológicos y que se pensó que con una pastilla resolvemos la historia emocional del ser humano. Y lo único que hacemos es generar un montón de problemas porque los cuerpos están atravesados por drogas legales e ilegales para resolver la vida afectiva y no te la resuelven. Te podés sentir un poco mejor, momentáneamente…», asegura Adela García, y amplía en relación a los testimonios de los jóvenes en el documental ‘Connecting the dots’: «lo que dicen los chicos: sentido de comunidad, sentido de la vida, escucha, y lo que siente una persona que está contando su historia a otra que la recibe, es como lo que siente el bebé cuando nace y la mamá lo agarra y le comunica que no está solo, que ella lo sostiene. Los adolescentes no reciben esos mensajes».

El trauma y el tabú en la juventud

En referencia a la dificultad en trabajar con un tema tabú como la salud mental, rodeado de prejuicios, desconocimiento y miedos, Noemí Weis reconoce que en Argentina particularmente en Buenos Aires -una de las ciudades del mundo con más psicólogas/os per cápita- «ha sido una sorpresa encontrarse con jóvenes hablando sobre el estigma, sobre no poder hablar para no ser juzgado».

«Lamentablemente, en este tema no hay fronteras que separen un país mejor que el otro. No creo que exista ninguno en el que no haya un resquemor en hablar de la salud mental. Con un documental como este, la idea es poder romper el tabú. Para ello necesitamos mucha unión de voces», agrega, para luego mencionar las excusas de la falta de fondos económicos para no atender un tema sobre el que escuchó en numerosas ocasiones.

Uno de los ejemplos que se ven en ‘Connecting the dots’ es que no hacen falta grandes presupuestos económicos para llevar adelante un plan y políticas públicas de atención de la salud mental, sino creatividad, voluntad y confianza en los recursos de la comunidad. Tal el caso del proyecto ‘Bancos de la amistad’ de Zimbabue, Africa.

En ese país, donde solo hay 15 psiquiatras para una población de aproximadamente 16 millones de personas, en las clínicas estatales hay bancos debajo de los árboles, donde los pacientes pueden hablar con voluntarios capacitados de forma gratuita sobre sus preocupaciones y problemas. El proyecto comenzó con mujeres mayores como consejeras, porque estas abuelas son respetadas y confiables. Pero luego fueron las/los jóvenes quienes se ofrecieron a escuchar a sus pares.

«Para el ‘Banco de la amistad’ no hace falta ningún fondo, podemos tomarlo como un símbolo. No hace falta ni siquiera tener el banco. Podemos sentarnos en un sillón, en el piso, en una cama. Los chicos que yo filmé están debajo de un árbol sentados hablando, otros están en una zanja. Lo mostré para que se pueda replicar», señala la directora del documental que tiene una larga lista de presentaciones ya agendadas.

Un plan tan simple como revolucionario

En cuanto a recursos de las comunidades que no requieren un presupuesto económico y que son de acceso gratuito, García comparte la enriquecedora experiencia de las rondas de escucha comunitaria que, nacidas en Brasil de la mano del psiquiatra y antropólogo cultural Aldalberto Barreto, se realizan (de manera virtual) con gran empuje y convocatoria en varios países de América Latina, en Estados Unidos y en España.

«Nosotros estamos haciendo terapia comunitaria integrativa; las rondas son un espacio para compartir el sufrimiento pero no de manera patologizada. El poder contar la historia a muchos, es sanador. No es lo mismo contarle a tu íntimo amigo o a tu psicólogo en un cuartito cerrado. Porque el sufriente no solo sufre. De eso tiene un recurso, incluso la resiliencia es para aquel que supera un sufrimiento. A algunos les toca superar una situación más dolorosa que a otros. Esos son los maestros. Tenemos que aprender de los que sufren, no suponer que sabemos», comparte la terapeuta familiar y comunitaria Adela García.

tags
Nathan, con dos entrevistadas, durante el documental ‘Connecting the dots’.

En una de la escenas más conmovedoras del documental dirigido por Noemí Weis, que dimensiona el problema atravesado actualmente por los jóvenes a nivel mundial, Nathan, un joven que hace de conector entre las diversas historias y relatos del film por haber pasado él mismo por problemas de ansiedad y depresión, razona y pregunta desde un escenario en una escuela en Estados Unidos que «cada uno de ustedes que esté sufriendo, que se siente solo, que piense que nadie lo entiende ¿cuántos se identifican con lo que estoy diciendo? Levanten la mano”.

Los números de las estadísticas son alarmantes pero cuando Weis sacude al espectador con esa imagen, no queda más que unirse a las voces de los jóvenes para que sean escuchadas, ya que quedó atrasado el eslogan de que son el futuro: primero necesitan que se los escuche en este presente.

El tesoro está en poder pedir ayuda, en dar un paso al costado cuando no se puede seguir, en poder ser escuchado y en poder escuchar. En poder expresarse y en dar espacio a la expresión. El divino tesoro no es patrimonio de una etapa de la vida; es poder habitar el siendo, deconstruyendo los desactualizados paradigmas etarios.

6 comentarios en «Ser joven hoy, un tesoro no tan divino»

  1. Muy interesante la nota, para reflexionar y hoy especialmente pensando en un chico de 13 años que se hizo «la rata» en su escuela, y desapareció por casi un día, en Buenos Aires a lo que nadie encuentra explicación, se deshizo de su celular y de su mochila, tuvo en vilo a su flia. especialmente y a todos los que nos sensibilizamos con ese tipo de noticias y que gracias a Dios lo encontraron. Uno se queda pensando que lo llevó a esa actitud, qué pasa por su cabecita, como puede su familia ayudarlo… Por suerte se lo encontro con vida y no fue un caso de inseguridad aparentemente fue por propia decisión

    1. Muchas gracias por tu comentario y tu relación con un caso del día. Este tema nos interpela como sociedad. Gracias tu tiempo de lectura atenta

  2. Hace tiempo que no aprecio tanto un artículo o nota como está .Es para leer y releer .y como sociedad asumir un rol más maduro a problemas

    1. Muchas gracias por tu dedicar unos minutos de tiempo a la lectura de este artículo. Y gracias por tu comentario que incentiva a seguir.

  3. El habito de juzgar antes que intentar comprender juega en contra de la salud mental y todas aquellas enfermedades estigmatizadas. Las deportistas hacen gran aporte con sus declaraciones, ayudan a la concientizacion del autocuidado de la salud integral y el desprejuicio, ya que son figuras influyentes. Una nota de gran valor y aporte comunitario, gracias Monica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibí El Café Diario en tu mail!

* indicaciones requeridas

Selecciona todas las formas en que le gustaría recibir noticias de El Café Diario:

Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace que aparece en el pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para suscribirse, reconoce que su información se transferirá a Mailchimp para su procesamiento. Obtenga más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

Copyright ® 2019- Elcafediario.com - Todos los derechos reservados.