La lucha contra la Violencia de Género, prioridad de este tiempo

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos El aumento de los casos de violencia de género, con un femicidio cada 29 horas durante el aislamiento generado por la pandemia, refuerza la lucha de la mujer.

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

Por Inés Tiphaine (chinisst@gmail.com)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la violencia contra las mujeres como «todo acto de violencia de género que resulte, o pueda tener como resultado, un daño físico, sexual, psicológico para la mujer. Inclusive las amenazas de tales actos como la coacción, o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se produce en la vida privada o pública».

Carolina Páez, referente de Mujeres de la Matria Latinoamericana (MuMaLá), psicóloga social y trabajadora de la Línea 148 de Neuquén para la atención, asesoramiento y asistencia de las víctimas explica que «para erradicar la violencia de género es fundamental el rol del Estado. Para dar atención integral a las mujeres se necesita acompañamiento estatal. Desde lo legal, hay una normativa nacional que responde a tratados internacionales que dan garantías de derecho. Lo que resta es su aplicación concreta de la ley»

La incidencia del Estado

Y agrega: «el Estado también tiene que tener incidencia en la promoción de derechos, y de espacios de encuentros sociales que habiliten la reflexión de estos temas, incluyendo a los varones. Necesitamos el compromiso de los varones para que asuman este eje desde la problematización de las masculinidades».

tags
Mujeres dela Matria Latinoamericana (MuMaLá) en lucha contra la violencia de género.

La violencia de género se debe tratar desde edad temprana, sobre todo en las escuelas. Los alumnos pueden estar atravesando situaciones de violencia de género en su casa. Lo más importante es la contención que brindan los docentes y los directivos para poder intervenir y brindar ayuda a esa familia.

Carolina Paéz opina que «si trabajamos con adolescentes que han cometido delitos sexuales o abusos, es posible que luego esas personas no se conviertan en hombres de cuarenta años que continúan con esas prácticas. Hay que trabajar desde la prevención secundaria para evitar que suceda la repetición. Además, hay que habilitar espacios de tratamiento en el interior de las cárceles para abordar esas masculinidades que derivaron en femicidios».

Silvia Ferreyra, coordinadora nacional de MuMaLá, sostiene que «las escuelas son una caja de resonancia social. Muchas manifestaciones de la violencia de género suceden en las aulas, y los docentes son quienes promueven la judicialización de la situación: dar aviso a la Defensoría de los Derechos del Niño. Es fundamental una escucha activa. Demostrarle a la mujer que es posible salir de ese círculo violento y poder acompañarla en el proceso»

Protocolo y contención

Es importante dar a conocer la existencia de la línea 144, un número telefónico de emergencia al que la mujer puede recurrir para realizar la denuncia y además recibir contención y asesoramiento en situaciones de violencia por razones de género. La otra opción es acercarse a una comisaría para realizar denunciar el hecho. «El asesoramiento que puede brindar un centro de atención a las mujeres víctimas de violencia de género o un centro de atención a la violencia familiar, ayuda a despejar el caso», añade Carolina Paéz.

Para Paéz «es sumamente necesario que el presupuesto destinado al Plan de Educación, Sanción y Prevención de la Violencia de Género se aumente. La situación actual de la pandemia ha agravado las situaciones y han aumentado los casos. Hay que fortalecer la política pública para crear dispositivos de contención en Argentina».

tags

La «Ley de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales», Ley 26.485 sancionada en 2009, tiene por objetivo garantizar y promover el desarrollo de políticas públicas de carácter institucional sobre la violencia contra las mujeres.

La ESI como herramienta de lucha

Silvia Ferreyra explica que «en nuestro país tenemos la ventaja que contamos con herramientas que pueden ayudar a problematizar y abordar la violencia de género. La ley 26.485 no solo aborda la violencia de género sino que también describe cuáles son los tipos de violencia y sus modalidades».

«Permite identificar distintos escenarios y formas en que esta violencia se puede manifestar. Además de que es una responsabilidad del Estado poder aplicarla e instrumentarla. En Argentina contamos con la Ley de Educación Sexual Integral (ESI). Es otra herramienta que tenemos para poder cuestionar todos los estereotipos culturales», alega Ferreyra

La coordinadora de MuMaLá agrega que «la ESI encuentra obstáculos para ser implementada en un montón de jurisdicciones del país. Son pocas las provincias que la aplican. Donde tienen tasas más altas de femicidios, que es en las provincias del Norte, es donde más dificultades se encuentran para su puesta en funcionamiento».

Cuando sucede una situación de violencia de género la mujer necesita contención. Ya en el momento de contarle a alguien de su círculo más íntimo lo que le está pasando. De esta manera, la víctima de violencia de género se siente acompañada y puede lograr salir de ese círculo de violencia que atraviesa.

tags
El congreso teñido de violeta por la violencia de género.

Poder comunicar es esencial

Carolina Paéz  cree que «la primera herramienta que tienen las mujeres para poder comunicar que sufren violencia de género es poder contárselo a alguien de su confianza. Para que lo pueda hablar, y sea acompañada desde lo afectivo. Además de contar con apoyo psico-social. Además existen las organizaciones feministas: una opción que les ofrece ayuda y contención».

La referente de MuMalá puntualiza que «el sistema patriarcal va más allá de si las mujeres pueden trabajar o no. Tiene que ver con asignarles una función reproductiva a las mujeres y asignarles además todas las responsabilidades del cuidado. El sistema patriarcal configura las distribuciones de roles que se legitiman durante siglos y que a las mujeres nos perjudican porque favorecen la relación de desigualdad, y porque no disponemos de nuestras vidas para decidir. Tiene que haber una transformación estructural. Para vencer esa desigualdad hay que correr a la mujer de la función reproductiva y redistribuir los roles en la sociedad «.

«Hasta que no haya una voluntad política de conformar este sistema de atención de abordaje inmediato, esta situación de a dónde tengo que acudir o cómo accedo a la información, no resulta tan sencilla», enfatiza.

El último 25 de noviembre el Congreso de la Nación fue iluminado con el color violeta, en el marco de las acciones llevadas adelante por el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra las Mujeres. A la noche se proyectaron las caras de las víctimas de femicidios. Ambas acciones fueron coordinadas por la Dirección General de Igualdad y del Departamento de Géneros y Diversidad Sexual.

1 comentario

Añade el tuyo

Qué importante remarcar la necesidad del trabajo en las cárceles y con los hombres en sus procesos de deconstrucción! Gracias por la nota! Me encantó!

Deja una respuesta