Lobby anticuarentena, los peligros de la pantalla chica en tiempos de COVID- 19

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos La muerte de dos personas, una de ellas un niño de 5 años, coloca en el punto de mira el lobby anticuarentena. Viviana Canosa y una militancia peligrosa.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Por Sabina Nallim (rnallim@hotmail.com)

Figuras del espectáculo, periodistas y hasta referentes internacionales de la política han sido televisados desinformando impetuosamente a la audiencia en un discurso que, generalmente, trae aparejada una perorata negacionista. ¿Cabe ser ahora más cautos que nunca con el lobby anticuarentena?

Los remedios y las curas caseras forman parte del folklore nacional de todos los países y, son conocimientos tan extendidos como debatibles. Desde que la pandemia generada por el coronavirus se ha instalado configurando una nueva normalidad, hemos escuchado mucho sobre curas milagrosas: las más benévolas incluyen infusiones con miel y jengibre, aumentar drásticamente la ingesta de ajo, y el consumo de medicamentos variados. ¿Qué ocurre entonces, cuando figuras reconocidas del ámbito político, periodístico o cultural, se hacen eco de pseudo curas milagrosas en pleno prime time televisivo?

Trump y el desinfectante

A fines de abril, el magante estadounidense Donald Trump, se volvió nuevamente tendencia mundial. En esta ocasión por sus desafortunadas recomendaciones que, con total convencimiento, compartió con los ciudadanos norteamericanos: «mediante una inyección con desinfectante se eliminaría el virus del cuerpo en un minuto», declaró.

tags

El resultado fue tan claro como la ignorancia del empresario: 18 horas después de los consejos del presidente, diversos hospitales norteamericanos reportaban numerosos casos por intoxicación. «Hemos recibido más de cien llamados telefónicos de residentes que preguntaban como inyectarse lavandina», declararon desde el área de emergencia del estado Maryland.

Para salvar al presidente de EE.UU. del desastre, fueron los mismos voceros de la Casa Blanca quienes desmintieron categóricamente a su jefe: «no recomendamos a nadie ingerir desinfectante para combatir el virus».

Bolsonaro y la gripecita

En tiempos en que los contagios se aceleran y Argentina se acerca al pico de éstos, la televisión y sus portavoces cumplen un rol cada vez más preponderante. Hay quienes apoyan las medidas tomadas, y aquellos que deciden desdramatizar la pandemia al mejor estilo de Jair Bolsonaro, cuando aludió a «una gripecita» en nombre de las libertades individuales, la economía o los derechos humanos.

Es prudente, entonces, analizar hasta qué punto una simple opinión es potencialmente dañina en este contexto. «Yo no recomiendo, yo les muestro lo que hago», se atajó la periodista Viviana Canosa antes de (supuestamente) tomar un gran sorbo de dióxido de cloro mientras finalizaba la conducción de su programa, planteando una dicotomía inexistente ya que, también agregó «me viene divino, oxigena la sangre».

El mensaje de Canosa no es casual. La periodista se ha constituido en uno de los referentes televisivos anti-cuarentena, que resume bajo el hashtag #bastademiedos, criticando el manejo de la pandemia y exigiendo la renuncia del Ministro de Salud, Ginés González García. A raíz de este episodio, la ANMAT volvió a ratificar que el dióxido de cloro, en su forma diluida o presente en suplementos, no está autorizado para consumo humano.

Viviana Canosa, repudiada

Asimismo, el ENACOM (Ente Nacional de Comunicaciones), repudió el hecho y aseguró que considerará acciones para la periodista. Canosa redobló la apuesta y defendió su conducta: «mi cuerpo es mío», expresó. Mientras tanto, actores y funcionarios públicos condenaron publicamente a la conductora, asegurando que subestimar la importancia de los mensajes televisivos, en tiempos en que la gente se vuelca a la televisión más ávidamente que nunca, conlleva un gran peligro.

Horas más tarde, se confirmó que un hombre falleció en Jujuy después de haber ingerido más de medio litro de dicha sustancia. Y también un niño de 5 años falleció en Plottier, Neuquén, después de ingerir dióxido de cloro.

En este contexto, Google, Facebook y Twitter se han propuesto, hace ya varios meses, combatir y censurar la información falsa que circula en estas redes sobre el virus, una lista que comprende desde laboratorios secretos, hasta conspiraciones chino-marxistas y teorías de dominación mundial.

Si bien el futuro próximo se presenta incierto, se sabe que hay que convivir con la pandemia y sus implicancias varios meses más, y que los científicos, investigadores y el personal sanitario tendrán grandes responsabilidades, así como el Gobierno Nacional, que deberá demostrar un poder de conducción consensuado e inteligente.

Ante esto y, en tiempos de ansiedad por acceder a noticias en todos sus formatos, es de vital importancia evitar curas mágicas o atajos milagrosos, actos de información confusos, en definitiva, que vayan en detrimento de protocolos establecidos y aceptados.

¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *