tags

Los viejos conocidos reaparecen con nuevos brillos en este espectacular estreno

La nueva ‘Aladdin’, con una vuelta de tuerca feminista

Disney reestrena un clásico y sorprende con el empoderamiento de la princesa Jasmine

Por Gabriela Composto (gabriela.elcafediario@gmail.com)

La versión live action de ‘Aladdin‘ se estrenó con críticas diversas y encontradas. Se trata del clásico de Disney de 1992.

Lámparas viejas versus lámparas nuevas

Para ver esta remake hay que sacarse el chip del dibujito ganador de dos Oscar e ir a ver un ‘Aladdin’ nuevo que no modifica los elementos de la historia, pero los presenta de otra forma. Y nada mal, puesto que incluye el empoderamiento femenino en el argumento.

Una princesa que aspira a ser sultana sin casarse, sin seguir las tradiciones, sino sólo para trabajar en beneficio de su pueblo. Sola. Haciéndole frente al patriarcado personificado por la mano derecha de su padre –el maligno Jafar– que se le ríe y la manda a callar, mientras le deja bien claro que ella no está para ser oída, sino sólo para ser vista. No hace falta que piense ni opine esta princesa de Agrabah. Ay, Jafar, Jafar… en qué lío te metiste con ese comentario.

Misma historia, diferente visión

La historia es conocida por todos. Está inspirada en un cuento de la ‘Las mil y una noches‘. Aladdin (Mena Massoud) es un joven huérfano y ladrón, cuyo destino lo lleva a cruzarse con la hija del Sultán, la princesa Jasmine (Naomi Scott), en el mercado fuera del palacio. Confusiones van y vienen. Nace el amor.

Por otro lado, el consejero del Sultán –Jafar– está buscando una antigua lámpara para usar su magia y convertirse en el ser más poderoso de todos. Si consigue la lámpara, obtendrá los tres deseos que le otorgará el genio (un Will Smith que con su carisma se come la película).

Jafar engaña a Aladdin, lo lleva a una cueva en el desierto –bastante peligrosa– y lo convence de entrar en busca de la lámpara, con el cuento de que con esos poderes va lograr conquistar a la princesa. Lo cual es claramente falso, y no es spoiler.

A partir de ahí, Aladdin conoce al genio y la magia hace lo suyo. Con las mejoras cosméticas que brinda la tecnología y la visión del director Guy Ritchie, ‘Aladdin‘ merece ser vista.

Tráiler oficial de la reciente versión de ‘Aladdin

La ‘nueva’ Jasmine y un mensaje poderoso

No es la primera vez que Naomi Scott interpreta a una mujer fuerte. Ya encarnó a una de las ‘Power Rangers’ en la película homónima de 2017 (de la cual se espera con ansias la secuela).

Cuando ella habla de Jasmine, recuerda su infancia: “este personaje, de niña, me hacía sentir que tenía poder. Así que quise que siguiera teniendo ese poder pero que realmente fuera más humana. Que tuviese profundidad, que fuese dinámica, y que tuviese facetas distinas. Una mujer puede ser muchas cosas, no sólo una. Quería hacerla poderosa, inteligente y madura“.

Actualmente las niñas están más plantadas que años atrás. Hemos evolucionado al hablar sobre el rol de la mujer en la sociedad y para eso damos pelea a diario. Respecto a ese tema, reflexionó: “me di cuenta cuánto poder tienen las princesas de Disney a la hora de influenciar y formar una generación entera de mujeres. Es muy emocionante ver cómo esta versión moderna puede inspirar a la siguiente generación“.

Por su parte, Mena Massoud, el nuevo Aladdin, declaró que con su personaje buscó mostrar “permanecer fiel a uno mismo, sin sentir que tienes que convertirte en otra persona para ser lo suficientemente bueno para alguien”.

tags
La princesa Jasmine, más humana, poderosa, inteligente y madura

Una banda sonora que acompaña y sostiene

Toda la banda sonora es espectacular. Está de nuevo compuesta por Alan Menkel, ganador del Oscar por la música de la antigua versión de ‘Aladdin’, y conocido por numerosas películas de Disney, con las que se llevó 8 Oscar.

Están todos los temas famosos, como ‘A whole new world‘, que cantan a dúo Aladdin y Jasmine, mientras vuelan en la alfombra; ‘Friend like me‘, que canta el genio cuando sale de la lámpara, y ‘Arabian nights‘, a la cual en esta versión se le cambió un poco la letra para no incurrir en ofensas al público árabe.

Sin embargo, la sorpresa es ‘Speechless’ (Sin palabras) –que seguramente será una futura nominada–, que pone los pelos de punta en la escena más feminista de la película, el gran momento de empoderamiento de Jasmine.

Sobre este tema, Menkel decía: “Queríamos dedicarle un momento a Jasmine, pero no como princesa de Disney. Realmente ella quiere sentir que está siendo escuchada. Ella está casi aislada en el palacio, “en un mundo donde le dicen que solo está para ser mirada, y no escuchada”.

Mensaje para la niñez: la felicidad de ser uno mismo

Un director que nunca antes dirigió para Disney, y con producciones lejos de lo familiar, se animó y no falló. “Tengo cinco hijos, y creo que eso es motivo suficiente para hacerla. Ésa fue la principal razón, además estaba interesado en la historia de un chico de la calle, ése era el componente que me resultaba más cercano“.

Además, “sentía que podía ofrecer una perspectiva fresca sin ser torpe a la hora de representar lo que es un clásico de Disney, nostálgico y muy querido“. Pero lo más importante es que “finalmente la película habla sobre encontrar comodidad dentro de la piel de uno mismo. Es un mensaje que no podés dejar de repetir. Es tratar de que los niños sean felices. Que sean quienes deban ser sin depender de las opiniones de los demás“.

Disney, sinónimo de acción y emoción

Las escenas de acción que tan bien le salen a Ritchie, muestran un Aladdin habilidoso para el parkour, algo para festejar. Y los números musicales tienen un despliegue espectacular, colorido y pegadizo que nos acercan, tal vez, al cine de Bollywood.

‘Aladdin‘ es Disney. Emociona y no hace falta más comparación. ¿Animación o live action? ¡Las dos a la final!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *