La rebelión de ‘Joker’ en las calles de Estados Unidos

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos El asesinato del ciudadano afroamericano George Floyd ha despertado una rebelión en Estados Unidos que recuerda a lo narrado en la película Joker.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Por Rodolfo Colángelo (rodolfocolangelo@elcafediario.com)

El asesinato del ciudadano afroamericano George Floyd a manos de un policía en Minneapolis ha despertado la mayor rebelión de los habitantes negros en Estados Unidos después de 50 años, a la que se han sumado hispanos y blancos pobres. El hecho ha puesto al gobierno de Donald Trump a punto de cruzar la delgada línea roja que separa a la democracia al estilo norteamericano del fascismo.

Pandemia, racismo, 40 millones de desocupados y otros 40 millones de pobres que no reciben asistencia social. 100 mil muertos por el coronavirus y más de un millón y medio de infectados. En este contexto, la muerte de Floyd ha disparado una rebelión a escala nacional que en otras oportunidades se limitaba a protestas focalizadas en las regiones cada vez que la policía asesinaba a un ciudadano afroamericano.

‘Joker’: ficción y realidad

La rebelión abarca a 75 ciudades norteamericanas y en 40 de ellas rige el toque de queda. Trump amenaza con desplegar al ejército en todo el país y dijo que «si siguen los saqueos se responderá con tiros». Entre tanto, 16 mil miembros de la Guardia Nacional se encuentran repartidos en todas las ciudades.

Entre los saqueos e incendios, la elegante Quinta Avenida de Nueva York ha sido arrasada, y Trump debió refugiarse en dos ocasiones en un bunker ante la cercanía de las protestas sobre la Casa Blanca. Los sucesos recuerdan  la violencia general tras el asesinato de Martin Luther King en 1968, y remiten a una  antigua reflexión: la realidad supera a la ficción.

‘Joker’ (Guasón), la película estrenada en 2019 con la actuación de Joaquín Phoenix en el rol central, traza una extraña y alucinada parábola sobre los invisibles, las personas que no existen para el Estado ni para los sectores del poder.

Arthur Fleck (tal es el nombre de Joker), es un intento de comediante fracasado que vive el repudio social y la marginación. No recibe ayuda estatal y le quitan el subsidio a sus remedios psiquiátricos porque «no existe», según le dice una trabajadora social. Finalmente, cae en la locura y el crimen.

En forma paralela, se transforma en un símbolo de miles de guasones que salen a las calles y lo destrozan todo. Se pintan el rostro como él y ponen en evidencia que sí existen, ante la mirada atónita de los poderosos.

Cuando estos ‘invisibles’ reclaman, el poder no sabe lidiar con ellos. No tienen dirección política y sindical para negociar, y por eso sólo encuentran la alternativa de la represión.

La crisis golpea a los ‘invisibles’

El departamento de Trabajo de Estados Unidos difundió estadísticas que demuestran las razones de esta protesta nacional. Los ciudadanos afroamericanos que solicitaron el seguro de desempleo en el marco de la pandemia duplican a los pedidos de asistencia de los trabajadores blancos. Además, los ciudadanos negros e hispanos son los más afectados por el coronavirus.

Por otra parte, el gobierno ha dispuesto un subsidio de 1.200 dólares por tres meses para quienes han sido más afectados por la desocupación. El informe de la Oficina de Censo de Estados Unidos de 2019 -citado por Atilio Borón– señala que el ingreso medio de los hogares norteamericanos es de 63.179 dólares. Sin embargo, el de los hogares blancos alcanza los 70.642 dólares, mientras que el de los negros solo llega a 41.361. Además, el 33 por ciento de la población carcelaria es afroamericana.

El futuro electoral de Trump

En tanto, las elecciones presidenciales se acercan y la incógnita crece sobre las chances que tiene Donald Trump de conseguir su reelección. Los demócratas ven una oportunidad, y aunque no han salido a manifestarse en bloque, algunos tratan de ganar terreno.

Uno de ellos es el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, quien ha afirmado comprender las razones de la protesta por «décadas de desigualdad social». También ha remarcado que el asesinato de Floyd no es un hecho aislado, sino que responde a años de racismo y  pobreza.

La pregunta es, si Trump saca el ejército a las calles, ¿habrá orden o escalará aún más la violencia? En ese contexto parece jugarse su futuro electoral, frente a un virus que parece ser más poderoso que los enemigos externos que construyen cada tanto los gobiernos -demócratas o republicanos- de los Estados Unidos.

¿Te gusta? Compartilo

1 comentario

Añade el tuyo

Deja una respuesta