La necesidad de terminar con el flagelo de los femicidios

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos La Organización Mujeres de la Matria Latinoamericana da a conocer la cifra de femicidios. El desafío y la necesidad de educar para terminar con este flagelo.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

Por Federico Esteban (federicoeest@gmail.com

La violencia contra la mujer, por el simple hecho de ser mujer, no se detiene. Según la organización Mujeres de la Matria Latinoamericana (MUMALA), durante 2020 se produjeron 329 muertes violentas de mujeres, de las cuales 270 fueron catalogadas como femicidios, en tanto que 34 permanecen aún en investigación. Otras 25, además, ocurrieron en un contexto de violencia urbana. El 90% de ellas, vinculadas con el narcotráfico.

tags

Los datos ponen de manifiesto, entre otras señales, la desigualdad persistente de género que existe en la Argentina e indican una tasa de femicidios de uno cada 100 mil mujeres. Además, en el año que acaba de pasar, una mujer murió cada 32 horas, mientras que durante la pandemia, iniciada en el país el 20 de marzo de 2019, se produjeron 203 femicidios, es decir, más del 75% del total. En este sentido, cabe adjuntar información procedente del Observatorio ‘Ahora sí que nos ven’ de las violencias de género, que distingue 298 femicidios en todo 2020. Por lo tanto, 298 mujeres ausentes por su condición de género.

Huérfanos de madre

tags

Del total de dicha cantidad, unos 34 asesinatos de mujeres se produjeron en enero, 28 en febrero, 28 en marzo, 30 en abril, 22 en mayo, 22 en junio, 17 en julio, 21 en agosto, 24 en septiembre, 30 en octubre, 17 en noviembre y 25 en diciembre. Vidas que se extinguieron, víctimas del sistema patriarcal implantado y naturalizado desde la génesis de la historia y reproducido en gran medida por la cultura de la publicidad y los medios de comunicación.

Sistema que ha dejado, según MUMALA, huérfanos de madre a unos 300 niños, niñas y adolescentes. Además, en 2020 se han verificado 13 suicidios considerados como femicidas ya que la mujer que decidió quitarse la vida padecía violencia de género antes de dicho momento. En el 85% de estos casos existían antecedentes o testimonios por parte de familiares y/o allegados sobre el contexto de vulnerabilidad de la mujer en cuestión, marco que funcionó como inductor del suicidio.

tags

De los 270 femicidios informados por MUMALA, 230 fueron considerados como directos. En tanto que 6 de ellos han sido travesticidios, 2 lesbicidios, 17 vinculados a hombres y niños y 15 que involucraron a adolescentes y niñas. Así, todas estas personas se suman a la larga lista de víctimas mortales que elabora desde hace algunos años la organización.

Tendencia maldita

En caso de que la pregunta sea si el número de 270 muertes ha significado un descenso o un aumento de crímenes en relación a los años precedentes, la respuesta es que no ha habido casi variación alguna. En 2019 MUMALA confirmó 284 femicidios; en 2018, 259; en 2017, 298; y en 2016, 322. Pese al accionar gubernamental, la tendencia se mantiene. El problema requiere una amplia coordinación de áreas y un cambio generacional nacido en tiempos de revolución feminista, en el que la igualdad de género forme parte del chip bajo el cual nacen y se forman las nuevas generaciones.

Entre otros datos relevados por MUMALA sobresale el vínculo que poseía la víctima con el agresor, quien, por lo general, suele ser una persona conocida, y en particular, su pareja. Según la cantidad de femicidios ocurridos en 2020, el 40% de los casos han resultado de la relación, mientras que el 19% han sido protagonizados por una expareja, el 15% por un familiar, el 14% por un conocido, el 6% por un desconocido y el 6% restante permanece sin dato alguno.

En este sentido, cabe mencionar el lugar donde se produjo el ataque: en correspondencia con el anterior ítem, el 66% de los femicidios se cometió en la casa que la víctima compartía o no con el hombre. En tanto que el 12% tuvo lugar en la vía pública, el 6% en la vivienda del agresor, el 6% en un descampado, el 4% en el domicilio de un familiar, y el 2% en el trabajo de la mujer (un 4% refiere a la consideración de «otros»). De este modo, se observa cómo persiste el carácter intrafamiliar de los ataques a lo largo de los años en los que se contabilizan y se analizan los casos de violencia de género.

tags

En esa línea, MUMALA también da cuenta de la modalidad del femicidio: el 27% de los crímenes han sido cometidos con un arma blanca, el 21% a golpes, el 20% con un arma de fuego, el 16% por asfixia, el 9% a raíz de quemaduras y el 4% por otras formas. A su vez, la organización revela que el 49% de las víctimas tenía entre 19 y 40 años, mientras que el 24%, se encontraba entre los 41 y los 60 años y el 11% tenía más de 60.

El deseo de transformar a base de Educación

La sanción de la Ley Micaela, la legalización del aborto y la atención integral desde el Estado a todas las víctimas de violencia machista son algunas de las conquistas conseguidas sólo por el movimiento feminista, que puede encontrar su nacimiento el 3 de junio de 2015, día en que se organizó la primera marcha bajo la consigna ‘Ni Una Menos’. La lucha, que causa admiración, respeto y devoción, continúa pese a los avatares y piedras en el camino colocadas por los sectores más reaccionarios y conservadores, enamorados del statu quo y, por tanto, del sistema patriarcal que prosigue dañando la vida de las mujeres y la de sus seres queridos.

tags

Cabe esperar un 2021 diferente en relación a años anteriores, con la esperanza de que los femicidios se reduzcan el máximo posible hasta que dejen de ocurrir, y que la tendencia en ese sentido se mantenga. A su vez, que se profundice la concientización social para erradicar este problema. Con la incansable lucha de las mujeres argentinas, pero aún más, con Educación. El aspecto que hace mejor a cualquier sociedad.

¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta