Lolita, de Nabokov.

Lolita, de Nabokov.

Por qué Lolita es tan controversial

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos Trazos sobre un libro que ha contribuido, manipulación patriarcal mediante, a culpar a las mujeres desde edad temprana para justificar los excesos injustificables de los hombres.

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Por Valentina Ryng

Mi primer acercamiento a ​Lolita fue cuando tenía trece años. Ya era oficialmente una adolescente y, como todo ávido lector, quería iniciarme en los clásicos para los que “ya estaba lo bastante grande para entender”: desde ​‘1984’ de Orwell hasta ‘​El guardián entre el centeno’ de Salinger.

Siguiendo la ruta de los clásicos “para mayorcitos”, me encontré con ‘​Lolita’ de Vladimir Nabokov. Siendo una de las novelas más controversiales, me propuse a leerlo. Fue imposible no deslumbrarse con las primeras líneas de este libro.

“Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos desde el borde del paladar para apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo.Li.Ta.”

Unas páginas después me di cuenta que no estaba lista para leer esta obra, tanto por su complejidad lingüística como por la crudeza de su historia. Allí quedó Humbert Humbert, esperando a que retome la lectura de su testimonio.

A los 16 años, con un historial larguísimo de diferentes clásicos de la literatura y adquiriendo otra madurez, volví a abrir el libro, expectante, y esto fue lo que encontré.

tags
Lolita, libro escrito por Vladimir Nabokov.

Humbert Humbert es un profesor inglés de mediana edad que tiene una extraña devoción por las niñas de nueve a catorce años, a quienes llama ​ninfas. Estas criaturas son​ demonios con cara de ángel que han venido al mundo a seducir a hombres mayores.

Pero ninguna niña lo había obsesionado tanto como Dolores Haze (o Lolita, como él la llama) de doce años, hija de la dueña de la casa donde se aloja al ir a trabajar a Estados Unidos.

Antes de empezar a hablar sobre este libro, voy a poner algo en claro: ​Lolitano es una historia de amor. ​Lolita es una historia sobre posesión, abuso, violación y muerte. Lo que Humbert siente por ella tampoco es amor, sino una obsesión enfermiza.

Humbert es el narrador de esta historia y se dirige directamente a nosotros, los lectores. Busca nuestra complicidad, justificando sus actos y pidiendo que lo entendamos, hasta echándole la culpa a una niña de doce años por sus propias acciones (“voy a decirles algo muy extraño: fue ella quien me sedujo”).

Humbert nos cuenta los hechos de una forma erudita y sensual, haciéndonos creer su papel de víctima. Dicho de otra forma, nos muestra cuán fácilmente podemos ser manipulados con palabras bonitas.

Nabokov no sólo pone en evidencia la perversidad de personas como nuestro protagonista, sino también la naturalización de situaciones como el abuso, la violación y la pedofilia, que se dan en toda la sociedad.

Dada la romantización de la posesión, el maltrato, los celos y la sexualización de niños y adolescentes, mucha gente ha clasificado esta novela como una historia de amor, dando lugar a la controversia que se instaló desde que el libro fue publicado.

No somos ajenos a las lolitas presentes en nuestra vida diaria. Están en las publicidades, películas, series, música, libros. Con un hilo de voz, nos piden ayuda desde los certámenes de belleza hasta en los más recónditos prostíbulos. En una sociedad donde las niñas son objeto de consumo para adultos, ese pedido de auxilio es silenciado. Son cada vez más las nenas que pasan a ser lolitas.

Dolores es una prisionera, como tantas otras prisioneras de Humberts que existen en el mundo. ​Lolita es un retrato de todas aquellas niñas que son privadas de ser niñas y el de un mundo despiadado que las culpa por serlo.

Una lectura imprescindible que, además de poseer un estilo embriagante, contiene una trama que trasciende a través de los tiempos y denuncia: que las niñas sean niñas.

[Total: 0    Average: 0/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *