Demian-Guzmán-Gomenzoro-Nahuel-Fernández-Etlis-Flor-Canosa-Gabriel-Yeannoteguy-y-Liza-Rule-Larreafoto

Demian-Guzmán-Gomenzoro-Nahuel-Fernández-Etlis-Flor-Canosa-Gabriel-Yeannoteguy-y-Liza-Rule-Larreafoto

Ollas populares en Buenos Aires para luchar contra el hambre

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos Demian Guzmán Gomenzoro, Nahuel Fernández Etlis, Flor Canosa, Gabriel Yeannoteguy y Liza Rule Larrea. Gente de bien, personas con conciencia social.

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Por Mirtha Caré (eme.elcafediario@gmail.com)

Los lunes al mediodía, en la esquina de las avenidas Corrientes y Medrano en el barrio de Almagro, un grupo de gente se reúne alrededor de una gran olla de comida. Las bandejas de plástico pasan de las manos que dan a las manos que esperan. Un cartel pegado en la pared reza: Ollas sí, hambre no. Hablamos sobre ello con Flor Canosa, escritora y guionista con un fuerte compromiso social.

¿Quiénes son las personas que se reúnen en esta esquina?

Somos un grupo pequeño, estable e inorgánico de personas que en su mayoría no se conocía entre sí y no estamos nucleados alrededor de ninguna bandera política concreta, aunque todos sabemos que el problema es el mismo: el neoliberalismo.

Las políticas económicas de este modelo que nos hambrea y sumieron en la calle y en el empobrecimiento a muchas más personas que las que solía haber y, sobre todo, más de las que se quiere mostrar. Entre nosotros podemos tener algunas pequeñas discrepancias, pero todos, todas y todes tenemos muy claro contra qué estamos accionando.

Todas, todos y todes sabemos que el problema es el mismo: el neoliberalismo. Este modelo que nos hambrea y empobrece”

¿Cómo surge la iniciativa?

En septiembre de 2018, a raíz de la apretada y la tortura que recibió la docente que organizaba una olla popular en Moreno (Corina de Bonis, a quien le tajearon las palabras “Ollas no” en el vientre) mi compañero Demian Guzmán y yo decidimos poner en acción una idea que teníamos hacía un tiempo.

Aunque originalmente nuestra intención era salir él y yo de forma anónima a darle de comer una vez por semana a la gente en situación de calle del barrio, decidimos hacer una convocatoria por Facebook con muy baja expectativa. La respuesta fue inmediata y con mucha más llegada de lo que esperábamos.

Decidimos ponernos en acción para darle de comer a las personas en situación de calle tras la tortura que sufrió la docente en Moreno”

En menos de una semana logramos organizar la primera olla popular. La única, pensábamos, porque no creímos que sería posible continuarla. Pensamos que era quizá una acción instantánea y reactiva al hecho concreto que nos había convocado.

Pero ya luego de esa primera olla tuvimos un poco más de apoyo, donaciones, y otra gente que se agregó y se sigue sumando. Ahora estamos a pocos lunes de alcanzar las 20 Jornadas de Olla Popular, siempre en la misma esquina, el mismo día de la semana, a la misma hora, como para establecer un espacio reconocible para la gente que se acerca.

tags
Demian Guzmán Gomenzoro, Nahuel Fernández Etlis, Flor Canosa, Gabriel Yeannoteguy y Liza Rule Larrea. Gente de bien, personas con conciencia social.

¿Cómo los recibe la gente del barrio?

En general, muy bien. Hemos tenido muy pocos episodios en donde los vecinos se hayan quejado de nuestra presencia o nos miraran mal. Un par de personas de la zona actualmente forman parte del grupo por el simple hecho de habernos visto en la esquina, otra gente colabora con dinero o se acercan a charlar.

La gente colabora y ayuda, ya sea aportando dinero para comprar alimentos y llevarlos a la cocina, o cocinando”

Un día un señor se acercó para decirnos que nos fuéramos a hacer la olla a Berazategui (literal) porque “hacíamos quedar muy mal al país”. Lejos de enojarnos, esto nos hizo comprender que estábamos haciendo aunque sea un poco de ruido. También a veces descoloca que no tengamos banderas políticas ni formemos parte de una iglesia, pero todos estamos dispuestos a charlar con quien nos quiera preguntar por qué estamos ahí.

Tenemos bien en claro que no estamos combatiendo el hambre, que ni siquiera termina de ser una medida paliativa, pero es nuestra forma de militancia concreta: dar una mano y visibilizar el problema.

¿Quiénes pueden colaborar y de qué manera?

Nuestra prioridad es gente que se sume a dar una mano físicamente. Cocinando, ayudando en tareas de logística como comprar y/o llevar alimentos a la cocina donde se trabaja esa semana, etcétera.

¿Qué puede hacer la gente que está lejos?

Repetir esta acción en sus barrios, juntarse con otros vecinos y generar ollas en esquinas cercanas, en horarios convenientes para ellos. Donde sea que pongas una olla, se acercará gente que la necesita y eso es un claro ejemplo de la situación que estamos viviendo.

Donde sea que pongas una olla se acercará gente que necesita comer. Conectar con las personas y sus necesidades, también nos salva a nosotros”

¿Qué mensaje podés dejarnos?

Llevar adelante una acción es una manera de salir de la impotencia que nos genera esta coyuntura. No es tanto lo que hay que dar de una o uno en materia de tiempo y esfuerzo para militarla, para acercarse a otras u otros y ayudar al prójimo. Procuramos que nuestras tareas sean rotativas y equitativas justamente para eso. Nosotros no estamos haciendo caridad ni asistencialismo, simplemente nos conectamos con la gente y sus necesidades porque eso también nos salva a nosotros.

Datos de contacto:

https://www.facebook.com/flor.canosa.1

https://www.facebook.com/demian.hesse.17

[Total: 0    Average: 0/5]

2 thoughts on “Ollas populares en Buenos Aires para luchar contra el hambre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *