tags

Primeras periodistas argentinas, un puñado de valientes

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos Nacidas en los siglos 18 y 19, las primeras periodistas argentinas fueron pioneras en el arte de comunicar, tarea para la que tuvieron que vencer prejuicios y derribar barreras ideológicas.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

Por Silvina Ghiselli (silvinaghiselli@gmail.com)

El primer periódico nacional surgió en 1810  bajo el nombre de ‘Gaceta de Buenos Aires’. Allí no quedó registro, al menos de manera trascendente, de participación alguna por parte de las mujeres periodistas.

Más adelante, entre otros, apareció ‘El observador americano’, que comenzó a imprimirse en 1816 y que ese mismo año tuvo entre sus secciones un pequeño espacio tituladoLa educación de las mujeres. Por supuesto que estaba escrita por un hombre y contenía todo tipo de mentiras y disparates, que no sólo no hablaba bien del género femenino sino que humillaba a las mujeres.

Las llamaba “viciosas” y “carentes de pudor” (sobre todo a la hora de vestir, ya que iban a lugares públicos mostrando su “desnudez”, refiriéndose tan sólo a los hombros descubiertos). Criticaba a las mujeres que leían novelas o libros “muy complejos”, ya que, según decía el autor de la columna, “no eran capaces de entenderlos y de hecho devenían ridículas intentándolo”. Y agregaba que “una mujer que no leía nada no estaba bien tampoco; lo que debía hacer era instruirse en la generalidad”.

Periodistas pioneras

A raíz del contenido polémico, algunas mujeres reaccionaron y de manera grupal redactaron una carta bajo el nombre de ‘Amigas del Observador Americano’ que el diario accedió a publicar sorprendentemente rápido. En la misiva, las autoras criticaban la dureza del texto, y pedían que si querían ayudarlas y “educarlas”, no tenían que marcar sus defectos sino brindarles más y mejores oportunidades tanto en materia de desarrollo como de participación en la vida social.

Sin embargo, poco tiempo después aparecerían en escena las primeras mujeres periodistas, quienes dieron los pasos primitivos hacia una comunicación con igualdad de género. Algunas olvidadas, otras silenciadas por la historia oficial, repasamos las historias de esas primeras valientes.

Petrona Rosende (1787 – 1863) 

tags
Petrona Rosende. (Foto: Universidad Nacional Arturo Jauretche)

Nació en Uruguay pero después se nacionalizó argentina. En 1830 fundó el periódico feminista ‘La Aljaba’, cuyo nombre hacía alusión al estuche en el que las guerreras guardaban las flechas. De este modo, se convirtió no sólo en la primera mujer periodista sino en la primera en fundar un diario en Sudamérica. “Nos libraremos de la injusticia de los demás hombres, solamente cuando no existamos entre ellos”, fue el lema que Petrona Rosende, también maestra y poeta, le dio a ‘La Aljaba’.

Una de sus frases más recordadas es: “Para que el hogar sea un pilar de virtud y patriotismo, es fundamental que la mujer se eduque, no solo en lo doméstico, sino en todo lo relativo a la vida pública y a los avances de la ciencia y las humanidades”.

Juana Manso (1819 – 1875) 

tags
Juana Manso. (Foto: Ministerio de Cultura)

Juana Paula Manso nació en Buenos Aires y aunque también fue esa la ciudad donde murió, durante su vida residió por tiempo considerable en Uruguay y en Brasil. Fue una gran defensora de la educación y los derechos de la mujer. Además de interesarse por el periodismo incursionó en la traducción, la pedagogía, la literatura, la música y la dramaturgia.

Como periodista y viviendo en Brasil, en 1852 fundó el periódico ‘O Jornal das Senhoras’ (‘El diario de señoras’), donde publicó artículos sobre la emancipación de la mujer, contra el racismo y la esclavitud, partituras, poemas y crónicas de viaje. Más adelante, en 1854 y en Argentina, fundó el semanario ‘Álbum de Señoritas’, donde también abordó la independencia de la mujer. Incluyó además artículos de educación popular, filosofía, homeopatía, relatos de viajes por el interior de América, notas sobre avances científicos, críticas a la Iglesia y comentarios en tono irónico sobre modas.

Desde 1865 y hasta su muerte dirigió la revista ‘Anales de la Educación Común’, donde publicó y desarrolló sus ideas de educación popular, gratuita, metódica, mixta y  científica.

Eduarda Mansilla (1834 – 1892)

tags
Eduarda Mansilla. (Foto: Historia Hoy)

Fue una de las primeras mujeres argentinas que logró reconocimiento por su labor literaria, y como tal, fue además traducida a varios idiomas. Se ocupó de la situación marginal de las mujeres y todos los impedimentos con los que convivían. Fue sobrina de Juan Manuel de Rosas.

Colaboró, como periodista, con diversos medios, entre ellos ‘La Flor del aire’, ‘Revista El Alba’, ‘La Gaceta Musical’ y ‘El Plata Ilustrado’. En este último tenía un apartado muy interesante titulado ‘Hojas sueltas’, donde escribía sobre temática variada: desde críticas a costumbres y juicios de carácter moral, a reseñas y descripciones de la ciudad.

Gabriela Laperrière (1861 – 1907)

tags
Gabriela Laperriere. (Foto: Cristina Arriagada, Museo de la Mujer)

Nacida en Francia, también fue maestra y tuvo un papel muy fuerte en la lucha sindical de su tiempo. En París trabajó como periodista en ‘L’Independant’  y ‘Le Journal’. A finales de 1901 ingresó al Partido Socialista y empezó a colaborar con notas para ‘La Vanguardia’, el periódico del partido, desde donde intentó comunicar en pos de darle forma, entre otros documentos, a la promulgación de una ley que protegiera a las mujeres y a los chicos en las fábricas.

Virginia Bolten (1870 – 1960)

tags
Virginia Bolten. (Foto: Historia Hoy)

Nació en San Luís y durante su juventud vivió en Buenos Aires, Rosario y Montevideo. En 1986 fundó ‘La Voz de la Mujer’, primer periódico anarcofeminista de Argentina, hecho por mujeres y para mujeres. Su lema principal fue ‘Ni dios ni patrón ni marido’. Su divulgación se realizó casi clandestinamente y en sus páginas se reivindicaban los derechos de la mujer en lo laboral, religioso, social y familiar. Esto sobre todo, teniendo en cuenta que para Bolten los maridos también jugaban el papel de explotadores.

Por otra parte, el diario denunciaba además las injusticias en las que la mujer se veía inmersa a partir de una complicidad de la sociedad y las instituciones como la Iglesia. Por esos años, Virginia Bolten también participó escribiendo en ‘La Protesta’, periódico que se basaba más que nada en difundir el pensamiento anarquista clásico.

A partir de 1907, y tras ser expulsada de Argentina por su participación en una huelga, Virginia se estableció en Uruguay de forma definitiva. Allí colaboró con ‘La Nueva Senda’, periódico anarcofeminista de Montevideo.

¿Te gusta? Compartilo

4 comentarios en “Primeras periodistas argentinas, un puñado de valientes

  1. ¡Excelente nota!
    De paso me hizo recordar que tengo un libro de Eduarda Mansilla en alguna parte de mi biblioteca.
    Y no conocía su historia…
    Gracias

  2. Interesante y necesario recuerdo de aquellas mujeres que dejaron una huella imborrable. Su paso por esos tiempos en los que la mujer ni estaba preparada ni siquiera soñaba con ser algo más que el pilar de la familia.
    No son las únicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *