tags

‘Milongueado’, el nuevo disco de Octavio Caruso, en El Café Diario

Tiempo estimado de lectura: 7 minutos El talentoso Octavio Caruso presenta ‘Milongueado’ y lo degustamos en exclusiva en El Café Diario. Entrevista con el artista, y su hoja de ruta.

Tiempo estimado de lectura: 7 minutos

Por Alejandra Palazzo (alepalazzo@hotmail.com)
Fotos: Juan Ignacio Coda (Paragrama comunicaciones)

Octavio Caruso, guitarrista, compositor y arreglador, presenta ‘Milongueado’, su primer disco como solista instrumental, con un variado repertorio de grandes músicos. El Café Diario dialogó con él para conocer sus sensaciones, sus metas, sus motivaciones y las razones por las cuales su carrera como artista continúa en ascenso.

¿Qué influencias desplegaron su experiencia musical y cómo ha sido su aprendizaje?

De chiquito veía guitarras en la casa de mi tío y de sólo verlas, se despertaba mi curiosidad. La sensación de ver una guitarra era como la estar frente a un juguete atractivo. De todas formas, mis padres siempre me incentivaron para que todo eso suceda. Mi papá es astrólogo y veía en mi carta natal una marcada tendencia hacia lo artístico; cuando tenía 10 años me mandaron al Colegium Musicum de la calle Libertad, casualmente a la vuelta de donde vivo ahora, aunque ya no está dicha escuela. Ya en la adolescencia, estudié con profesores que estaban por la zona. Y desde ahí, no paré.

Creo que el entorno y el empuje familiar han sido la mayor influencia para mi despegue. La música que sonaba por entonces en mi casa era mayormente sinfonías de Beethoven, jazz tradicional, del tipo Benny Goodman; se escuchaba también tango variado, en especial Piazzolla.

Después, escuché de todo: desde Roxette, Queen, Guns and Roses. El primer casete que me compré fue una versión pirata de ‘Canción animal’, de Soda Stereo. Por aquel tiempo encargabas tal disco y te lo grababan con la carátula en blanco y negro. Escuché a Charly García, a Fito Páez y toda esa oleada me empapó de lleno, junto con ‘El Flaco’ Luis Spinetta y Astor Piazzolla.

tags
Octavio Caruso.

En cuanto al aprendizaje, cuando terminé el colegio me dediqué a estudiar en el conservatorio para hacer una carrera con la música. Me considero un músico de conservatorio, pero con formación autodidacta; la experiencia de tocar en bares, solo o con grupos, también me formó. No creo tener un estilo definido, creo que soy sensible a muchos estilos que comulgan en algo más parecido a la libertad de expresión creativa.

Sensible a múltiples estilos, como bien dice, acompañó a músicos como Alisa Kaufman, Tony Moliterni y varios más, en diferentes géneros. ¿Qué siente que le aportaron y cómo trabaja sus arreglos en los temas con los que participa?

Principalmente me aportaron experiencia, profesionalidad y poder desarrollar justamente esto que comentaba antes, el poder expandirme en diversos estilos. Con respecto a Moliterni y Suldivano, que era la banda por entonces, hacía un lenguaje musical del estilo de Frank Zappa y Astor Piazzolla: todo orquestado, mucha lectura de partituras, solo de guitarra eléctrica; muchos músicos en escena, teatros grandes; tocar y relacionarme con músicos que aprecio como Ricardo Mollo, Andrea Prodan y Javier Malosetti, entre otros,

El trabajo con Alisa Kaufman fue algo distinto. Después de dejar la banda de Moliterni me dediqué a tocar con la guitarra sola instrumental. Venía de tocar en el Festival Guitarras del Mundo y fue un trabajo más relacionado con producir, grabar sus discos, desarrollar los arreglos de guitarra, probar sonidos con efectos, charango, guitarras de todo tipo y poder improvisar de forma abierta, buscando sonoridades nuevas.

Piazzolla en la mente

¿Cómo llega a decidir la grabación de un primer disco como ‘Milongueado’?

Milongueado’, editado por Epsa Music y Ojota Producciones, es el resumen de varias experiencias e intentos anteriores de grabaciones de discos que por una u otra razón no se concretaron, pero fueron antesala. Ya en otra época había explorado arreglos de guitarra en tango y milonga, con toques contemporáneos. Algo de eso quedó registrado en la red Soundcloud. En ‘Milongueado’ pude confluir con todas esas músicas que me gustan, de autores que admiro. En el disco hay temas de Snajer, Piazzolla, Quique Sinesi, Towner, entre otros.

tags
El artista en acción. Octavio Caruso presenta ‘Milongueado’ en El Café Diario.

¿Qué le llevó a elegirlos para el repertorio de este disco?

‘Milongueado’ coincidió también en la búsqueda de un repertorio que me gustase para dar mi tesina de graduación en la Universidad Nacional de las Artes. La idea era concretar un disco que resumiera la música (estilos), actividad musical (intérprete, compositor, arreglador) y guitarristas de excelencia.

Si hablamos de tango y/o guitarra clásica, hablamos de Piazzolla, Quique Sinesi; o Ralph Towner, el eslabón entre el jazz y la guitarra clásica. Ernesto Snajer y Quique Sinesi, la fusion entre el tango, la guitarra criolla y la improvisación como en el jazz. Y una composición mía, como una declaración de sacarse los prejuicios ante los ya mencionados compositores. Termino con un tema del guitarrista de Sting, La boca, de Dominic Miller. En todo el disco está esa estética de música moderna para guitarra, empezando de menor a mayor, desarrollos complejos y minimalistas, con todas las posibilidades que un solo instrumento puede dar. Es un repertorio intenso, dinámico en un disco de 25 minutos de duración, ideal para los tiempos que corren, donde no hay tiempo.

Se recibió de Licenciado en Música en la UNA con una tesis sobre Piazzolla. ¿Qué le llevó a elegir a Astor y qué destaca de lo que desarrolló en su tesis de graduación?

Astor Piazzolla fue el que me introdujo al tango en mis comienzos con el estilo. Siempre me atraía. Tal vez porque me sonaba moderno, o quizá porque mi papá lo escuchaba en mi casa y me remitía al jazz. Siempre me interesó la guitarra eléctrica en el tango, la improvisación y los compositores de guitarra, pocos divulgados como Máximo Pujol, Sebastián Zambrana, Ernesto Snajer. La obra de Astor misma para guitarra, que popularmente se toca poco, y me atrevería a decir que se toca más afuera que en nuestro propio país. Y otro compositor poco conocido, aunque más reconocido como “virtuoso”, que fue ‘Cacho’ Tirao.

Con todo ese material realicé mi tesina “La influencia de Astor Piazzolla en la guitarra” , un análisis histórico y estético de la guitarra en el tango, con una mirada evolutiva en el instrumento y en el estilo, acompañado de un concierto solista en guitarra y con el Ensamble de Tango la U.N.A., dirigido por Bernardo Monk y del cual formo también parte. Un concierto disponible en YouTube, para que se pueda apreciar el trabajo realizado.

https://www.youtube.com/watch?v=UD2gZ67eXiA

 

La difusión en la era techy

En su disco aparece una mixtura de guitarras clásicas y modernas, con efectos que le dan una característica especial a los temas. ¿Ayuda la tecnología al juego de encontrar un sonido más creativo?

¡Si! Totalmente. Estudiar los caminos de la guitarra en el diapasón es algo que lleva toda la vida, como también encerrarse horas a probar efectos de guitarras para darles cierta expresión, o encontrar algo que la canción necesite. También es interesante escuchar un efecto en cierta canción , por ejemplo, al estilo ‘U2’ e investigar cómo se logra. La tecnología está para que la explotemos. En mi disco me hubiese gustado meter más efectos pero no hubo tiempo, las posibilidades son infinitas.

Tocó en el Centro Cultural Kirchner, en la Usina del Arte, y viene de presentar el disco en Córdoba y San Luis. ¿Cómo recibe el público un disco de este estilo?

La recepción en vivo en San Luis y Córdoba fue espectacular. En noviembre seguiré por el Noroeste, en Jujuy. Yo me la paso tocando en Buenos Aires, que es donde vivo, pero me gusta poder expandirme a territorios menos conocidos e intercambiar aprendizajes. Vivir en una ciudad tan grande y multicultural me dio la ventaja de muchas cosas y quiero devolver un poco de eso. Todavía estoy explorando el disco, no sabría decir donde lo recibieron mejor, pero conocí mucha gente agradecida por haber ido a tocar a sus ciudades, como en Los Hornillos, en Traslasierra, y Córdoba capital, por ejemplo.

Da clases como docente, hace arreglos para otros músicos y toca lo suyo. ¿Cómo se combinan en su vida la enseñanza y el trabajo?

Con una agenda flexible y cero estrés en los dos ámbitos, tanto en la docencia como en la parte artística. Tengo dos estudios en los que dicto las clases particulares, y mis proyectos de conciertos y trabajos con otros los hago inmerso en una relación de confianza, desde la que puedo brindar un trabajo acorde a lo que el artista necesita.

Su disco editado por Epsa está en Spotify. ¿Qué piensa sobre esta nueva forma de difusión online y cómo ve el trabajo de los músicos en Argentina?

A veces me he preguntado ¿para qué grabamos discos? Pero es obvio que la gente no para de producir y grabar. Hay muchísimo material por todos lados y Argentina es un lugar muy próspero en cultura y artistas. Hay una necesidad evidentemente.

Las formas de escuchar música, las plataformas o dispositivos están cambiando y todavía hay diferencias generacionales donde no se concibe un disco sin el físico redondo. El negocio no cambió, sólo se moderniza ganando con mayor diferencia los sellos discográficos, aunque el artista siempre pone todo. No obstante, los sellos independientes todavía sobreviven. Me parece que le deberían dar más al artista, mejorar la difusión y el apoyo, algo que es muy necesario y no se hace. Las redes son burbujas que también se adaptan a logaritmos, algoritmos. Lleva mucho tiempo expandirse, salir de ellas.

Con respecto al trabajo del músico en Argentina, muchos vivimos dando clases y tocando para otros. Mi música no es muy comercial que digamos y nunca me dediqué a que eso ocurriera, pero estamos viviendo una era en la que ya el rock no es comercial, por lo cual, tampoco hay tanto trabajo ahí, es bastante complejo el tema. Son pocos los que pueden vivir tocando y a veces depende del contexto histórico y el país en el que uno viva.

¿Cuándo presenta ‘Milongueado’ en Buenos Aires?

El domingo 1 de Diciembre en Circe, Av.Córdoba 4335 a las 21hs. Va a ser un evento especial ya que vendrán una banda de amigos que me estarán acompañando y será la única presentación del disco en Buenos Aires.

¿Qué proyectos tiene para 2020?

Seguir presentando ‘Milongueado’ donde no haya podido. Está en planes el Sur de Argentina y algunos lugares de Latinoamérica que están interesados. También expandir el disco en directo, que se le sumen músicos y arreglos nuevos a los temas. Es algo que veo que hacen muchos de los músicos que me inspiran: reciclan el material para darle otro aire e insistir con la idea. También tengo material para otro disco que voy a estar produciendo. Un maestro mío me dijo hace unos meses que piense en 5 discos. Ya los tengo en mente.

[Total: 3    Average: 4/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *