tags

El Ministerio de Educación de la Ciudad presiona por las clases presenciales

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

Por Inés Tiphaine (chinisst@gmail.com)

El Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires se ha reunido con los gremios docentes para definir el protocolo para retomar la presencialidad en las escuelas.  El objetivo principal es establecer las pautas y lineamientos que presentará el gobierno porteño para garantizar la vuelta a la presencialidad y atenuar el riesgo de contagio de COVID-19 entre los maestros y el alumnado.

La problemática de la vuelta de clases no sólo pasa por «volver a las escuelas» sino la pregunta es el «cómo se vuelve».  Así como en octubre se presentaron los protocolos para empezar a retomar la presencialidad en etapas, se debate la forma cómo y cuándo se debe retomar la vuelta a las clases. 

tags
Colonias de vacaciones, ¿prueba piloto?

María José Gutiérrez, docente y secretaria del nivel inicial de la Unión de Trabajadores (UTE) indica que «las escuelas del Gobierno de la Ciudad no están preparadas para un retorno seguro. Hace más de doce años que hay una disminución en el presupuesto educativo y eso se ve reflejado en los edificios escolares. Más allá de que en 2020, debido a la pandemia, no hubo inversiones de infraestructura que cumplieran con el protocolo de sanidad, hablamos de una ventilación cruzada, una  entrada de aire que circule, que haya una ventana como una puerta abierta en contra frente».

«Todavía es necesaria la distancia entre una persona y otra. Si en el aula hay treinta alumnos por grado, eso se hace imposible. Esto, sumado a la poca cantidad de auxiliares que hay en las escuelas, cuando en un momento de pandemia todo influye», agrega Gutiérrez.

Desde UTE, también abordan temas tan básicos como la limpieza, que es «fundamental», enfatiza María José Gutiérrez. «Tanto nosotros como la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) terminamos el año presentando un recurso de amparo porque el Gobierno de la Ciudad no mandaba alcohol en gel ni hacía llegar la señalización para el distanciamiento. Los termómetros que mandaban no funcionaban, y tampoco había personal adecuado para tomar la temperatura,  porque no puede hacerlo la directora, ya que no estaría cumplirendo su verdadero rol«. 

UTE reclama la presencia de sanitaristas

María José Gutiérrez agrega que «nosotros pedimos que se convoque un comité mixto para preparar la vuelta a la presencialidad. Somos los primeros que queremos una vuelta a la presencialidad y creemos que es necesario ese vínculo, porque es irremplazable pero en condiciones sanitarias. La vacuna es una de las primeras medidas, y el tema de la infraestructura es más complejo porque hay mucha desinversión. No lo decimos nosotros, lo dicen los médicos sanitaristas. Creemos que tenemos que volver con las condiciones adecuadas porque justamente enseñamos a cuidarnos y cuidar al otro»

«Lo que está planteando la Provincia es algo mixto, para eso se necesita inversión. También se han elevado recursos de amparo para que se entreguen computadoras, tanto a los docentes como a los niños. Sería una solución posible. Plantear un tema de obligatoriedad a las familias generó mucho enojo a la comunidad educativa: que te obliguen en medio de una pandemia a que tus hijos vayan a la escuela junto a 29 personas más en un grado, y saliendo a un recreo a juntarse con otras personas, es exponer a las familias. Si esto no se hace de manera cuidada, se nos mueren los abuelos, porque muchos de los casos los niños van a sus escuelas y quedan después al cuidado de sus abuelos, con los cuales muchos conviven mientras sus padres siguen trabajando», detalla. 

El colectivo ‘Familias por el Retorno Seguro a las Escuelas’ reunió a más de 400 familias a través de una comunicación por videollamada en alerta por la decisión inconsulta y arbitraria de la vuelta a la presencialidad en las escuelas. 

Durante el encuentro participaron la Doctora Gabriela Pirovano, Infectóloga, del Hospital Muñiz, la doctora Gabriela Dueñas, especialista en Psicología y Educación, un grupo de abogados, familias y docentes.  La Dra. Pirovano recordaba que los protocolos, incluso cuando parecen adecuados en modelos teóricos, no se mantienen en el tiempo, lo cual afecta, en especial, a la dinámica de las escuelas. 

tags
Expectativa y realidad del regreso a las clases presenciales.

El colectivo exige al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires una respuesta de cómo va funcionar el protocolo.  Uno de los puntos importantes es que se garantice la ampliación de la planta docente para asegurar grupos reducidos y un sistema mixto, con lo que se pueda garantizar el distanciamiento.  

La CABA propone un regreso escalonado

El protocolo planteado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires refiere a etapas que seguirán, primero el nivel inicial, luego nivel primario y después el nivel secundario, para que no haya tantos alumnos en la escuela. Pero se tienen que definir las ‘aulas burbuja’ y cuántos chicos deben estar en el aula para poder respetar el distanciamiento que plantea el protocolo.

Verónica Santorum, docente del nivel inicial y Psicóloga que trabaja en la modalidad de Educación Especial, puntualiza que «se puede pensar en una modalidad mixta; nosotros trabajamos en jardines integrados, por ejemplo, los alumnos de sala de cuatro que ingresan por primera vez, no conocen la escuela. Entonces se debe pensar en separarlos para que puedan tener el proceso de adaptación con la escuela. En el primer mes de adaptación, el docente pone el cuerpo. Es fundamental en el nivel inicial. Eso va ser muy difícil en el jardín, va ser muy difícil tanto para los alumnos como para las familias.  Lo que se ha de plantear son burbujas de diez o quince alumnos, y no todo el horario. Cuando son tan chicos, no se quedan más de una hora en el jardín»

«En la modalidad especial -completa Santorumestamos más complicados. Yo trabajo con patologías graves, autismo, psicosis, ahí es necesario trabajar con el cuerpo. El cuerpo es el determinante para estas patologías, se va a tener que pensar cómo trabajar en esas escuelas especiales donde el docente es fundamental para la construcción de ese cuerpo con el otro».

Infraestructura, personal y transporte

El protocolo tiene que considerar el tema del transporte público para que no colapse. Hay docentes que trabajan en varias escuelas y se debe pensar en la posibilidad del contagio en esos casos. La comunidad educativa muestra preocupación frente a la vuelta de las clases porque el protocolo que presenta el Gobierno de la Ciudad tiene muchas inconsistencias en cuanto a los cuidados sanitarios y a cómo se van a resolver.

tags
La vuelta a las escuelas, envuelta en protocolos y déficits.

Valeria Añon, docente que además forma parte del colectivoFamilias por el retorno seguro, cree que «en la mayoría de los casos las aulas no están preparadas, y las condiciones no están garantizadas de ninguna manera en la CABA. Mucho menos, para comenzar en menos de un mes. Con un promedio de 1.000 contagios diarios en enero, pleno verano, y una enorme circulación viral comunitaria en todo el país, entendemos que es muy riesgoso  proponer un retorno a las escuelas presencial como sea y obligatorio, sin haber tomado medidas mínimas siquiera para cuidar a la comunidad educativa».

Añón además agrega que «el constante desfinanciamiento y ataque a la Educación Pública que se ha llevado a cabo desde el Gobierno de la Ciudad en los últimos 14 años redunda en un abandono de las escuelas públicas: aulas container; aulas sin ventilación, carentes de ventanas, ventiladores y calefacción, con espacio insuficiente para los alumnos; baños insuficientes o mal mantenidos en varios casos, falta incluso de agua potable y establecimientos sin patios abiertos ni techados, entre otras carencias»

Verónica Santorum acredita que «no es lo mismo recorrer una escuela como plantea el Ministerio; las escuelas se viven, no se recorren. Una escuela hay que vivirla».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *