tags

Semana negra para la economía y la política en la Argentina

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos Los peores días de 2019 en una semana negra para la política y la economía argentina. Macri y Fernández caminan rumbo a las elecciones sobre suelo ardiente.

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Por Julián Lambert (julianlambert88@gmail.com)

Esta ha sido una semana negra, de las más turbulentas de 2019 en lo que refiere a la política y la economía del país. Días en los que se agudiza al extremo la crisis de confianza y expectativas que se inauguró el 11 de agosto. Parece haber varias explicaciones para este contexto en el que Mauricio Macri y Alberto Fernández caminan rumbo a las elecciones presidenciales sobre tierra arrasada.

En principio, el precio del dólar creció más de un 7% y el riesgo país superó los 2.500 puntos, valores estos similares al año 2005. En el medio, se cancelaron licitaciones de LECAPS (Letras Capitalizables) y LETES (Letras del Tesoro Nacional) y, ante la imposibilidad de financiar la Deuda Externa con nuevas emisiones de letras, el Ministerio de Hacienda anunció elreperfilamiento de la deuda, o lo que algunos denominan un default implícito.

Por otro lado, la nutrida manifestación espontanea de este sábado 24 de agosto en favor del gobierno y la irrupción del presidente Mauricio Macri saludando a las masas desde el balcón de la Casa Rosada, que parece haber puesto fin al pacto de no agresión con su contrincante electoral Alberto Fernandez, reavivando la campaña de cara a octubre. El candidato presidencial del Frente de Todos recogió el guante y aportó su grano de arena al caos al cuestionar fuertemente a la misión del FMI (Fondo Monetario Internacional) presente en Buenos Aires por estos días, responsabilizando al organismo por la profunda crisis económica que sufre el país.

tags
El toro de Wall Street embiste contra una Argentina que sólo puede darle de comer migajas. Imagen alegórica.

La confluencia de estos factores en una semana en que se intentaron renovar más de 2.000 millones de dólares de deuda soberana colocadas en LECAP y LETES hizo estallar a los mercados con derrumbes de los bonos argentinos en Wall Street, la caída del índice Merval en Buenos Aires y una devaluación del peso superior al 7%. La baja perspectiva de renovación de LETES y LECAPS por parte de los ahorristas privados supuso el blanqueo de la necesidad de utilización de reservas para afrontar esos compromisos millonarios de acá a fin de año. Sin embargo, las reservas son cruciales para otro frente de batalla que tiene ante sí el gobierno: el control del tipo de cambio.

La declaración de guerra al FMI por parte del equipo económico de Alberto Fernández puso en duda, al menos en la opinión pública, el acuerdo del organismo con el gobierno, que contempla un desembolso fundamental de U$S 5.400 millones previsto para mediados de septiembre. Ante la eventualidad de la cancelación de la maniobra y la reducción de las reservas del Banco Central, las perspectivas de default y reestructuración de la deuda se tornaron serias, y de eso trataron en parte los anuncios del Ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, este miércoles cuando informó la decisión de reprogramar los vencimientos de LECAPS y LETES en manos de inversores institucionales. Una suerte de default selectivo.

En este contexto crítico se suscitaron además masivas manifestaciones de organizaciones sociales afines al kirchnerismo, lideradas por Juan Grabois, interpelando no solo al gobierno, sino también al candidato opositor, representante de un espacio en el que conviven el kirchnerismo más radicalizado y el peronismo federal o “responsable”, conformado por gobernadores, el Frente Renovador y el mismísimo Alberto Fernández, otrora crítico de la gestión gobernante de Cristina Fernández de Kirchner. Esa tensión interna se minimiza hoy por la sola existencia de Mauricio Macri como enemigo común, generando serias dudas respecto a la cohesión del espacio una vez que aquel opuesto desaparezca el próximo 10 de diciembre.

tags
Desde que Mauricio Macri asumió la presidencia de la República Argentina, la fuga de dólares y de grandes capitales ha sido una constante.

Las declaraciones del Frente de Todos respecto al Fondo Monetario Internacional, ratificadas este viernes por el propio Alberto Fernández, alimentan ciertas especulaciones respecto al rol desestabilizador de una oposición transformada vox pópuli en gobierno electo a más de tres meses del cambio de mandato. Aunque puede que tengan asidero las consideraciones para con el organismo internacional, es innegable el efecto desestabilizador predecible sobre las expectativas del mercado que iba a tener cualquier pronunciamiento oficial por parte de la fuerza rotundamente ganadora en las elecciones primarias (PASO) del 11 de agosto.

Creer que los autores de la misiva escrita el lunes no eran conscientes de ello es subestimarlos absurdamente. Y creerlos conscientes, es dar asidero -al menos en parte-, a las predicciones que indican que el peronismo aboga por el estallido absoluto de la crisis antes del 10 de diciembre para asumir funciones en terreno ya arrasado. Quien crea imposible tremendo grado de irresponsabilidad por parte de los dirigentes a ambos lados de la grieta, deberá tan solo remitirse a los hechos históricos de las últimas décadas en la Argentina.

[Total: 6    Average: 5/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *