Murciélagos, en la pandemia el cine se reinventa y ayuda

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos Murciélagos es una serie de cortos con un objetivo solidario. Hecha a distancia por el aislamiento, es pionera en la nueva forma de hacer cine.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Por Gastón Dufour (gad68@hotmail.com)

Animados por la necesidad y el gusto de crear, y por la posibilidad de ayudar a quienes más lo necesitan en este contexto de pandemia, nueve directores de cine y 12 actores se sumaron a ‘Murciélagos’, una propuesta de Bárbara Factorovich y Baltazar Tokman. Se trata de una serie de cortos unidos en tres partes -inicio, desarrollo y desenlace-, por un guión creado y consensuado junto a Virginia Martínez.

Lo realizaron la productora Masses Content y la agencia Alegría, en colaboración con Amnistía Internacional, bajo la supervisión tanto de Factorovich como de Tokman. Él es el coordinador general y dirigió una de las historias que integran ‘Murciélagos’.

Todo el proyecto se elaboró a distancia y los involucrados donaron su trabajo para colaborar. Entre el elenco se encuentran Oscar Martinez, Luis Ziembrowski, Carlos Belloso, Juan Pablo Geretto, Marcelo D’Andrea y Azul Lombardía.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Amnistía Internacional AR (@amnistiaar) el

“Queremos emular en más de un sentido la experiencia cinematográfica, y la gente va a poder donar, aunque sea algo simbólico”, explica Tokman. El estreno se realizará en una sala de cine virtual, y todo lo recaudado se donará al Banco de Alimentos a través de Amnistía Internacional.

Hacer cine en cuarentena

Todo surge a partir de la situación de la cuarentena, cuenta Tokman. A él lo contactó Luigi Ghidotti, Director General Creativo de Alegría. Él ya conocía su trabajo, y lo invitó a realizar una película dirigida a distancia.

“Su agencia siempre se ha dedicado a temas de comunicación social y solidaridad, y vimos que también podíamos juntar voluntades para ayudar a quienes más lo necesitan. Y como artistas y realizadores poder decir: ‘si hay algo que nos pone un freno, bueno, hagamos como los murciélagos, cuyos radares les permiten seguir volando’. Y de ahí viene un poco el título”, relata Tokman.

La idea, entonces, es avanzar en un nuevo modo de producir y dirigir, ya no solamente filmándose de cara a la cámara de manera individual. Ahora, la propuesta es pensar desde el principio un proyecto producido, registrado y dirigido a distancia.

Todo esto se desarrolla “a partir de la posibilidad que nos da la comunicación. Desde la época de YouTube que vengo trabajando en mis obras, y entendiendo que existen modelos de producción diferentes”, explica Tokman; y agrega: “la humanidad aporta teléfonos con altos estándares técnicos de cámaras en sus bolsillos y eso es un cambio enorme”.

“No solamente dirigimos a los actores, también dirigimos la luz y la puesta. De eso se trata este experimento. Ya terminamos todos los rodajes, estamos con algunos cortos editados y otros en pleno proceso de montaje. Ahora tenemos que hacer una mezcla, un poco de color, así que calculamos estrenar a mediados de junio por una plataforma de streaming”, amplía Tokman.

Aprender desde cero

Otro de los protagonistas de esta experiencia es el director Hernán Guerschuny, quien recientemente ha estrenado la serie Casi feliz, protagonizada por Sebastián Wainraich y Natalie Pérez, a través de Netflix. Él fue convocado apenas comenzó la cuarentena por Factorovich y Tokman, a quienes conocía hace tiempo.

“Me llegaron los guiones, y me tocó uno que me gustó inmediatamente. Le agregué mis pequeños aportes, y comenzamos a pensar en quiénes podían protagonizarlo. Pensamos que Carlos Belloso y Moro Anghileri eran perfectos para este corto. Narra una historia de amor un poco solapada entre una chica que vive sola y tiene problemas con la bacha porque se le tapa, y un plomero/ferretero que trata de guiarla en forma remota. En sus soledades empieza a tejerse una posible relación… o no”, cuenta Guerschuny.

tags
Escenas de ‘Murciélagos’.

Para los directores, el desarrollo del proyecto supuso todo un aprendizaje. «Tuvimos que aprender sobre la marcha a dirigir a los actores a través de Zoom, ver la manera de que se filmen a sí mismos; cómo hacer la puesta de cámara, cómo trabajar con la estética del chat y cómo esta se diferencia con una cámara de las que habitualmente se usan en rodaje. Fue difícil al principio pero la pasamos muy bien, y ahora estamos en pleno montaje», cuenta Guerschuny.

El desafío de actuar y dirigir

Otra de las participantes en la dirección de uno de los segmentos de ‘Murciélagos’ fue la directora teatral y cinematográfica Azul Lombardía, creadora de Dóberman, tanto en su versión original como en la pantalla grande. A ella también la convocó Tokman. Se conocían desde antes y tenían un proyecto común que se frenó por la pandemia.

“Al principio pensé que me invitaba a dirigir a alguien más, pero me propuso que yo misma lo protagonizara, cuenta. Su corto representa a una mujer que está sola en el último momento de su embarazo. “Me dio la opción de dirigirlo y hacerlo a distancia. Me resultó mucho más cómodo ser yo quien le pusiera el cuerpo, expresa Lombardía.

“Cuando me mandó el guion me pareció divertida la situación de esta mujer que elige nombres para su futuro bebé y lo que hice fue intervenirlo bastante, hacer propuestas que le envié a Baltazar (Tokman), contándole algunas de mis ideas y a él le pareció que estaba bien”, agrega.

“Fue un desafío total, un proceso totalmente distinto. Fui cotejando con Connie Martín, quien desde París hacía la supervisión de fotografía y planos. Mi marido manejó el dron de los planos que tiene el corto. Luego apareció el desafío de los archivos, del envío del material”, reflexiona.

Para la edición, Lombardía trabajó con Vanesa Ferrario, con quien considera que “hubo mucha libertad”. “Nos divertimos, tuvo mucho trabajo de edición porque fue bastante lúdico. Fui haciéndolo de a ratos, encontrando música. Además, tenía la posibilidad de rehacer tomas, ya que tenía una sola locación a la que no tenía que volver ni pensar en cuestiones de logística. Dependía de mí misma, algo que en un rodaje normal sucede más difícilmente. Fue muy disfrutable”.

Se aguarda pronto un tráiler de ‘Murciélagos’ para aliviar las ansias de la espera de este proyecto que tiene el potencial de ayudar a las personas que lo necesitan en este contexto complejo, pero también de dar el puntapié inicial para una nueva forma de hacer cine.

¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *