tags

La capitana Carola Rackete, 31 años y una carrera brillante a bordo de embarcaciones humanitarias.

La tragedia de los náufragos: Italia arresta a la heroína Carola Rackete

Tiempo estimado de lectura: 2 minutos Las políticas migratorias europeas no dejan de entregar imágenes horrorosas. Esfuerzos individuales como el de Carola Rackete se oponen a la inhumanidad del Viejo Continente.

Tiempo estimado de lectura: 2 minutos

Por Nora Mazzini (mazzini.press@gmail.com)

Miles de inmigrantes intentan la desesperada travesía a través del mar. Negros pobres, muy pobres, expulsados de su continente asolado por guerras civiles, miseria, hambre. África está justo frente a la luminosa Europa, tan sólo a unas horas de navegación por esas aguas color verde esmeralda que se ven en las fotos de turismo.

Ese mismo mar Mediterráneo, se transforma en un cementerio, como reflexiona el Papa Francisco, cuando miles de personas (negros pobres, muy pobres) se ahogan tratando de alcanzar playas y sueños de una vida un poco mejor.

El Sea Watch 3 es un barco de bandera alemana de 55 metros de eslora perteneciente a una ONG que se dedica a patrullar activamente las aguas para rescatar personas en peligro en el mar. Desde noviembre de 2017 hasta enero de 2018, el Sea-Watch 3 participó en el salvataje de aproximadamente 1.500 personas.

El buque hacía unas dos semanas que navegaba con 42 personas en aguas internacionales, impedido de entrar a puerto seguro. La capitana del barco humanitario, la alemana Carola Rackete, de 31 años, considerada para muchos una heroína, declaró el estado de emergencia y entró al puerto italiano de Lampedusa. 

Mirá toda la fotogalería

tags
tags
tags
tags
tags
tags
tags
tags
tags
tags
tags
tags
tags
tags
tags
previous arrow
next arrow
Slider

La isla de Lapedusa es el punto sur de Italia: política y administrativamente pertenece a Italia, pero geográficamente es parte del continente africano: el lecho marino entre la isla y África no excede los 120 metros de profundidad; se encuentra a 205 km de Sicilia y 113 de Túnez. 

“Nací rica, soy blanca, alemana, tengo el pasaporte justo y tres títulos universitarios. Me siento en el deber de ayudar a la gente que está en una situación peor que la mía. Los europeos hemos permitido a nuestros gobiernos construir un muro en el mar. Hay una sociedad civil que lucha contra eso y yo formo parte de ella”, explica la Capitana Rackete.

Carola está presa en Italia acusada de “resistencia o violencia contra un buque de guerra”, delito que implica una sentencia de tres a diez años. Por rescatar de las aguas a negros pobres, muy pobres.

Europa no ve de buena gana esa invasión de negros pobres, muy pobres, en sus países ordenados y abastecidos. Europa gusta de resolver sus propios problemas, no los de un continente de negros pobres, muy pobres.

[Total: 0    Average: 0/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *