tags

María Florencia Blanco Esmoris: «Una casa te puede enfermar»

Tiempo estimado de lectura: 6 minutos

Por Bárbara Guerschman (barbara.guerschman@gmail.com)

Edición: Florencia Romeo (florenciaromeo06@gmail.com)

¿Alguna vez nos pusimos a reflexionar sobre las historias de nuestras casas? ¿Cuántos minutos nos dedicamos a indagar en nuestras trayectorias entre diferentes hogares?

La investigadora en Ciencias Sociales María Florencia Blanco Esmoris (IDAES – UNSAM) ha dedicado mucho tiempo a ello. Estos recorridos y trayectorias forman parte de su trabajo, en el cual reflexiona acerca de los ciclos vitales y las regeneraciones (renovaciones y resurgimientos) en las casas.

Y lo hace a partir de la reconstrucción de la experiencia de Luisa, una profesional residente en Morón Sur, primer cordón del conurbano bonaerense. 

tags
María Florencia Blanco Esmoris opina que el concepto de la casa para toda la vida ha perdido vigencia.

Los aportes de esta socióloga podrían haber orientado a Kathy Nicolo en la película ‘Casa de arena y niebla’ (2003 – Dir. Vadim Perelman), cuando estaba a punto de perder su casa de infancia (herencia de sus padres) tras sucesivas notas de desalojo por deudas impositivas.

Son preguntas que también se formulaba Massoud Amir Beharini, excoronel de las fuerzas armadas iraníes y flamante comprador de la propiedad en cuestión, que adquiere en una subasta municipal y a la que se traslada con su mujer e hijo.

Curadoras de la casa

Para estos personajes, las casas no son solo un cúmulo de ladrillos, sino que representan aspiraciones y proyectos. También, siempre de acuerdo a la mirada que propone Blanco Esmoris, son procesos en los cuales las mujeres ejercen un rol de curadoras.

En diálogo con El Café Diario, la investigadora señala que «la intención fue jugar y eso también lo trabajo en mi tesis doctoral. La idea es que la curaduría es un rol que se ejerce para la puesta en página de una casa donde se produce el diálogo entre distintos elementos».

¿En qué consiste esa curaduría?

La curaduría es una suerte de gestión de cuidados y estéticas. Con la pandemia, hoy en día intervienen cuestiones de higiene como la ventilación correcta de la casa. El curador tiene que tomar todas esas microdecisiones porque debe cuidar distintos aspectos de una casa.

tags
La casa es ese lugar sobre el que se toman múltiples decisiones, en todo momento.

¿Puede ser que las mujeres también ejerzan una curaduría respecto a la clasificación al decir, por ejemplo, «esto puede ser mostrado; esto va para el sótano»?

Totalmente, lo desechado y lo exhibido, lo que se cuida y lo que se muestra, cómo se muestra y ante quiénes. Casi como un ejercicio museístico de cuidar esos aspectos en la casa. También una casa te puede enfermar. Una casa que se puede llenar potencialmente de bichos, afecta el cuerpo.

En un artículo, usted planteaba que las casas cumplen ciclos en relación con los ciclos vitales. ¿Cómo se procesan el apego y el desapego, respecto a la idea de regeneración?

Las casas hay que pensarlas en términos procesuales y dinámicos. Parece algo obvio pero no lo es, porque cuando uno piensa en una casa, piensa en una estructura, edificación y materialidad que no es fácilmente cambiable porque implica recursos económicos, tiempo y disposiciones.

Claro. No es una decisión menor.

Entonces, para mí resultó una revelación pensar la casa con los ciclos que atraviesan las personas. Está el famoso concepto de la casa para toda la vida y a veces uno termina siendo encapsulado por esa frase cuando, en verdad, la experiencia nos revela que no lo es. Pero sí se puede transformar y aggiornar de acuerdo con el momento, en el ciclo vital en el que uno esté.

¿Qué le sucedió a Luisa?

En el caso de Luisa, la frase resulta reveladora con su separación y la experiencia del nido vacío. Ella trata de ir gestionando el espacio en relación a sus propios procesos. Con relación al apego y al desapego, que son términos prestados de la psicología. No me siento capacitada para decir cómo se procesa eso. Algún colega de la rama de la Psicología me puede ayudar. A mí me parecía importante tomar la idea de regeneración para decir «afectivamente hay producción de valor en esa toma de decisiones de las mujeres».

Su trabajo tiene valor para pensar lo cultural, porque existe el mandato social de la casa para toda la vida. Pero, la realidad es que mucha gente se muda continuamente, por trabajo u otras causas.

No sólo en otros países está presente el tema de la movilidad y la relocalización. También en las nuevas generaciones, que tienen otra experiencia con el trabajo y el dinero.

En mi tesis, trabajo con la experiencia de una chica de 30 años. No tiene la casa propia sino la de sus papás, que le permite hacer un colchón de ahorro. Está el imaginario de consolidarse y tener la casa propia. Décadas atrás, estaba la idea de primero la casa, después el auto y a posteriori las vacaciones. Había una escalera de supuestos de proyección y, hoy en día, la casa dejó de ser un punto de partida para ser un punto de llegada.

Expertos en la decoración

¿Cómo influyen en la curaduría los consejos, no solo de Marie Kondo, sino también de otros expertos de decoración a través de las revistas especializadas?

Hay una penetración de ideas y sentidos morales sobre cómo gestionar una casa. Ese trazo y esa reconversión de ideas se plasman en revistas como rectoras de parámetros acerca de la decoración de los ambientes, lo que evoca un color en la pared. Nuevos actores sociales conforman ese universo de tomas de decisiones, en un plano estético u funcional.

Como Marie Kondo, por ejemplo.

Uno puede ver a Marie Kondo como referente del home organizer  planteando una contigüidad entre el ser y la casa; si ordeno esta, me ordeno a mí mismo. Pero también estas referencias están en las redes sociales. Los influencers en Instagram, tableros de Pinterest y escalas cromáticas que, siendo de otros contextos, se adecuan con las gestiones propias al hogar al realizar selecciones de decoración.

tags
La consigna «Quedate en casa» obligó a relacionarse de otra (nueva) forma con el propio lugar de residencia, incluso en lo relacionado con la salud y la higiene.

La pandemia y el «quedate en casa»

El año pasado estuvimos en situación de cuarentena por la pandemia y no podía dejar de pensar en su trabajo, con el lema «quedate en casa», que adquirió un nuevo significado con la presencia de un virus letal.

Cuando empezó la pandemia, mi trabajo ganó una notoriedad inusitada, porque no sólo los cientistas sociales queríamos conocer qué estaba pasando con esa permanencia, sino las propias personas involucradas reflexionaban sobre ello.

Fue un momento muy fértil y complejo para pensar mi tema de investigación, donde recrudecieron desigualdades materiales. Algunas mujeres me contaron que, al no poder salir a vender sus productos, tenían que buscar una forma de hacerlo en redes sociales. Vendiendo mobiliario propio en Mercado Libre, por ejemplo, para hacer algunos pesos. Otras personas lo transformaron en un momento fértil para pasarlo en familia, haciendo que los hijos formaran parte de la organización familiar.

Un momento de quiebre, sin duda.

Lo que reveló la pandemia es que no todo el mundo tenía acceso a la vivienda, o acceso a una vivienda en condiciones mínimas de habitabilidad. También me hizo pensar qué pasó con los cuidados puertas adentro, cómo las personas no solo organizaban la casa por criterios estéticos sino basados en la higiene y salud.

tags
Jennifer Connelly y Ben Kingsley en ‘Casa de arena y niebla’.

Al enterarse que debía desalojar su casa, una apenada Kathy Nicolo señalaba que su padre la había comprado y había tardado treinta años en pagarla. Una frase en la cual se expresan los proyectos implicados en el hogar que, tomando como referencia el trabajo de Blanco Esmoris, también está pleno de significados: ciclos de vida, objetos a mostrar y desechados, elección de muebles y colores.

La casa es mucho más que ese lugar donde uno vive, de donde puede irse y al cual llega. La casa constituye una serie de espacios plenos de afecto que se acomodan, se cuidan y se gestionan con los señalados microcuidados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibí El Café Diario en tu mail!

* indicaciones requeridas

Selecciona todas las formas en que le gustaría recibir noticias de El Café Diario:

Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace que aparece en el pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para suscribirse, reconoce que su información se transferirá a Mailchimp para su procesamiento. Obtenga más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

Copyright ® 2019- Elcafediario.com - Todos los derechos reservados.