Metrovías, en estado de shock

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos Sin competencia en la licitacxón por el subte y con apoyo político, Metrovías prepara la reducción drástica de su plantel de trabajadores. Pandemia e intereses.

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Por Roberto Martínez (roberto.elcafediario@gmail.com)

Miedo bajo la superficie. Es la sensación que recorre cada rincón, estación y túnel del subterráneo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Metrovías ha diseñado un esquema de reducción drástica de puestos de trabajo y cuando las paredes del laberinto hablan, dicen que en marzo una escabechina se llevará por delante a cientos de trabajadores. Esas mismas paredes cuentan que ya se ha terminado el primer monto destinado a pagar retiros y jubilaciones anticipadas. Quienes no se han acogido a la primera oferta de BRT (Benito Roggio Transporte), se sienten en peligro.

Una cuestión política

Al fracasar la licitación internacional que había para ceder el control de los subterráneos de la Ciudad (la última empresa que se retiró de la puja a causa de las trabas internas, los intereses cruzados y la burocracia sido la francesa Keolis), sólo ha quedado en carrera Metrovías, empresa de las tantas que maneja el Grupo Roggio.

tags

En la Legislatura de CABA, territorio controlado por los feligreses de Horacio Rodríguez Larreta y los residuos del macrismo, se ha dilatado a más no poder el debate para estatizar el servicio. La demora, mientras han sido presentados ya 5 proyectos de estatización, parece obedecer al interés político del oficialismo porteño de favorecer a Roggio, a quien aún después de discusiones y disputas, se lo considera un potencial socio estratégico con vistas a financiar la campaña para las elecciones presidenciales de 2023, en las que el propio Rodríguez Larreta ya se piensa como candidato de la coalición Juntos por el Cambio.

Recaudaciones miserables y futuro incierto

El personal de Metrovías, alrededor de 7.000 empleados, según ha podido saber El Café Diario, vive horas angustiantes. La pandemia por COVID-19 ha traído recaudaciones que no alcanzan para pagar ni medio salario. Una fuente de la empresa asegura que en la estación Carlos Pellegrini de la Línea B (Leandro N. Alem-Juan Manuel de Rosas), una de las cabeceras más importantes del servicio de subterráneos, cuesta que se superen los 15.000 pesos de recaudación, y que la carga de las tarjetas SUBE no suele sobrepasar los 20.000 pesos.

tags

La misma fuente revela que «el negocio de esta gente parece estar en los subsidios que reciben del Estado. El tema es que no se sabe qué hacen con esa plata, porque no hay mejoras ni invierten en las infraestructuras, y nosotros no paramos de perder poder adquisitivo. Ahora tenemos miedo porque filtran que va a haber despidos masivos de acá a en marzo de 2021″.

La fuente que dialoga con El Café Diario sobre lo que ocurre indica que «el argumento utilizado por Metrovías es que la quita de coparticipación al Gobierno de la Ciudad es lo que ha provocado que ahora fuercen la reducción del personal drásticamente. Es verdad que hay cosas que no pueden ser, como que en la Línea A (Plaza de Mayo-San Pedrito) haya un supervisor cada dos estaciones, cuando lo que debería haber es un supervisor por turno. Hay muchas cosas que se hacen mal, pero hay que tener cuidado con lo que se hablar porque ahí abajo no se puede confiar en nadie».

Recursos mal gestionados

La gestión de recursos durante la pandemia también es ruinosa a los ojos del interlocutor. «Siempre hay problemas con Metrodelegados, con la UTA, y cuando alguien tose una o dos veces y dice que le duele un poco la cabeza, ya lo licencian. El tema es que ahora no saben qué van a hacer con los trabajadores licenciados. Algunos de ells han cobrado y muy bien durante ocho meses sin haber ido a trabajar, y otros han cobrado el 50% de lo que les corresponde durante seis meses. Mientras tanto, el personal de reserva no alcanza».

tags

Lo que ocurre en las catacumbas de la Ciudad no es en absoluto diferente a lo que sucede en otros ámbitos. ¿Por qué debería de serlo cuando hablar de enriquecimiento ilícito, gestión ruinosa, clientelismo político, pago de favores, vista gorda, negociados con terrano públicos y sobreprecios para que pague el Estado, son temas recurrentes?

Son horas decisivas para el futuro de miles de familias, y de la red de subterráneos de Buenos Aires. Con la retirada de la competencia y el camino libre, allanado por la el oficialismo porteño en la Legislatura, habrá que ver qué decisiones toma el directorio de BRT para el futuro de Metrovías en el corto plazo.

Deja una respuesta