Gato XXL

Gato XXL

Mascotas XXL

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos Con las nuevas formas de vida el sobrepeso de los animales domésticos se volvió moneda corriente. Cuáles son las formas más sanas de evitarlo

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Por Fernando Bersi

Hoy en día las mascotas se parecen tanto a sus dueños que están adquiriendo problemas hasta hace poco reservados exclusivamente a los humanos como alergias, estrés y, sobre todo, obesidad. En el mundo entero el número de animales domésticos con exceso de peso crece de forma exponencial.

Según el país en el que pongamos el ojo, este flagelo alcanza entre un 25% y un 56% de la población animal. El tope del ranking, como no podría ser de otra manera, lo encabeza Estados Unidos.

Allí, más de la mitad de los bichos que asisten a control veterinario echan tanta panza como sus dueños. El podio lo completan Reino Unido y México. En Argentina, los profesionales dicen que una de cada cuatro mascotas hace temblar la balanza.

Hay, claro, diferencias entre especies. Los gatos, por ejemplo, tienden a acumular más grasa que los perros. Pero ni siquiera conejos, cobayos y aves escapan a los kilitos de más.

Para los veterinarios, el animal tiene sobrepeso cuando su peso supera al ideal entre un 5% y un 20%. Si lo excede en un porcentaje mayor, ahí ya lo consideran obeso.

Ahora bien, sin ser un profesional, ¿uno puede darse cuenta si la mascota está entrada en carnes? Sí, fácilmente. La mascota en óptimo estado tiene el abdomen plano y firme, la cintura marcada y las costillas deben ser palpables al simple tacto.

tags
En Argentina, los profesionales dicen que una de cada cuatro mascotas tiene sobrepeso.

Igual que en los humanos, el sobrepeso es consecuencia de un desequilibrio entre el aporte calórico y el gasto energético. Entra más de lo que sale. En la época de las cavernas, los animales acompañaban a sus amos en las tareas de caza y pesca. No hace falta irnos muy atrás.

Hasta ayer nomás, los gatos se pasaban horas en las alturas saltando de techo en techo y los perros detrás de cada auto que se cruzara. Allá está el emblema de Tom y Jerry, animales que de tanto correr, jamás acumularon un gramo de grasa.

Hoy día las mascotas pisan poco la calle y viven en espacios cada vez más pequeños.

A la hora de sumar kilos, también influyen el sexo -las hembras tienden a engordan más-, la esterilización y la genética. Hay razas de perro que tienen tendencia fisiológica a la gordura –labrador, cocker, beagle, salchicha y basset-. Y entre los gatos, los persas e himalayos.

“En el caso de los gatos, que no suelen salir a pasear, es necesario invitarlos a jugar con pelotitas, ratitas de juguete o tapitas de gaseosa”, dice María del Carmen Martins, doctora veterinaria. Un dato.

Los animales que se crían con chicos o adultos que practican deportes tienen menos probabilidades de sufrir sobrepeso. En estos casos, la delgadez sería contagiosa.

A ciencia cierta, pocos conocen cuál es la ración de comida recomendada para cada mascota. Aún más, mucha gente permite que sean los propios animales los que se administren el alimento. No controlar la cantidad puede ser la punta del ovillo del problema.

El tipo de comida y la calidad también es determinante. La comida casera -con sobras incluidas-, los extras o premios -golosinas- y el alimento balanceado rico en grasas disfrazado con aromatizantes, empujan el incremento de peso.

Algunas veces, los dueños utilizan el alimento como compensatorio. Estarán muchas horas fuera de casa y por remordimiento le dejan comida como para pasar un invierno. Y el animal, aburrido come, come y come.

Las empresas de nutrición animal líderes y también las no tan líderes hace rato tomaron nota del fenómeno. No se la iban a perder. Ofrecen alimentos light (bajos en grasas), indoor especiales para animales sedentarios o de departamento (con aporte calórico moderado) y exclusivos para castrados.

Y con prescripción médica, para casos extremos, obesity (con muy reducido valor energético) y saciety (ayudan a producir sensación de saciedad).

Ahora bien, se preguntará, ¿tanta historia por unos kilos de más? Y sí. Desde hace mucho tiempo los especialistas sostienen que el sobrepeso tiene consecuencias negativas sobre las articulaciones.

Puede provocar artritis, artrosis y rotura de ligamentos, y favorece las enfermedades cardiovasculares, respiratorias, además de desórdenes metabólicos que pueden desembocar en diabetes. Por si fuera poco, los animales obesos corren mayor riesgo durante la anestesia y las cirugías.

tags
El sedentarismo afecta la salud de las mascotas.

Si a usted le gustan los bichos, quizá alguna vez oyó hablar de él. En 2012, Meow se convirtió en una fugaz celebridad al ser presentado como el gato más gordo del mundo. Con dos años este micifuz atigrado de ojos verdes pesaba 18 kilos.

Visitó programas de tele -estuvo en brazos de Hugh Grant y de Anderson Cooper-, fue tapa de las revistas más populares, y comidilla de toda reunión. Una anciana de 87 años no lo podía ni mantener ni mover. Lo había abandonado en un refugio de animales de Estados Unidos.

Un equipo de cuatro veterinarios logró que bajará en el primer mes un kilo. Pero al poco tiempo tuvo una complicación respiratoria. Los animales obesos necesitan hacer un esfuerzo extra para realizar cualquier actividad, desde alimentarse hasta levantar la pata para hacer pis. Meow falleció porque sus pulmones perdieron la batalla por respirar.

En los casos de obesidad mórbida surge un dilema. El animal debe descender de peso de forma urgente pero eso en sí ya es un gran problema. Lo ideal es un régimen en el que la mascota pierda de 0.5 a 2 kilos por mes. Una dieta más estricta es muy peligrosa.

Si tiene un 25% de sobrepeso se necesitan, dicen los veterinarios, al menos 3 meses de tratamiento. Acá, como sucede con las personas, las soluciones mágicas no son soluciones. “Es necesario un plan especial para cada mascota, siempre a base de una dieta equilibrada y ejercicios físicos”, sostiene Martins.

En fin, no queda otra. Todo dueño debe hacerse responsable de la comida, las golosinas y la gimnasia. Eso, por más que las mascotas nos muestren los dientes.

[Total: 0    Average: 0/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *