tags

Antonio Grimau, Dolores Fonzi y Juan Gil Navarro protagonizan 'Puerta 7'

‘Puerta 7’, la serie que se mete con los barrabravas

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos Dirigida de forma eficaz por Adrián Caetano y ya disponible en Netflix, ‘Puerta 7’ se sumerge en el mundo de las barras bravas de los clubes argentinos.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

Por Gastón Dufour (gad68@hotmail.com)

Producida por Pol-ka y Netflix, ‘Puerta 7’ se atreve a meterse con el mundo de los barrabravas y su vínculo con el poder dentro de los clubes de fútbol. Producción tradicional al estilo Pol-ka, la serie presenta ciertas ideas simples como base, con localismos más o menos reconocibles y leve profundidad en los personajes, los cuales podrían haber dado mucho más de sí.

Si bien la asociación con Netflix amplía un poco la calidad y mejora, aunque sea en un pequeño porcentaje, el estilo al que nos acostumbró Pol-ka desde aquel comienzo noventoso, el nivel aún es dispar. El elenco, en el cual no todos brillan al mismo tono, tiene algunos altibajos que tal vez son responsabilidad del guión. El libro acaso resulta una buena adaptación de la problemática local que roza más de una actividad, pero le falta algo de cocción en referencia a los tiempos dentro de las historias.

La dirección, punto a favor

De cualquier modo, punto para Adrián Suar a la hora de asociarse con la plataforma de streaming de mayor éxito a nivel mundial, que pinta de cuerpo entero el futuro del consumo de contenido audiovisual. 

El punto alto de ‘Puerta 7’ llega de la mano del trabajo de dirección de Israel Adrián Caetano, quien maneja la creación de universos populares como pocos y sabe cómo dirigirlos de manera correcta para que no se transformen en una caricatura de sí mismos.

tags
Esteban Lamothe y Carlos Belloso en acción en ‘Puerta 7’.

Su mirada de un mundo que ya ha retratado en varias producciones aporta mucho al sostenimiento del relato. La decisión de no regodearse con la violencia con que algunos de los personajes se manejan, y que ésta simplemente sea parte de lo que va sucediendo como instrumento de la idea general, es un valor extra importante. 

Por lo demás, la narración fluye a su modo y cualquiera que con su propia experiencia o la de alguien cercano haya vivido de cerca el clima interno de los clubes, puede certificar que ciertas cuestiones son, situaciones más, situaciones menos, similares a lo que la serie cuenta.

El guión, y un guiño a Grondona

El creador y guionista principal, Martín Zimmerman, es estadounidense, razón por la cual algunos opinólogos (no tan) gratuitos comentaron que no estaría habilitado para entender la relación entre el fútbol -la pasión local- y los fuertes vínculos de las barras bravas con las autoridades deportivas (y políticas) de todo nivel, con los violentos enfrentamientos entre sí por un lugar de poder.

Más o menos como si el hecho de haber desarrollado su profesión de guionista en otro país le impidiera de manera automática poder comprender cuestiones básicas del comportamiento humano que se han dado en contextos similares en otros lugares del globo, mezclados aquí con la constante necesidad argenta de demostrar “quién es el más capo”

«Todo pasa» no es una frase que nos suene desconocida. Por años, la persona que la popularizó y le otorgó sustento a los vericuetos del fútbol nacional primero, e internacional después, y quien además tuvo fuertes vínculos con el poder desde que asumió la conducción de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), la incorporó como guía a la hora de pensar su propio destino y de la actividad que le daba de comer. A él, y a varios personajes más. Esa persona es el ya fallecido Julio Grondona.

Por ello se filtra en la voz de uno de los personajes, y es casi como una declaración de principios. Un ligero guiño a la historia dirigencial reciente. Y es también algo que, además, hemos oído más de una vez como parte de la idiosincrasia nacional a la hora de pensar (o dejar pasar) cuestiones diversas.

Sin duda alguna, la mirada que entrega ‘Puerta 7’ es mejor que una visión naif de la realidad en la que se basa, como la que eligió alguna vez Enrique Carreras para pintar el mismo universo en ‘Los barrabravas’, película de 1985. 

tags
‘Puerta 7’ ya está disponible en Netflix.

El hecho de que genere al menos un debate (aunque sea desordenado y en las redes sociales), es bastante para una sociedad que prefiere casi siempre disfrutar de las mieles de los éxitos futbolísticos, a desgranar consideraciones sobre la violencia interna de las instituciones deportivas.

Una sociedad que elige mirar para otro lado y no sentirse participe de ningún modo, como si en la formación de la estructura de convivencia con el prójimo no le tocara ningún tipo de responsabilidad ni decisión alguna. Y como si el comportamiento social tuviera lugar y se formara de manera mágica por obra y cargo de un ser superior, o por combustión espontánea.

La historia de Diana

El ritmo narrativo en la primera parte es el necesario. Pero dado lo que la resolución de los conflictos pide de la mitad hacia adelante, el cierre se acelera, y eso presiona demasiado sobre los sucesos y el destino que les espera a los personajes.

Tal vez porque algunos de ellos se van volviendo poco relevantes para la historia que se va contando de cara hacia el final de la temporada. Pero, aún entendiéndolo de ese modo, algunas cosas se ven forzadas y en algunos casos cuesta evitar el tono de tira diaria de canal de aire a la hora de dar cierres, con la diferencia de duración del caso.  

El trailer oficial de ‘Puerta 7’

Aún así, ‘Puerta 7’ se deja ver bastante bien. Cumple el cometido primario que es el de entretener (no es un documental ni pretende ser un retrato social, de modo que esperar o exigirle eso, gritando como si de una afrenta a la nación se tratara, es bastante ridículo). Y aún con cierto apremio, culminan adecuadamente las diferentes líneas que se fueron abriendo en paralelo al trazado argumental principal. 

Diana, el personaje de Dolores Fonzi -que heredó de su abuelo, ex presidente del club, la pasión por Ferroviarios-, es ahora la nueva encargada de llevar adelante la seguridad del club. Un cargo extraño para una mujer, si. Pero sin miedo y con carácter, se comprometerá a desafiar el poder y los negocios sucios que tienen los barras, encabezados por ‘Lomito’, muy bien interpretado por Carlos Belloso.

Ella llega al club con el fin de «limpiar la institución» a pedido del presidente en ejercicio (Antonio Grimau). Eso la pondrá en un lugar inesperado, cuando se de cuenta de que no le será fácil hacer cambios por el camino correcto y que tal vez deba utilizar otros métodos no tan ortodoxos. A lo largo de los 8 capítulos componen la serie, deberá enfrentar un sinfín de dificultades, que deja picando lo que vendrá en una segunda temporada.

[Total: 1   Promedio: 5/5]
¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *