tags

La seguridad vial, a escena: ¿cómo lograr mayor conciencia al momento de conducir?

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

Inés Tiphaine (chinisst@gmail.com)

‘Calles para la vida’ (Streets for Life, en su versión en inglés) ha sido el lema escogido para la sexta Semana Mundial de las Naciones Unidas para la Seguridad Vial, celebrada este mes de mayo.

El objetivo fue «hacer un llamado a que el límite de 30 kilómetros por hora (20 mph) sea la norma para las ciudades, pueblos y aldeas en todo el mundo», informó la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

La evidencia obtenida en todo el mundo demuestra que las calles con límites de velocidad bajos reducen el riesgo de sufrir lesiones graves y salvan vidas. Ante un impacto a velocidades superiores a los 30 km/h, el riesgo de morir de un peatón aumenta considerablemente y ese aumento es incluso mayor en el caso de los jóvenes y los ancianos.

Tres organizaciones sociales de distintas ciudades del  país: Conduciendo a Conciencia, Foro de Familiares de Víctimas de Siniestros Viales de la Provincia de Córdoba y Compromiso Vial en la Ciudad de Rosario, activistas para la disminución de la violencia vial, se sumaron a la campaña ‘Calles para la Vida’.

Uno de los proyectos se llama ‘Pacificar las Calles’, que se aborda la reducción de tráfico, el rediseño vial y la implementación de límites de velocidad que sean seguros para todos. Las calles con límites de velocidad son consideradas esenciales para cualquier comunidad. La limitación de la velocidad a 30 km/h busca que las calles sean seguras, saludables, ecológicas y adecuadas para convivir.

Marcela Alejandra Alfaro, psicóloga y presidenta del Foro de Siniestros Viales de la provincia de Córdoba, también Coordinadora de la Comisión de Psicología del Tránsito del Colegio de Psicólogos, explica el proyecto en diálogo con El Café Diario:

¿De qué se trata el proyecto de «pacificar las calles»?

El proyecto Pacificar las Calles está propiciado por la Organización de las Naciones Unidas junto a la OPS y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Cada dos años se hace una campaña de una semana sobre seguridad vial que tiene distintos objetivos a lo largo del tiempo. Terminó el que se realizó este año, cuya evaluación no fue muy buena para el mundo.

¿Cuál es el objetivo del proyecto?

El objetivo es disminuir la velocidad para lograr ciudades más vivibles. Lograr que los actores más vulnerables puedan ser cuidados, ya que un impacto o un choque a una velocidad menor, solamente 10 kilómetros menos de la velocidad máxima permitida en las calles y 10 kilómetros en las avenidas lograría un cambio significativo en la cantidad de siniestros dañinos, lesivos gravemente o fatales en el caso de la destrucción total de un ser humano. 

tags
Diez kilómetros menos disminuyen considerablemente
la tasa de accidentes viales.

¿Qué más se busca con el proyecto?

Intervenir y colaborar con las instituciones judiciales en cuanto a su política criminal en los delitos devenidos por siniestro vial, además de fomentar la articulación y el trabajo en red con instituciones estatales, provinciales, municipales y organizaciones no gubernamentales dedicadas a la misma temática.

En 2020 han muerto 14 personas por día en accidentes de tránsito en nuestro país, según cifras brindadas por la Asociación Civil Luchemos por la Vida. El total de víctimas alcanzó la cifra de 4.986. Se pudo observar el incremento de otros medios de transporte desde el comienzo de la cuarentena por Coronavirus. Las causas en los últimos tiempos son el exceso de velocidad, el uso del celular y el consumo del alcohol.

Durante la pandemia por el coronavirus se incrementó el  uso de la bicicleta ¿Cree que su utilización reducirá la cantidad de accidentes viales?

El uso de la bicicleta se ha incrementado y es una tendencia mundial en todas las sociedades modernas que buscan una movilidad sustentable y segura. Se ha visto propiciada porque es un medio relativamente accesible a todos los presupuestos y además procura bienestar para la salud pública. Se ha corroborado con estudios en otros países en donde el uso de la bicicleta está mejor regulado y ha reducido los accidentes viales. 

¿Suma un conflicto el uso de la bicicleta?

Creo que el uso de la bicicleta sin las medidas de infraestructura para la seguridad de quienes transitan en ellas no tiene compatibilidad para que disminuya la inseguridad vial. Por ejemplo, aquí en la Ciudad de Córdoba tenemos una geografía muy difícil. No obstante se está haciendo y se está propiciando el uso de más ciclovías.

Tiene que ver también con la manera como el ciclista respeta las normas de tránsito. Puede disminuir la tasa de siniestros teniendo en cuenta una autorregulación de la ciudadanía que transite en la vía pública y de más controles para todos los ciudadanos.

tags
Disminuir los siniestros viales es una cuestión de acción.

Viviam Perrone, la mamá de Kevin Sedano, adolescente fallecido en 2002 tras ser atropellado por un auto, forma parte de la Asociación Civil Madres del Dolor. «Fue importante el incremento del uso de la bicicleta. Hasta entonces -indica-, se solían usar para hacer deportes. Ahora también se están utilizando como medio de transporte para ir a los lugares de trabajo».

¿De qué manera cree que se puede generar un cambio en la sociedad para evitar las muertes por hechos viales?

No creemos que podamos disminuir los siniestros viales. No es una cuestión de creencias, es una cuestión de acción, es una cuestión de decisión. Nosotros sostenemos que se puede bajar la cantidad de siniestros pero no depende solamente de una persona, es algo evitable entre todos. Este es un conjunto de fuerzas que tienen que cruzarse, es un trabajo multidisciplinario.

Esta es una convocatoria para que podamos comenzar a pensar en los mal llamados accidentes naturalizados, que no son otra cosa que episodios que llevan a morirse en la vía pública o a quedar discapacitado. Muertes que van a seguir sucediendo si no tomamos conciencia de lo que sucede. Nos debemos pensar en cambiar esta realidad que depende del interjuego de quienes están en la vía pública.

¿Por dónde pasan estos cambios?

La toma de conciencia de la sociedad sobre la seguridad vial es muy importante, por ejemplo, el uso del celular, que es una pérdida de atención al momento de conducir o si se trata del peatón distraído que cruza con el semáforo en rojo. Todas son conductas que en esta semana se pudieron volver a tratar y hay que evaluarlas como sociedad para evitar cada accidente vial.

tags
‘Calles para la vida’ es el lema escogido para la sexta
Semana Mundial de las Naciones Unidas para la Seguridad Vial.

¿Se puede lograr esta transformación?

La siniestralidad es un fenómeno multicausal, por ello tiene que ser abordada sistemáticamente desde muchos ámbitos: los fabricantes de autos, de motos, los educadores. Y desde la política para producir las leyes. También sirven estas campañas para visibilizar el tema, lo que no quiere decir que vayan a disminuir ya los accidentes viales. Pero se visibiliza lo que ocurre. 

¿Qué cree que ocurrirá con estas iniciativas?

Hay muchas maneras de instalar el tema. En los medios de comunicación, fundamentalmente, por su poder de difusión, mayor aún en esta época de pandemia. Es importante ponerlo dentro de la agenda pública. Tanto como los que comunican como los funcionarios, que son quienes deciden las medidas.

Además, urge generar un grupo multidisciplinario que pueda hacer campañas comunicacionales para mejorar el control y la sanción en hechos viales que involucran faltas. Es un combo que debe garantizar que se cumplan los derechos de las víctimas y que el Estado cumpla su rol de proteger a los ciudadanos y las ciudadanas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *