Nikola Tesla, ¿genio, o sólo un aprendiz de extraterrestres?

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos Nikola Tesla, la genialidad de quien fue contracara de Thomas Alva Edison al crear la bombilla, inspirada en la energía extraterrestre.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Por Pablo Kulcar (pablokulcar@hotmail.com)

Cuando la capacidad cognitiva es mayor que la escala media, quizá produce rasgos de personalidad que tal vez no encajan con el estereotipo de ciudadano común. Ya sea en el campo científico o artístico, lo que vulgarmente llamamos “genios” presentan patrones de conducta diferentes a las demás personas. ¿Será condición para el mayor desarrollo intelectual un cierto grado de sensibilidad, o la percepción de alguna otra realidad acaso escondida a los ojos comunes? La pregunta surge cuando hablamos de pintores, escritores, actores y también científicos. Nikola Tesla es un caso paradigmático.

De Serbia al mundo

Nikola Tesla fue un verdadero genio, inventó y desarrolló ideas que estaban fuera de su tiempo, pero tuvo ese agregado alucinatorio que lo perfiló como uno de tantos “genios locos”. Sus alucinaciones fueron plasmadas en sus cuadernos, donde señaló a los extraterrestres  como la verdadera fuente de su saber.

Fue un físico de origen serbio que vivió en los Estados Unidos. Estudió en universidades europeas y luego adquirió gran experiencia trabajando en industrias eléctricas en París. En 1884 emigró a Norteamérica y allí trabajó directamente para el talentoso Thomas A. Edison, quien desarrolló el concepto de corriente eléctrica continua, mientras que Tesla desarrolló uno más económico que fue el de corriente alterna. Los dos sistemas eran un enorme descubrimiento para generar la corriente eléctrica que iluminaría el mundo, pero las diferencias técnicas entre uno y otro los enfrentó por años.

CC vs. CA

Sus discrepancias con Edison lo hicieron alejarse de éste y asociarse con George Westinghouse, quien compró las patentes de su motor y de un transformador que facilitaba la distribución de este tipo de corriente hacia los usuarios finales. De esta manera ganó el pleito, ya que su corriente eléctrica alterna era más barata de transportar y obtuvo contratos en empresas importantes.

Tesla fundó en Nueva York un laboratorio de investigaciones electrotécnicas, donde descubrió el principio del campo magnético rotatorio. Creó el primer motor eléctrico de inducción de corriente alterna, y un transformador de radiofrecuencia. Predijo la posibilidad de realizar comunicaciones inalámbricas con antelación a los estudios llevados a cabo por Marconi (radio). Pasó años trabajando en un sistema diseñado para transmitir de forma inalámbrica voces e imágenes en movimiento, convirtiéndose en un futurista y en el verdadero padre de la radio, el teléfono, los celulares y la televisión.

Cuadernos y notas

Nikola Tesla era un amante del conocimiento y de la lectura. Tenía infinidad de libros a los que se refería cuando hablaba. Guardaba sus propios manuscritos que eran ecuaciones físicas y explicaciones engorrosas sobre comportamientos de la electricidad. En los bordes del papel escribía comentarios muy cortos que a veces eran ilegibles. Uno de esos cuadernos hablaba de posibles alucinaciones místicas con vida extraterrestre con fecha de 6 días antes de su muerte, como si fuese un legado, una premisa a seguir, una guía práctica de desarrollo científico.

En él cuenta que fue abducido por seres extraterrestres y que justamente en ese episodio tuvo la idea de lo que luego sería la bombilla eléctrica. Agrega que dado tan misterioso acontecimiento dejó entre los papeles de su entonces patrón, Thomas Edison, sus bosquejos e ideas sobre el crucial invento, ya que no sabía cómo justificar el derrotero que lo había llevado hasta él. La historia nos dice que luego intentó remediar este hecho fortuito pero fue demasiado tarde y así comenzó lo que se llamó la “Batalla de las corrientes”. En ella peleó judicial y científicamente con Edison por la titularidad de su invento y por la comercialización de su desarrollo.

Encuentros cercanos del tercer tipo

Describió también que durante la visita de los seres intergalácticos fue sometido a descargas eléctricas de variada intensidad. Mientras él sufría, los extraterrestres lo tocaban. En ese momento desprendían una luz de sus cabezas ovaladas que variaba de intensidad según la potencia de las descargas eléctricas que le suministraban, lo cual demostraba el origen de su descubrimiento más importante. Explicaba que el desarrollo de esa idea le hubiera llevado muchos años. Según Tesla, Edison tenía  conocimientos pero no la imaginación necesaria como para inventar  la finalmente llamada bombilla eléctrica. Los dibujos que él mismo desarrolló tenían como como fuente ese encuentro con los seres de cabeza iluminada.

tags

En un apunte del cuaderno dibujó líneas paralelas que separaban tres niveles, uno sobre el otro, y todos envolvían al planeta Tierra. Según Tesla eran estados diferentes de la materia y del espacio donde la energía se comportaba de forma también diferente. Cuenta cómo, después de muchas investigaciones, dio con la ecuación que permitía desarrollar un programa capaz de modificar las condiciones de la ionosfera para favorecer, en un principio, las telecomunicaciones. Pero fatalmente pensó que no obtendría fondos para el desarrollo de estas  ideas y las cedió a familias importantes, como los Bush y los Rockefeller. Éstas pensaban diferente: pretendían modificar el clima para controlar así la economía.

En otra parte describe como sobrevivió milagrosamente a un viaje en un objeto volador donde fue recluido por los extraterrestres. Describe cómo, al llegar a la ionosfera vio que el objeto en el que volaba atraía la energía del exterior hacia el aparato. Le pareció ver a otros que hacían lo mismo; pero mientras se perdían en el espacio, alejándose, ellos regresaban a la Tierra. Tesla escribe seguidamente que todo el trabajo que realizó, más tarde, sobre fuentes y trasmisores de electricidad fueron inspirados por este acontecimiento.

Un genio más allá del delirio

Los resultados de los estudios científicos de Tesla están ahí, son reales. Tesla fue objeto de duras críticas por sus alusiones a la vida extraterrestre y vitoreado como hombre de ciencia, pero hoy podemos aseverar que en su propia mente las dos ideas se generaban al mismo tiempo. Conformaron una secuencia como la misma corriente alterna de la que era su mentor. No habría bombilla ni electricidad sin la idea de seres extraterrestres brillándoles la cabeza. Nadie entendió nunca que estas dos facetas fueran inseparables, sin una no habría existido la otra.

Se pueden hacer interpretaciones médicas de lo que parecerían ser alucinaciones, pero no es posible negar que fueron motivadoras de realidades y certezas muy conducentes para la ciencia y que marcaron a Tesla como un genio. Algo en los genios actúa con la fuerza y las características de una corriente eléctrica que de forma a veces “continua” y a veces “alterna”expande  el conocimiento inalterablemente y, por suerte, todavía no conoce límites.

¿Te gusta? Compartilo

1 comentario en “Nikola Tesla, ¿genio, o sólo un aprendiz de extraterrestres?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *