Pablo Di Marco: «‘Las horas derramadas’ es un viaje fantástico»

Tiempo estimado de lectura: 6 minutos Pablo Di Marco, autor de ‘Las horas derramadas’, describe la obra como un viaje fantástico que tiende un puente mágico hacia el lector.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 6 minutos

Por Mirtha Caré (mirtha.care@elcafediario.com)

Pablo Di Marco es escritor, periodista y corresponsal en Buenos Aires de la revista Libros&Letras de Bogotá, y se dedica además a la corrección de estilo de cuentos y novelas.

Nacido en Buenos Aires en 1972, Di Marco ha publicado las novelas ‘Las horas derramadas’ (ganadora en España del XXI Certamen Literario Ategua), ‘Tríptico del desamparo’ (ganadora en Colombia de la XIII Bienal Internacional de Novela) y ‘Espiral’ (finalista en España del XIX Premio de Novela Ciudad de Badajoz ). Además, escribió el libro de entrevistas ‘Un café en Buenos Aires, conversaciones con escritores, editores y libreros’.

‘Las horas derramadas’, publicado primero en España, llega a los lectores de Argentina de la mano de Editorial Dualidad. Esta novela es un viaje fantástico a las profundidades de una ciudad impiadosa en la que impera don dinero y los libros no son importantes.

tags
Pablo Di Marco. (Foto: Gisela Lifchitz)

Viaje hacia el interior

Con su destreza para la escritura, Di Marco logra hacer que Gabriel Desalvo, el protagonista de la obra, y por transferencia el lector, sientan que el tiempo ha desaparecido. Y los transporta de manera mágica -entre manadas de lobos y grietas que abren la tierra-, desde la zona bancaria de la ciudad hasta el sótano de una basílica, en la que se encuentra oculta una biblioteca llena de libros de gran valor -tesoros de la humanidad- custodiados por el padre Milo, a quien Gabriel conoce desde la infancia.

Pero Di Marco no se conforma con guiar al lector a las entrañas de la ciudad, sino que lo llevará también, a través de sus personajes, a recorrer el interior mismo del ser humano donde habitan los sentimientos más variados como la codicia, el amor, la cobardía, el perdón y el desengaño. Y lo incitará a preguntarse cuáles son sus propias horas derramadas.

Un lugar fantástico

¿Cuál fue la chispa inicial que lo impulsó a escribir ‘Las horas derramadas’?

Un sábado a la medianoche fui a ver una obra basada en la vida de Moliére en una salita de teatro oculta en el sótano de la Iglesia de La Merced. Atravesé caminando la zona bancaria (que a esa hora se parece a un planeta abandonado) y, tras golpear el portón de la iglesia, me recibió una monja. Cuando le dije que venía por la obra de teatro, me respondió con voz crujiente «si quiere pasar, pase. Pero no creo que vengan más espectadores. Es más, ni siquiera creo que vengan los actores». Entré.

Adentro de la iglesia hacía aún más frío que afuera, unos gatos maullaban de modo espantoso, y la chica que me acompañaba me rogaba que por favor salgamos corriendo. Y yo estaba fascinado, quería que ese momento fuera eterno, todo lo que me rodeaba me parecía fantástico. Ahí mismo empecé a imaginar ‘Las horas derramadas’.

Todo surgió una noche

Por eso eligió esos escenarios tan particulares: el sótano de la iglesia, la zona bancaria…

Todo surgió de esa noche. Al rato llegaron los actores y media hora después empezó la obra. Terminamos siendo cuatro espectadores viendo a tres actores en un sótano bajo los claustros. Durante el transcurso de la obra yo sólo pensaba en lo increíble que era estar en lo hondo de una iglesia ubicada en medio de una zona repleta de bancos, financieras y bóvedas cargadas de oro y dinero.

Tenía ganas de que esa noche no se acabara, no quería salir de ahí abajo. Al final, inevitablemente la obra terminó, y la chica que me acompañaba me dijo «huyamos ya mismo de acá». Los días pasaron y yo no lograba desprenderme de esa noche, así que mi modo de volver ahí abajo fue escribir ‘Las horas derramadas’. Lo único que hice fue reemplazar la sala de teatro por una biblioteca.

tags
Portada de su más reciente novela.

«La poesía es como la música»

¿Cómo se relaciona con la poesía? Dice no dedicarse al género; sin embargo, en la novela está muy presente.

La poesía es como la música: llega donde la narrativa hace agua. La valoro aún más que al cuento y a la novela, y es por eso que me molesta que se le falte tanto el respeto. La mayoría de los libros de poesía que se publican son una vergüenza, un insulto a los verdaderos poetas. Por desgracia yo no tengo ningún talento para la poesía.

La autora del poema de ‘Las horas derramadas’ es la chica que me acompañó esa noche a ver la obra de teatro al sótano de la iglesia. Así que aprovechemos: que esta charla sea un pequeño homenaje a ella. Porque es cierto que la chica estuvo toda la noche pidiéndome que huyamos, pero después me regaló ese poema que, para mí, es el alma de la novela. Ella no quiere que su nombre aparezca en ningún lado, así que no puedo nombrarla. Pero sepan todos que acepto sobornos, jaja. Si me invitan un buen espresso por ahí doy el nombre.

Premiado en otros países

Sus novelas fueron premiadas en certámenes de España y de Colombia. ¿Qué pasa con los concursos nacionales? ¿Participa también?

Argentina no se destaca por tener demasiados concursos literarios. Cualquier comunidad española tiene muchos más concursos literarios que toda Argentina. Una pena, ¿no? Una pena que nos define. Clarín tiene su premio novela, ¿tanto le cuesta a La Nación organizar su premio de cuento y a Página/12 su premio de ensayo? ¿Por qué casi ningún gobernador o intendente tiene en agenda armar concursos literarios? La respuesta es tan obvia y triste que mejor quedarnos callados. De todos modos sí, participé de algún que otro concurso literario de acá, pero no tuve suerte. No hay que quejarse. En este juego el único secreto es escribir, reescribir, y seguir intentando.

tags
Pablo Di Marco, leyendo. (Foto: Edgardo Kawior)

El rol del corrector

Siendo escritor y corrector, ¿conserva todavía la ingenuidad y la capacidad de asombro del lector? ¿Puede leer sin los condicionamientos del oficio?

Está bueno lo que me preguntás. Aprendo mucho al revisarle textos a otros autores, pero la verdad es que cuando te pasaste cinco horas revisándole una novela a otro autor, son muy pocas las ganas que te quedan de escribir material propio.

Y yendo puntualmente a la pregunta, a la hora de leer libros por placer a veces se me hace difícil desprenderme de mi rol de corrector. Pero por suerte de vez en cuando aparece algún libro maravilloso que me hace olvidar de todo y me permite volver a ser ese lector inocente que supe ser. El último así fue ‘Las esferas invisibles’ de Diego Muzzio.

¿Qué es lo que le atrae de añadir a sus historias elementos fantásticos?

Nuestra vida está constreñida por reglas. No podemos cruzar el semáforo en rojo, no podemos volar, no podemos componer ‘Let it be’, a veces ni siquiera podemos decirle “te quiero” a la persona que amamos. Lo que me atrae de añadirle elementos fantásticos a mis libros es la posibilidad de evitar toda regla y cobardía. Ya que no puedo ser libre en mi vida real, por lo menos lo soy en mi vida paralela. Es un gran consuelo. Sobre todo teniendo en cuenta que hay momentos en los que mi vida paralela me ocupa más espacio que la otra.

tags
Di Marco asegura que le gusta agregar elementos fantásticos a sus novelas.

La novela como compañía

¿Qué le gustaría que su novela ‘Las horas derramadas’ deje o provoque en el lector?

Una de mis dedicatorias más usuales es ojalá que esta novela te haga buena compañía”. Aspiro a eso. A acompañar al lector por algunas horas, a que ese libro haga de puente entre su soledad y la mía. Suena un poco sensiblero, pero es cierto.

¿Cuál es su próximo proyecto?

El próximo proyecto por suerte ya está cerrado. Este año terminé una novela nueva que parece se publicará en 2021. Ya que antes me comentaste que la poesía está muy presente en ‘Las horas derramadas’, te cuento que en esta novela profundizo esa unión de ambos géneros. Y tengo pensado que este libro tenga una continuación, así que estos últimos meses me dediqué a llenar decenas y decenas de papelitos y servilletas que me servirán de hoja de ruta para comenzar a escribir la segunda parte. Prometo mandarte un ejemplar apenas salga de imprenta.

¿Te gusta? Compartilo

3 comentarios

Añade el tuyo

¡Muchas gracias por brindar tu opinión, Ale!

Te invitamos a recorrer todas las secciones de El Café Diario.
Abrazos

Deja una respuesta