Marcelo Bielsa y la redención del espíritu amateur

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos Marcelo Bielsa consigue un triunfo sorprendente con Leeds United y redime el espíritu amateur en el deporte. Backstage, anécdotas y un mensaje.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Por Carlos Salgado (elcorresponsal2003@hotmail.com)

Marcelo Bielsa comenzó su carrera como entrenador dirigiendo en un ámbito tan amateur como la UBA y conserva ese espíritu, que es la esencia del fútbol. Por eso lo incrusta en el fútbol superprofesional. Es la utopía hecha realidad y resulta un mensaje imprescindible para chicos y grandes.

El fútbol es un juego en el que se representa la vida misma. De ahí la frase «se juega como se vive». Pocas cosas son tan ciertas como esa frase. No falla. Por eso la identificación enorme que tiene tanta gente con Marcelo Bielsa. Esto me hace pensar en algo muy extraño.

Se juega como se vive

Queda más que demostrado que, actuando bajo sus postulados de transitar caminos decentes, de no especular, de jugársela buscando ser protagonista, y todo después de haber perdido más torneos de los que ha ganado, Marcelo Bielsa termina siendo posiblemente el único técnico con hinchada propia.

Entonces, si hacer las cosas como se debe, de manera seria y con decencia, tiene tanta repercusión positiva, ¿por qué Marcelo Bielsa acabó yéndose a Chile, Bilbao, Lille, Marseille, y el año pasado comenzó este periplo en Leeds?

No habrá ganado campeonatos, pero sus colegas, o grandes jugadores como Zinedine Zidane o Pep Guardiola, le han ido a conocer antes de comenzar sus carreras como entrenadores. Y sus seguidores crecen y crecen.

¿Por qué entonces el establishment mediático y comercial no apunta sus cañones a vender la ética, la transparencia, la decencia?

tags
El municipio de Leeds ha bautizado una calle con el nombre del DT argentino.

Pero, ¿cómo se vive?

Razones hay de sobra. Ha quedado demostrado que son muchos más quienes lo quieren a Marcelo Bielsa que quienes le detestan. Entonces, vuelvo a preguntar. ¿Por qué no se acentúa desde los medios hegemónicos la mirada sobre personas con actitudes similares a la suya?

Se trata de un hombre que sólo busca hacer bien su trabajo. ¿Loco? La única excentricidad -si se quiere- que se ha permitido en la Ciudad Deportiva de Thorp Arch ha sido pedir que el club les instale a él y a sus ayudantes una cama para cada uno y una cocina para las jornadas de labor que se alargan demasiado, o para hacer algunos análisis después de ciertos partidos. Hacerle recoger durante 3 horas la basura del estadio a sus jugadores para que valoren el esfuerzo que hacen los hinchas para poder pagar sus entradas, ha sido una acción muy elogiada por la prensa especializada en Inglaterra.

Ni hablar ahora que coronó está hermosa historia en Leeds United con el título de campeón de la League Championship, la segunda división inglesa, para que los de Elland Road regresen a la Premier League después de 16 años de ausencia.

Ahora sí, muchos de quienes lo defenestraban en Argentina, lo idolatran porque está de moda y la moda vende. Pero como sabemos que ni en el fútbol ni en la vida se gana todos los días, pronto en los medios habrá muchos que retornen a la cotidianidad del menosprecio, de vender lo inmundo, el chisme, la mala leche. La calificación artera y cobarde.

¿Es más negocio promover eso antes que proponer la decencia y la transparencia? Como en el fútbol se juega como se vive, ya sabemos cómo seguirá la historia.

El triunfo de las ideas

Hay gente que sólo tiene dinero. Lo único que puede ofrecer es ostentación y coches lujosos. A Marcelo Bielsa lo imagino con su amigo de la infancia recorriendo el país a bordo de su Fiat 147, buscando pueblo por pueblo de la Argentina nada más y nada menos que chicos con potencial para educarlos en el arte del fútbol. Que es la vida misma.

Lo que ha ocurrido estos días con la historia del Leeds United y de Marcelo Bielsa, es un bálsamo que levanta el ánimo en tiempos difíciles.

¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta