tags

Imagen promocional de ´Mitomanía', nueva serie francesa de Netflix.

‘Mitomanía’, recurrir a la mentira para llamar la atención

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos Serie francesa elaborada para Netflix, ‘Mitomanía’ llama a la reflexión acerca del uso de la mentira como medio para conseguir afecto.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Por Bárbara Guerschman (barbara.guerschman@gmail.com)

En todas las culturas hay cuestiones sobre las cuales no se puede hacer chistes o, al menos, éstos no son bien recibidos. Uno de estas cuestiones es el cáncer, cruel enfermedad ocasionada por el crecimiento descontrolado de determinadas células del organismo, al modificarse el material genético de las mismas.

La serie francesa ‘Mitomanía’, que puede verse en la plataforma de streaming Netflix, no trata acerca de chistes sobre el cáncer, ni sobre la enfermedad en sí misma, sino de cómo una mujer llamada Elvira Giannini (interpretada por Marina Hands), miente a su familia acerca de un pronóstico de cáncer de mama, y lo hace para llamar la atención de su familia.

Trailer de ‘Mitomanía’

En su casa situada en un suburbio, Elvira experimenta diariamente el desdén de su marido fotógrafo quien mantiene un romance con una farmacéutica, mientras sus tres hijos recurren a ella cuando necesitan favores como plancharles una camisa u obtener dinero. En su anodino trabajo en una compañía de seguros, Elvira es maltratada verbalmente por su jefe. Un panorama desolador.

Los miedos modernos

En 1995, el historiador medievalista francés Georges Duby publicó el libro ‘Año 1000. Año 2000. La huella de nuestros miedos’, en el cual realiza una comparación, teniendo en cuenta las analogías y diferencias entre los miedos que asolaban a los hombres en la edad media y los que nos atomentan en la actualidad. Mientras que en el año 1000 se temía a las pestes, las hambrunas, el fin del mundo y las invasiones de los bárbaros, en los 2000 aún se rechaza a los extranjeros y se teme a las catástrofes ecológicas y ambientales.

También asusta el cáncer, ese descontrol de las células pasible de suceder en cualquier momento. Más allá de los indudables avances científicos en los tratamientos y estudios para la prevención, este conjunto de patologías todavía genera un halo de temor debido a su imprevisibilidad. 

La palabra cáncer proviene, según el doctor en Medicina Oswaldo Salaverry, del griego karkinos que, a su vez, significa cangrejo. En relación a este origen etimológico, en los escritos hipocráticos se hallaron referencias a unas lesiones ulcerosas crónicas que, aumentando su tamaño sin control, semejaban las patas de un crustáceo.

En lo que respecta al de mama, es el tipo de cáncer más común diagnosticado en mujeres en EE.UU. En Argentina, este tipo de cáncer representó en 2018 el 17% de los tumores malignos y un tercio de los cánceres femeninos.

tags
En la ficción de ‘Mitomanía’, la familia de Elvira queda golpeada por
el impacto causado por la palabra cáncer.

‘Mitomanía’ y una mujer desesperada

Al inicio de la serie, Elvira se realiza una mamografía y si bien obtiene un resultado benigno, a su familia le dice lo contrario, es decir que tiene cáncer. Como resultado, la indiferencia y el destrato se convierten en atenta consideración y estado de unión familiar. La mentira eventualmente termina develándose provocando desconsuelo y rabia.

Al ser confrontada en la mesa de la cocina, la principal pregunta es: “¿Por qué lo hiciste?”. Y sus respuestas no dejan contento a nadie, siendo expulsada del hogar. Finalmente, con el cáncer no se hacen chistes ni tampoco se miente, debido al profundo temor que provoca. De hecho, se denomina cancerofobia al miedo y malestar irracional y sostenido a tener cáncer o que reaparezca un tumor, tras haber sido curado.

En la ficción de ‘Mitomanía’, lo que genera el miedo es que la madre, a quien sus hijos inicialmente recurrían para las labores domésticas, puede irse de este mundo. Antes distraído con los mensajes de su amante, el marido luego abunda en gestos románticos a su esposa. 

Es evidente que, ante un escenario de invisibilidad por parte de su familia, Elvira recurre a la mentira como un acto de desesperación. Respecto del trabajo doméstico realizado por la mujer, la investigadora Aimeé Vega Montiel lo define, en su trabajo publicado en el año 2007, como un conjunto de actividades realizadas en la esfera doméstica destinada a la satisfacción de los miembros de una familia.

A lo largo de la historia, fue la mujer la principal encargada la gestión del hogar. Es un trabajo no remunerado, escasamente cualificado socialmente y excluido de la esfera mercantil. No sorprende entonces la frustración del principal personaje de la serie.

Engañadores engañados

La serie ‘Mitomanía’ trata acerca de las vicisitudes de la ética, los juicios del deber ser, de lo bueno y lo malo, de los fenómenos morales finalmente. La mentira de Elvira es objetada no sólo por el acto de engaño en sí mismo sino por implicar al cangrejo que provoca un temor certero.

Pero también pueden ser objetable como un engaño la aventura que el marido de Elvira sostiene con su amante o el destrato filial. Finalmente, la tensión latente en los seis capítulos recae en la desesperada pretensión de buscar atención en el propio hogar. Algo que parece ser obvio y no lo es.

[Total: 2   Promedio: 5/5]
¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *