Mercedes Rosende

Mercedes Rosende

Mercedes Rosende: “La realidad es mucho menos creíble que la ficción”

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos Mercedes Rosende presenta ‘El miserere de los cocodrilos’, ficción y realidad con la que opta al ‘LiBeraturpreis 2019’ que premia la excelencia entre escritoras

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Por Lola López Quai (Lola.elcafediario@gmail.com)

Mercedes Rosende, reconocida escritora y guionista uruguaya, es autora de policiales negros. Escribió ‘Demasiados blues’, ‘La muerte tendrá tus ojos’, ‘Mujer equivocada’ y ‘El miserere de los cocodrilos’, su más reciente obra donde se mezclan la realidad y la ficción. Está nominada al ‘LiBeraturpreis 2019’, premio de literatura que fomenta la difusión de escritoras de América Latina, África, Asia, Turquía y el mundo árabe en Alemania. Sobre este y otros temas habló con El Café Diario.

¿Cuál es el espíritu del policial negro?

La denuncia, porque lo que no se anima a decir la prensa lo dice la novela de crímenes.

¿Por qué ocurre eso?

Porque la literatura, así como fue soporte del patriarcado y lo legitimó a lo largo de la historia, también puede ser una importante fuente de denuncia de la injusticia.

Lo que no puede faltar en el policial negro

¿En qué cambió el policial respecto de los clásicos del ’50?

Ya había cambiado un poco antes, en los ’40, cuando cruza el océano desde Europa y se instala en las calles sucias de Chicago y Los Ángeles. Se rompe con el investigador tradicional, refinado y deductivo, y se introduce la figura del tipo duro.

Pasamos del enigma misterioso a las golpizas callejeras…

Exacto, y ahí comienza la denuncia de una sociedad corrupta que opera detrás del delito, donde los que investigan ya no siempre son policías y, mucho menos, personajes infalibles. Es más, a veces son tan corruptos como los mismos investigados.

En la política se comenten más crímenes que en ninguna otra parte, y rara vez se los retrata en la ficción”

¿Qué no puede faltar en un policial negro?

Los estereotipos como el policía alcohólico y decepcionado, y la mujer bella e indefensa o la femme fatale, han dejado de funcionar. Hoy pueden ser personas comunes que, por alguna razón, se ven mezcladas con un delito. Mi personaje principal, Úrsula, es una mujer corriente que sale a la calle con un saquito por si refresca. Y una 38 por cualquier cosa.

¿Por qué se dedica a este género?

Nunca pensé hacerlo, escribí una novela, la primera, y alguien me dijo que era una novela negra. Yo fui la más sorprendida porque quería escribir una romántica, aunque hoy nadie lo crea…

Recorrido por lo más crudo

¿Considera que en el policial negro se muestra la condición humana?

Sí, es un recorrido por lo más crudo de la sociedad, y nos enfrenta a conceptos tan difíciles y abstractos como la justicia o la culpabilidad.

Y siempre en un ámbito de crimen…

Sí, pero a veces tenemos un concepto muy restringido del crimen y creemos que una novela “de crímenes” debe tener al menos un asesinato.

¿No es así?

No necesariamente, porque también es un crimen contaminar un país, endeudarlo y dejar a la gente sin trabajo. En la política se comenten más crímenes que en ninguna otra parte y rara vez se los retrata en la ficción. Habría que revisar nuestra noción de “crimen”.

El policial es un recorrido por lo más crudo de la sociedad, y nos enfrenta a conceptos tan difíciles y abstractos como la justicia o la culpabilidad”

El hecho de tener la profesión de escribana pública, ¿influye a la hora de escribir?

Escribo para ser otra persona. O sea, nunca escribo de mí misma, al menos no de manera consciente. Sin embargo, hay temas legales en mis historias que he podido plantear y resolver gracias a mi formación legal.

¿Alguna vez sintió que la realidad parece poco verosímil?

La realidad es siempre difícil de adaptar a la ficción…

¿Por qué?

Porque es mucho menos creíble.

[Total: 0    Average: 0/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *