Pandemia, historia que se repite desde hace 300 años

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos Pandemia, Historia que se repite desde hace 300 años. Es curioso que recrudezca en los años ’20 de cada siglo. Antecesores del coronavirus.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

Por Kevin Kupferberg (kevinkup95@gmail.com)

La cuarentena total y obligatoria que rige en muchos países a causa de la pandemia por el COVID-19, es vivida como un momento inédito y único a nivel local y mundial, pero no es así. La línea temporal que refiere a enfermedades propagadas de manera global muestra una historia que se repite de manera puntual desde hace tres siglos, con diferentes virus que producen millones de muertes, profundas consecuencias en el ecosistema social, y efectos catastróficos en la economía.

Es curioso, pero el coronavirus es producto de un árbol genealógico frondoso con antecesores que desataron el caos en la misma década, los años 20 de los siglos XVIII, XIX y XX. Pandemias que asolaron a la humanidad aún más por haberse desarrollado en un contexto carente de las medicinas y las tecnologías actuales para combatirlas. A continuación, la historia de las últimas tres grandes pandemias que dejaron grandes catástrofes sociales, económicas y políticas.

tags
La única diferencia entre las imágenes de 1920 y las de 2020, es que las de hoy son en color y se postean en las redes sociales.

1720, La peste negra

Se inició como tal durante el siglo XIV y su origen aún se desconoce. Se hallaba en las pulgas de las ratas negras y se expandió desde los barcos mercantes, lo que generó que se esparciera por todo Europa y matara al 50% de la población.

La peste negra nunca desapareció de forma completa, sino que -como el coronavirus en 2020-, mutó y dejó un tendal de muertes en Francia, donde se la llamó «la Gran Peste de Marsella». Ese último brote se originó en un barco del levante mediterráneo que arribó a la ciudad en mayo de 1720. En la embarcación viajaban personas contaminadas por el bacilo de Yersin, responsable de dicha peste.

El barco, llamado El Gran San Antonio, carecía de medidas de prevención y seguridad para evitar el virus, y una vez que tocó puerto en Marsella la epidemia se extendió para causar casi 150.000 muertes en la ciudad que inspira el himno nacional francés, y en el pueblo La Provenza. El 40% de la población pereció.

Con el transcurrir de las semanas hubo otras ciudades de Europa y Medio Oriente en cuarentena, donde se registraron cientos de miles de casos de personas afectadas. El Gran San Antonio solía atracar en diferentes puertos y se comportó como si fuera el virus mismo.

La peste no causó graves perjuicios a la economía debido a que Europa atravesaba un momento de gran crecimiento en producción agraria, arquitectónica y referida a otras actividades. Decenas de catedrales y edificios emblemáticos que en la actualidad tienen un enorme valor simbólico y emocional, datan de la época.

tags
La humanidad no ha atinado a desarrollar otro tipo de hábito para evitar los contagios desde 1917, que el uso de los barbijos.

1820, El cólera

Surgido por primera vez en 1817 en Calcuta, India, se expandió rápidamente por todo el país, primero en las regiones del norte, y después en las del sur. El cuadro de época es comparado con la situación bajo la que se encuentra Italia hoy, sometida por el azote del COVID-19.

El cólera se hizo fuerte en países limítrofes con la India como Singapur, Malasia, Filipinas, Japón, China y también en la Isla de Borneo. El contagio se veía favorecido por la vía marítima, se empoderaba en tierra, e iba afectando a gran parte de todas las ciudades producto de la falta de agua potable y del tratamiento de las heces y los desechos humanos.

Por si fuese poco, esta pandemia arribó al Golfo Pérsico y a Medio Oriente; concretamente a algunos sectores de Irán, Siria, Omán, Irak y Baréin, e hizo estragos. Su expansión tuvo lugar entre 1817 y 1823, y cubrió a ciudades que carecían de insumos médicos y recursos para combatir ese déficit, lo que generó un saldo de más de medio millón de muertes, además de grandes pérdidas económicas. Se multiplicó la pobreza y cayeron en picado actividades esenciales de producción que sostenían el consumo interno.

1920, La gripe española

Causada por el virus de la gripe (H1N1), la gripe española infectó a casi el 30% de la población mundial tras haber anclado en Europa. Acabó con la vida de 40 millones de personas en sólo tres años (1918, 1919 y 1920). Cabe subrayar que en un alto porcentaje eran jóvenes y adultos de entre 20 y 40 años, lo que la diferencia a grandes rasgos de otras pandemias, incluida la del Coronavirus, que afecta mucho más a la población de mayor edad.

De origen desconocido (se estima que pudo haberse desarrollado en Francia, China o Estados Unidos), la gripe española es curiosa debido a que no comenzó en España como lo da a entender su nombre. Ocurre que este país padeció 8 millones de infectados y vio segarse la vida de cerca de 300 mil personas.

El nombre de la pandemia se debe a que España se mantuvo neutra durante la Primera Guerra Mundial y después recibió a miles de refugiados. Cuando la escala de fallecimientos crecía, se publicaban informes sobre la misma sin censura alguna.

tags
Las pandemias no discriminan. En su avance, hacen temer por su integridad a las personas de todas las capas sociales por igual.

Las consecuencias económicas y sociales en países que actualmente son considerados potencias mundiales, fueron muy profundas. Se reprodujeron grandes crisis económicas, sociales y sanitarias.

Las pandemias se han producido en el marco de contextos sociales de carencia de medicina avanzada y desinformación. Ahora se intenta brindar métodos efectivos de comunicación para concientizar a la población y ofrecer recursos para hacerles frente.

El coronavirus, resultante del contagio por COVID-19, posee muchas similitudes con respecto a la peste negra, el cólera y la gripe española, sobre todo en materia sanitaria ya que muestra un saldo -por el momento- que va rumbo a los 2 millones de infectados y la cifra de muertos se encuentra en el orden de los 90 mil, aunque crece la sospecha de que hay muchísimos más ya que hay gente que pierde la vida en su domicilio sin poder recibir ayuda o acompañamiento, y su deceso no puede ser informado.

La enorme pérdida económica que produce desde que su amenaza se multiplicó de forma exponencial obligando a que los gobiernos responsables tomaran la medida de ordenar una cuarentena total y obligatoria, agrava la situación mundial y genera un caos social importante en los países que padecen escasez de recursos. Parece un suceso único. Pero en realidad, la historia lo repite, puntualmente, una vez más.

¿Te gusta? Compartilo

1 comentario

Añade el tuyo

Deja una respuesta