tags

Foto de @inesverdini

“La penetración es sólo una posibilidad de la sexualidad”

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos Tati Español es una persona curiosa que ha desarrollado su investigación sobre el sexo, el placer y la deconstrucción de los mitos que dañan a la sociedad.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Por Lola López Quai (lola.elcafediario@gmail.com)

Tati Español asegura que comprender la sexualidad como un diálogo y no como magia, es la clave. En su cuenta de Instagram, hizo una encuesta y sólo un 5% de las personas declaró que llega al orgasmo a través de la penetración. La gran mayoría dijo necesitar sexo oral, manual, o algo que ella llama “vulvanizar” y es el acto de frotar la vulva contra lo que sea, el cuerpo de otra persona, un pene, otra vulva, un juguete o lo que sea.

Mitos a derribar

Usted se autodefine «divulvadora». ¿Es cierto que para un porcentaje importante de las mujeres el gran placer no está en la penetración?

Sí, es cierto y derriba un enorme mito que complica, lastima y confunde a un montón de mujeres. El estudio más reciente y diverso de The Journal of Sex and Marital Therapy nos cuenta que solo un 18% de las mujeres encuentra sus orgasmos a través de la penetración. El restante 82% dice necesitar de estímulos externos, sexo oral, sexo manual, o la combinación de lo externo con lo vaginal.

tags

¿Y por qué es la idea dominante?

Porque la penetración es la práctica sexual que nos vendieron casi como única manera de relacionarnos sexualmente. Es la que vemos en la tele, en los medios, en el porno, e incluso en la poca educación sexual que tuvimos de niños quienes hoy somos adultos. 

¿Tiene ver con la salud sexual?

Es que la salud sexual en Argentina parece sinónimo de reproducción, y la penetración es eso, es la reproducción. Y es lo que les enseñaron a los varones que les va a dar el placer máximo.

Información que libera presiones

¿Qué pasa con «la previa»?

Justamente eso: que todas esas prácticas son entendidas muchas veces como «un juego» que se toma como un trámite rápido que hay que hacer previo a la penetración, como plato principal. Eso nos confunde a nosotras y a los varones también. Y nos hace sentir que estamos falladas, porque al no estar muy incentivadas a hablar de nuestra sexualidad con sinceridad, no solemos contar estas cosas, y no nos damos cuenta de que seguro a nuestras amigas y otras mujeres les pasa lo mismo que a nosotras. 

Esta realidad, ¿no aliviaría la presión de los varones que creen que si no tienen un súper pene o una súper erección está todo perdido y son un fracaso?

Totalmente. La alivia muchísimo si están preparados para darse cuenta de que su pene no es el centro de un acto sexual, si no se dejan guiar la cabeza por el porno convencional, si logran desarmarse de todas las estructuras hetero-cis-patriarcales que dominan, formatean y guían nuestra sexualidad. Hay millones de cosas que hacer sin ninguna necesidad un pene erecto, ni grande, ni en constante erección. 

tags

¿Sobre qué son sus talleres?

Son sobre toda la información que logré juntar sobre el placer que nos negaron como mujeres, o personas vulvoportantes. Nuestra sexualidad está llena de mitos, tabúes, mentiras, y confusiones, entonces mi trabajo es ir desterrando uno por uno esos mitos, para que cada persona se vaya de ahí sintiéndose «normal» y tranquila con su sexualidad. 

Hay mucho para deconstruir…

La idea principal es destruir el guión heteronormativo y el coitocentrismo que se nos impone como único. Desarmar todo lo aprendido e impuesto sobre sexo, y rearmarlo reconociendo nuestra sexualidad como única, porque cada ser humano tiene el placer seteado y organizado a su propia manera. Y también hablamos sobre la masturbación como nuestra forma primaria de expresión sexual. Todo el contenido es teórico, la práctica la hace cada una en su casa.

Preguntas frecuentes

¿Qué es lo que más le preguntan o dicen las mujeres?

Lo más frecuente es: «no logro encontrar el orgasmo a través de la penetración»; y «tengo los labios internos largos, oscuros, o diferentes entre sí, ¿qué me pasa, estoy rota? ¿Estoy fallada? Mi vulva es fea». Este tema también es terrible, las vulvas son todas diferentes, y hay muchísimas, o al menos la mitad, que tiene los labios internos largos. El color oscuro también es lo más normal, y la asimetría también. 

tags

¿Y entonces?

No significa nada malo. Lo que pasa es que como no vemos vulvas reales mientras crecemos, tendemos a creer que la nuestra es la única que es así. Lo que se ve en internet o en el porno es falso, están siempre modificadas, operadas, blanqueadas, depiladas. Las vulvas tienen pelos, tienen colores, tienen todas las longitudes y formas habidas y por haber, y eso es absolutamente normal. Lo que pasa es que hay toda una industria estética que vive de nuestra disconformidad, entonces la falta de información de cómo son las vulvas reales les sirve, es funcional, al igual que el porno, que lo único que hace es tratar de imitar la vulva de una niña blanca.  

¿Conclusión?

La penetración es una posibilidad de la sexualidad, sólo una, en un abanico inmenso de opciones. Para un varón (y para todxs) no es necesario tener el pene de tal o cual manera para ser bueno en la cama. Lo único indispensable es tener escucha y lectura de la otra persona, saber dar y recibir placer teniendo a la otra persona en cuenta. 

[Total: 4   Promedio: 5/5]
¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *