Mirada profesional sobre los efectos psicológicos de la pandemia

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos La Licenciada Natalia Mendonça traza una mirada profesional y profunda sobre los efectos psicológicos de la pandemia de coronavirus y sobre lo que vendrá.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 4 minutos
https://www.youtube.com/watch?v=DKmEd_vkO8M

Por Luján Gassmann (lujangtv@gmail.com)

2020 ha sido muy particular, totalmente distinto, que ha sorprendido y transformado a la sociedad. El virus COVID-19, que cobró un protagonismo particular tras propagarse por todo el planeta desde China, y obligó al mundo a adaptarse a una nueva realidad, obliga a recurrir a una mirada profesional. Diciembre propone el balance característico de cada fin de año, y esta vez es diferente porque muchos de los objetivos o metas que las personas se habían planteado no los han podido cumplir como consecuencia de la pandemia.

Nadie contaba con un caso extremo semejante, y mucho menos con una cuarentena tan extensa. El coronavirus provocó el aislamiento y el distanciamiento, y atrajo preocupación y dolor. Mientras que muchas personas optimizaron el tiempo, aprovecharon para estudiar, desarrollarse, emprender o hacer ejercicio, otras tantas quedaron engullidas por la crisis y les ha sido muy difícil dar con oportunidades dentro del caos.

tags
Licenciada Natalia Mendonça.

La licenciada Natalia Mendonça (Psicóloga UBA, MN 43119) y fundadora del Grupo Psicoanalítico del Oeste (GPO), en diálogo con El Café Diario, profundiza sobre las particularidades de este año que finaliza.  

Prueba de carácter

«Para algunos este evento resultó muy excesivo y los encontró en una situación particular que no pueden explicar, pensar, entender; en esos casos podemos decir que ha sido traumático», asegura Mendonça. «La pandemia nos confronta con nuestra vulnerabilidad porque nos ha hecho comprender que podemos morir, aunque a veces querramos olvidarnos de eso, y hemos tenido que enfrentarlo porque algunas personas estaban en mayor riesgo», agrega. 

Para la Licenciada Mendonça «el ser humano nace en un estado de indefensión y de desamparo, y sólo vivirá si hay otra persona que lo cuide y lo ame, es decir, si no queda aislado física y/o emocionalmente. Esa vivencia produce una huella para siempre. La pandemia ha puesto en juego estos estados mencionados y la manera en que nos ayudaron a vivir«.

Existe la particularidad, para Mendonça de que «muchas personas regresaron a situaciones pasadas. Cuando hubo eventos traumáticos anteriores, el presente los revivió, y en otros casos, las vivencias con logros y aprendizaje sirvieron de soporte para enfrentar el contexto actual».

tags
La pandemia que obligó al aislamiento.

La analogía de las matrioshkas

Las matrioshkas, muñecas rusas que en su interior llevan otras varias, ofrecen una analogía con la psiquis. Una situación traumática puede desacoplar la corteza protectora al punto de exponer las vulnerabilidades ocultas. La angustia será mayor porque la indefensión y el desamparo están a flor de piel. La muñeca grande ya no puede cobijar a las más pequeñas.

La Licenciada analiza que «se incrementen los padecimientos que cada persona tenía, aún los olvidados. Entonces suceden situaciones que provocan desde angustia hasta efectos de mayor gravedad, y en el mismo nivel se van desestructurando las variables de tiempo y espacio, que son necesarias para ubicarse en la realidad para entenderla o negarla y para pensarla»

Se ha registrado un aumento considerable de consultas psicológicas, tanto en el ámbito privado como público. Entre las más habituales, enumera Natalia Mendonça «los estados de angustia, de ansiedad, los problemas de aprendizaje, el insomnio, el consumo excesivo de psicofármacos, la depresión, el desarrollo de las impulsiones, y un aumento de casos de alcoholismo y de drogas. También problemas en niños y adolescentes que evitan sus clases escolares online o no quieren salir de sus casas. E incluso se han dado casos de descompensaciones psicóticas, mayor cantidad de divorcios, así como de suicidios«. 

A medida que pasa el tiempo, el trauma se prolonga y es necesario buscar ayuda. A la pandemia por coronavirus se le suman también los problemas sociales y económicos, la falta de trabajo y la pobreza heredadas de los últimos años. Y los síntomas aquejan también al personal esencial, es decir, aquellas personas que mantienen sus puesto de trabajo, como el personal de Salud. Profesionales muy expuestos a la enfermedad de modo directo. Trabajadores que necesitan ser contenidos y cuidados para que puedan seguir cumpliendo con sus responsabilidades.

La búsqueda del placer en exceso

La licenciada Mendonça resume que al inicio de la pandemia «hemos visto un predominio de estados depresivos, y ahora vemos otro ciclo más del lado de la manía. Personas que buscan todo lo que pueda darles placer en exceso e inmediato aunque conlleve riesgos, para encontrar la posibilidad de negar la realidad. Por ejemplo, no resignar el placer de las fiestas multitudinarias en favor del cuidado personal y de otras personas. Se hace necesario aprender a tolerar y a buscar sustitutos. Tener mucha creatividad. Así también se crece».

tags
Existe un aumento considerable de consultas psicológicas en pandemia.

«Podemos atravesar las peores oscuridades y lograr efectos positivos mientras la noción de ‘sí mismo’ o lo que equivale a nuestra noción de identidad pueda permanecer estable o sin grandes cambios en los sostenes principales. Eso favorecerá a tolerar otros aspectos más móviles de nosotros, como por ejemplo, cuando nos adaptamos a situaciones distintas. La pandemia pasará en algún momento y después vendrán otros desafíos que supondrán aprendizajes propios y también para las generaciones más jóvenes», describe Mendonça.

«Esto lo vemos en algunas personas que han recurrido rápido a recuerdos de situaciones traumáticas viviedas junto a sus padres y /o abuelos y las formas en que las resolvieron, dejando en esas huellas familiares una guía y seguridad en sí mismos«, agrega.

La forma en que los seres humanos procesan cada situación los define. La historia marca, y 2020, en mayor o menor medida, deja grandes enseñanzas.

¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta