tags

10D, simbolismos en un día de fiesta

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos Esperado y vivado a más no poder, el 10D, día del relevo presidencial fue, además de histórico, una fecha de desahogo, canto y de renacer con esperanza.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Por Rodolfo Chisleanschi (elcafediariopuntocom@gmail.com)

Las fiestas políticas nunca son fiestas completas. Siempre falta la otra parte, la que piensa diferente, la que siente la felicidad ajena como un ataque personal o una burla, la que se acuerda de las minorías solo cuando queda en minoría. Pero el 10D lo tuvo todo.

Aclarado el punto para no herir susceptibilidades, nadie debería objetar un hecho evidente: Argentina vivió un 10 de diciembre de fiesta. Lo expresaba la sonrisa solitaria de la mujer vestida con la camiseta de la selección, que volvía de La Plaza sin poder ocultar su alegría mientras subía las escaleras del subte en la estación Malabia. Lo llevaba impreso en su pantorrilla el señor de barriga prominente que viajaba rumbo al centro enseñando su amor al país en forma de mapa tatuado. Se repetía en el abrazo interminable de esas mujeres que sin importar el calor, ni las horas de pie, ni los empujones de alrededor, prolongaban la emoción hasta el infinito, una vez disipados los destellos del último fuego artificial y apagadas las pantallas.

tags
La felicidad tiene cara de Alberto.

Puede alegarse que los partidarios del gobernante de turno entregan escenas semejantes toda vez que su candidato recibe la banda y el bastón y se sienta en el sillón de Rivadavia. Pero más allá de lo que piense y sienta cada cual, en el fondo nadie puede ignorar que esta ocasión llegó revestida de matices muy particulares, excepcionales. Todos ellos sin duda interesantes.

Mamadera una fiesta sin odio sin resentimientos una fiesta soberana una fiesta con igualdad una fiesta democrática una fiesta bien peronista viva peron Carajo viva Eva viva nestor viva la morocha la única Cristina viva albero F ✌❤✌❤✌❤

Posted by Miguel Sanchez on Wednesday, December 11, 2019
Video tomado por un aficionado y subido a Facebook.

Abrazos, plaza sin rejas y discurso

Fue un 10 de diciembre rico en gestos y simbolismos. Desde los abrazos entre Alberto Fernández y Mauricio Macri, al desprecio de Cristina ante el saludo del ya expresidente. Desde la decisión del nuevo mandatario de inaugurar la jornada llegando al Congreso al mando de su propio coche, a la de cerrar el día saludando a la muchedumbre en el escenario, mucho más cerca de la gente y a prudencial distancia del tentador balcón de la Rosada. Desde una Plaza de Mayo sin rejas, a una manifestación sin fuerzas de seguridad a la vista, ni incidentes, ni provocadores, ni amenazas de revanchismos.

tags
Una multitud festejó en la Plaza de Mayo y los alrededores.

En el medio hubo un discurso, el que inauguró la flamante etapa, tan diáfano como contundente, pero sobre todo atravesado de punta a punta por una idea imprescindible: la del consenso.

El consenso, o el diálogo, son clichés que la política esgrime de modo permanente. Solo los hechos pueden demostrar hasta dónde se los ejerce con convicción (y la experiencia enseña que casi siempre se fracasa en el intento). Alberto trazó una raya con su insistencia en los “nunca más” a varios de los males ancestrales de la Argentina, pero les tendió la mano nada menos que a Jair Bolsonaro y a Sebastián Piñera, uno que se declaró públicamente enemigo y otro que está en las antípodas del pensamiento político. Cabe no desdeñarlo como ejemplo inicial de una manera de entender el poder. También como mensaje para esa militancia fervorosa que transpiró las calles porteñas desde la mañana hasta bien entrada la noche.

EN VIVO | Saludo en Plaza de Mayo junto a Cristina Fernandez de Kirchner

Posted by Alberto Fernández on Tuesday, December 10, 2019
El momento del himno en la Plaza (Facebook Alberto Fernández)

La vereda de enfrente

La vereda de enfrente, como es lógico, cumplió con su papel. Prefirió centrarse en el rostro avinagrado y la mirada desviada de Cristina ante un dirigente a quien considera enemigo personal. En un día de gestos amables y transición serena, no fue la suya una acción enmarcada en lo “políticamente correcto” -tampoco es su estilo-, pero la crítica tal vez sea diferente si se la observa con ciertas dosis de empatía. ¿Cuántas madres serían capaces de saludar con afecto a quien consideran responsable directo de la enfermedad de una hija?

tags
Cristina en pantalla gigante, desde la plaza.

Esa relación entre la manera frontal y sin segundas formas de encarar los problemas de la vicepresidenta, y el énfasis en la moderación y el consenso de Alberto, es el otro argumento que entretiene en estos días a los ‘debatidores’ de la política nacional. La insistencia de Cristina en ojear las hojas que iba leyendo el presidente en el Congreso fue tomado entonces como una muestra de control implacable. El tiempo dirá hasta dónde esa sospecha se condice con la realidad. También Néstor Kirchner iba a ser poco menos que un títere en manos de Eduardo Duhalde y ya sabemos lo que pasó después.

Si sirve como anticipo, tampoco habría que pasar por alto el último simbolismo del día de fiesta. En el cierre de sus palabras sobre el escenario de la Plaza, Cristina habló de la relación que un líder debe tener con el pueblo. El pueblo, o la porción que colmó el mítico lugar de reunión de los argentinos, expresó su opinión a voz en cuello. Siguió regando la noche con su alegría mientras se dispersaba por Avenida de Mayo, por Diagonal, por Corrientes. Su mensaje, reiterado como un hit pegadizo que se colaba en las pizzerías, los subtes, los colectivos y los trenes, iba encerrado en un cántico de solo dos palabras: “¡Alberto presidente!”.

[Total: 1   Average: 5/5]
¿Te gusta? Compartilo

1 thought on “10D, simbolismos en un día de fiesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *