La telefonía celular y el peligro de las promociones mentirosas

Las promociones ofrecidas por las compañías de telefonía celular para bajar los precios de sus servicios son, en casi todos los casos, estafas. Qué debemos hacer los consumidores.

Por Mirta Urdiales (mirtaurdiales@gmail.com)

En estas épocas en que los argentinos recortan gastos en la medida de lo posible, las grandes empresas –muchas de ellas responsables de la disparada de los precios-, se dispusieron a militar el ajuste, y adoptaron el sistema de ofrecer promociones, que suelen resultar atractivas para sus clientes. Es el caso, entre otros, de las compañías de telefonía móvil que, para evitar los pedidos de baja, sobre todo de sus abonados, ofrecen descuentos de hasta 50% en sus servicios de Internet, telefonía fija y celular, que incumplen invariablemente luego de lograr la permanencia de sus usuarios.

Hay miles de ejemplos que confirman esta afirmación, pero nos vamos a referir al de María Clara, de Villa Luro. Esta consumidora nos cuenta que a fines de abril decidió pedir la baja de su proveedor de Internet y teléfono fijo, ante la imposibilidad de seguir pagando los AR$1.600 mensuales por un servicio no muy eficiente.

Sin pérdida de tiempo, la empresa le ofreció en ese momento un descuento del 50% en su tarifa, y además un bono de AR$430, si también pasaba su celular –que tenía en otra compañía-, todo eso por un año, y a un valor total de AR$808.50.

La persona que la llamó le suministró su número de celular, y la llamó al día siguiente. Y María Clara aceptó, porque con esa quita obtenía un ahorro en sus gastos fijos, y se evitaba la desgastante búsqueda de precios y promociones en otras empresas. Por otra parte, conservaba su número de celular, y no debía suspender ese servicio que, con una mamá a su cargo y dos hijos adolescentes, le resultaba imprescindible.

El fraude

Sin embargo, después de concretado el pase de su celular, y cuando esperaba la confirmación de todos los puntos del acuerdo por escrito, que debían enviarle a su correo electrónico, esto no sucedió.

De nada valieron sus reclamos. Sus llamadas y mensajes al teléfono de la vendedora nunca fueron contestados. Tampoco la atendieron en ninguno de los números que la empresa le suministró. Y cuando intentó conectarse con el correspondiente al servicio de celulares, una grabación le anunció que su número “no era válido”.

Teléfono celular
Las empresas de telefonía celular suelen ofrecer descuentos que pueden ser trampas para el consumidor. (Foto pxhere)

Hasta el momento, y a pesar de que su celular ya está funcionando, María Clara no tiene ninguna certeza de cuánto ni cuándo va a tener que pagar las facturas que se avecinan, porque los AR$808.50 se convirtieron en AR$979.97, más AR$329.50 del móvil. Una maravilla. Y los reclamos no llegan, porque nadie se hace cargo. Una verdadera estafa. Que sucede todos los días, y con todas estas compañías, que ahora cuentan además con la complicidad de un gobierno que mira para otro lado.

Hace muchos años que los proyectos presentados por distintas asociaciones de consumidores para incluir Internet y telefonía celular como servicios públicos, duermen cajoneados en los despachos de los legisladores, sobre todo en el del senador Miguel Angel Pichetto. ¿Se entiende?

Qué hacer

En estos casos, lo mejor es solicitar –tal como lo exige la última reforma a la Ley de Defensa del Consumidor-, que el contrato y todas las condiciones se envíen por escrito al cliente.

Así lo precisa la norma: “Artículo 4°. Información: El proveedor está obligado a suministrar al consumidor en forma clara y detallada todo lo relacionado con las características esenciales de los bienes y servicios que provee, y las condiciones de su comercialización. La información debe ser siempre gratuita para el consumidor y proporcionada con claridad necesaria que permita su comprensión”. Ley 24.240, de Defensa del Consumidor.

Y nunca, nunca, aceptar un número de WhatsApp o una charla que luego no se podrá exhibir como prueba. Primero el documento por escrito, y después la aceptación.

Si esos recaudos no son suficientes para evitar que se modifique la promoción acordada, es necesario solicitar un número de reclamo, que las empresas están obligadas a proporcionar, e ingresar a consumoprotegido.gob.ar, para hacer la denuncia por escrito. En pocos días llegará un correo en el que se anuncia la aceptación de dicha denuncia y se adjuntan las direcciones de los mediadores de acuerdo al barrio y al horario que elija el consumidor.

A esa audiencia concurrirá la empresa y, por supuesto, el denunciante, que seguramente saldrá beneficiado en cuanto a su justo reclamo.

Cabe aclarar, finalmente, que esperamos sus consultas, que serán reflejadas en esta sección.

1 thought on “La telefonía celular y el peligro de las promociones mentirosas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *