tags

La economía será el centro de la campaña hasta octubre

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos Alberto Fernández sale al cruce de la campaña oficialista que pretendía no mencionar la discusión política centrada en la economía y logra colocarla en el centro del debate. Cómo se defiende y contraataca Macri, con la mira puesta en octubre.

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Por Rodolfo Colángelo (rodocolangelo@yahoo.com)

Alberto Fernández, precandidato presidencial del Frente de Todos, logró instalar en un primer plano de la campaña electoral la economía, saliendo al cruce de la intención del oficialismo que pretendía no mencionarla dado el contexto actual de crisis y recesión. El macrismo orientaba su mensaje hacia la corrupción, la inseguridad y el fortalecimiento de las instituciones, entre otros temas.

Fernández prometió que su primera decisión de un eventual gobierno peronista será el aumento de un 20% en los haberes de los jubilados y la entrega de medicamentos gratis. Y sostuvo que, para lograrlo, reducirá considerablemente el interés de las tasas que paga el Banco Central a las instituciones bancarias por las Leliq, que oscila entre un 60 y un 70%.

¿Leliq en default?

La propuesta motivó la inmediata respuesta del macrismo, que varió su estrategia y a través de distintos medios alertó que el precandidato justicialista pretendía provocar un default de las Leliq que golpearía a los bancos y, por consiguiente, a los plazos fijos que depositan los clientes. Ese dinero es utilizado por las entidades bancarias para comprar las letras del Banco Central.

tags
Alberto Fernández ovacionado. (Foto Facebook)

En realidad, el precandidato del Frente de Todos no habló de un default, sino de bajar las altas tasas de interés que representan $ 2 mil millones por día de ganancia para los bancos. Un informe del Centro de Estudios Raúl Scalabrini Ortiz señala que “los bancos privados recibieron depósitos de sus clientes y compraron con ellos Leliq, que tuvieron rendimientos de $ 29.393 millones. Pero a los ahorristas sólo les pagaron por esos fondos $ 9.755 millones, quedándose con una diferencia de $19.638 millones a costa del erario público, sólo en mayo de 2019”.

Es así que el tema económico ganó la agenda y, de aquí a las elecciones presidenciales de octubre, estará en el centro del debate impulsado por el Frente de Todos. El partido de Fernández – Fernández encontró el mecanismo para que el gobierno abandonara de alguna manera un mensaje abstracto para ir a las cuestiones concretas.

Dirección “correcta” y mercado interno

En este marco, no será el presidente Mauricio Macri el encargado de rebatir puntualmente las propuestas de Alberto Fernández“no hay que dar argumentos para votar”, dijo el aún presidente-, sino los economistas ortodoxos a través de los medios concentrados, que juzgan “imposible” que un gobierno peronista pueda cumplir esas promesas.

tags
Mauricio Macri en campaña. (Foto Facebook)

Del lado del Frente de Todos se insistirá con el debate económico, sobre todo a partir del inicio de la segunda etapa de la campaña electoral después de las PASO de este 11 de agosto. En este sentido, el justicialismo buscará reforzar su mensaje sobre el fortalecimiento del mercado interno, elevar la capacidad de consumo del salario y la consiguiente creación de fuentes de trabajo. Aunque deberá explicar cómo afrontará la negociación con el FMI por el préstamo de u$s 57 mil millones y de qué manera enfrentará los vencimientos por u$s 140 mil millones en los próximos dos años.

Fuentes de la campaña del Frente de Todos, le adelantaron a El Café Diario que “se está trabajando en el núcleo de los equipos técnicos para salir con un mensaje claro, que llegue de manera comprensible a la ciudadanía que no sabe demasiado qué son las Leliq”.

Modelo de país “en reversa”

En el terreno económico el macrismo insistirá con que se está en la dirección “correcta”, pero apuntando al voto duro del mercado y de la producción concentrada en el agro. Un ejemplo claro fue el discurso de Daniel Pelegrina, presidente de la Sociedad Rural, que fue ovacionado por afirmar que se eliminarán las retenciones a las exportaciones, las mismas que el gobierno se vio obligado a reponer. Y, aunque el sector no aporta gran cantidad de votos, simboliza el modelo de país que el economista Mario Rapoport describe como “en reversa, procurando recuperar nuevamente privilegios perdidos, o sea volver al pasado”.

La batalla por el voto -de cara al 11 de agosto y al 27 de octubre-, estará centrada también en convencer a los indecisos, situados según algunas encuestas en un 43 por ciento del electorado. Mientras que para las PASO la polarización es extrema, coincidiendo todas las consultoras en un posible triunfo de la fórmula Fernández-Fernández por 2; 4,6 o 9 puntos si no se producen irregularidades en el escrutinio, tal como denuncian desde la oposición.

Las cuestiones pendientes después de las PASO tendrán que ver, además, con el comportamiento del dólar que influye sobre los precios -operaciones a futuro se están haciendo en el orden de los $ 51 y hasta $ 70-, y de las expectativas del mercado sobre la composición de un futuro gobierno.

[Total: 1    Average: 5/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *