tags

La cuarentena agrava los problemas para aplicar la ESI

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos Enseñar Educación Sexual Integral (ESI) es obligatorio por ley, pero no todas las escuelas lo cumplen. La cuarentena hace más difícil dar esos contenidos.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

Por Inés Tiphaine (chinisst@gmail.com)

La Ley 26.150 establece que es obligatorio enseñar Educación Sexual Integral (ESI) en todo el país. Fue sancionada en 2006, pero todavía no se aplica en todas las escuelas de la Ciudad de Buenos Aires. La cuarentena dificulta aún más esta situación, aunque los docentes intentan dictar los contenidos a distancia y adaptarlos a los escenarios cotidianos de sus estudiantes.

La ESI garantiza el derecho a recibir información científicamente validada acerca de la sexualidad en los tres niveles de escolaridad, tanto de instituciones de gestión privada como estatales. Avala y obliga a los docentes a enseñarla según los lineamientos curriculares.

El Ministerio de Educación debe entregar materiales en todo el país para que sea posible brindarles la ESI a los alumnos. Además, es importante el rol de la escuela y la comunicación que establezcan con las familias, que deben estar informadas sobre los contenidos que corresponderán a cada nivel.

tags
Preservativos

“Como plantea la ley, por la cual peleamos y exigimos que así fuera, la perspectiva de género y la discusión sobre masculinidades, entre otros temas, se tratan de forma transversal. Es decir, dependiendo de la asignatura que cada docente tenga a cargo, articula su contenido con alguna sugerencia dentro de las posibilidades que se le brindan“, explica Martín Pérez Antelaf, profesor de la Escuela de Educación Media Nº 1 Distrito Escolar 16 ‘Rodolfo Walsh’.

Problemas a la hora de aplicar la ley

Karina Olivares, secretaria de Derechos Humanos de la asociación docente Ademys, considera que “la aplicación de la Ley de Educación Sexual Integral hoy no es una política del Ministerio de Educación de Buenos Aires y explica que “no hay un lineamiento claro al respecto, no hay materiales específicos“.  

“Queda librado a cada escuela, a que cada conducción lo promueva. En ese sentido, hay miles de situaciones diferentes según cada escuela y según el o la docente. En el nivel inicial sabemos que hay muchas docentes que hacen trabajo sobre la ESI, pero también que en muchos jardines no se aborda esta temática, precisa Olivares.

En 2018, una familia de la Escuela ‘Rodolfo Walsh’ realizó una queja por una película que pasó un docente que generó un expediente por disconformidades. Se trató de ‘Transamérica’, un material a partir del cual abordó temas como las identidades trans y la homofobia.

“La película era una excusa, la queja era en contra de la ESI, sentencia Pérez Antelaf, también docente de ese colegio. “La Dirección de (Educación) Media de CABA y la supervisión llegaron a sugerir una separación del cargo de este compañero a raíz de esta queja infundada e incluso contra-argumentada por el docente con claridad“, explica.

“Las directoras apoyaron al compañero desde el primer momento y, si bien por otros canales, acompañaron el reclamo que hicimos los docentes, familias, alumnos, ex alumnos, colectivos docentes en sindicatos“, continúa Pérez Antelaf.

Marta Jaqueline Martínez, legisladora porteña por Autodeterminación y Libertad, le pidió a la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires que repudie el intento de separar al docente de la escuela y solicitó el cierre inmediato del expediente y la absolución del profesor. Además responsabiliza al gobierno de que se garantice la enseñanza de la ESI  en el ámbito porteño.

“Estamos esperando que se concrete lo que aseguraron autoridades superiores: el cierre definitivo de este bochorno. También quedamos atentos, prestos a seguir, porque muchos sectores religiosos, conservadores, reactivos con cierta fuerza, y en connivencia con un sector político, sin duda, siguen allí. La ESI es un derecho que no es gozado plenamente. Seguimos educando, educándonos y peleando para que esto sea una realidad, destaca Pérez Antelaf.

La ESI en la cuarentena

La pandemia ha llevado las clases al ámbito de lo virtual, lo cual ha supuesto que tanto docentes como estudiantes se tengan que adaptar de pronto a un nuevo vínculo pedagógico.  Este cambio también impacta en la ESI.

“Con respecto a este período de cuarentena, entendemos que se suman otros obstáculos“, reflexiona Olivares. “No hay una  política clara por parte del gobierno de las aplicaciones de la ESI. Además se suma la problemática de la virtualidad, que atraviesa toda nuestra práctica docente. Algunos no pueden participar por la falta de Internet en sus casas. Hay un escenario muy poco favorable“, añade.

Lo que se puede hacer es brindar un acompañamiento desde las escuelas. Sabemos que trabajamos con un grupo reducido de alumnos. Además, se suma la particularidad de que no todos los docentes tienen la formación sobre ESI, entonces son menos los docentes que dictan los talleres. Lo que intentamos es acompañarlos cotidianamente”, explica la secretaria de Derechos Humanos de Ademys.

Patricia Pines, docente e integrante del colectivo ‘Vacantes para todos’ recuerda que en la semana del 22 de junio se debería realizar la segunda jornada de ESI en las escuelas. Sin embargo, indica que en el contexto del aislamiento social, preventivo y obligatorio “se hace muy difícil dar los talleres a la distancia”.

“Entendemos que no podemos dejar de trabajar estos contenidos, aunque sea de forma virtual. Así que, en particular en el nivel inicial, la propuesta es adaptar esas actividades, que hubiesen sido propuestas en el jardín para que las hagan en familia y trabajar algunos contenidos que son propios del nivel, tratando de plantear los posibles escenarios de la vida cotidiana”, explica Pines.

Como ejemplo, señala la actividad de hablar a través de canciones como la del grupo de música para niños Canticuenticos, titulada ‘Hay secretos’, que aborda el abuso infantil.

Formación en ESI para docentes

Los docentes no solo encuentran obstáculos a la hora de dictar los contenidos de la ESI. Existe otra problemática vinculada con la formación docente sobre esta temática en carreras y posgrados.

Pines señala que los “los docentes que se recibieron hace unos cinco o siete años no tenían educación sexual“, ya que“este tipo de talleres se implementaron en el nivel terciario hace muy poco. También explica que los cursos se fueron tercerizando en los sindicatos.

“Los que están dentro del sindicato cobran menos el curso, y para los que no pertenecen son cuotas muy caras. Así es como se negocia el puntaje del docente en vez de obtenerse de manera gratuita como corresponde para todos”, enfatiza la integrante del colectivo ‘Vacantes para todos’.

Olivares indica que los cursos sobre ESI “son muy pocos en comparación con otras áreas” y agrega: no hay prácticamente capacitaciones en las escuelas, lo que llamamos capacitaciones en servicio. Solo se da en algunos casos de manera aislada. Realmente exigimos que haya una capacitación en servicio, en el horario de trabajo.

Pérez Antelaf afirma que “la formación en ESI tiene grandes faltantes”, y añade: “es paradójico, porque textos, artículos, charlas, hay en cantidad y vamos tras ellos constantemente. Pero desde una oferta pública, gratuita, hay una escasez notoria de calidad .

“El Postítulo de Educación Sexual Integral del Joaquín V. González explota de interesados por cursarlo y, sin embargo, se le impidió el comienzo de actividades en 2020-2021. En un país donde los feminicidios se suceden, este tipo de medidas parecen, si acaso no son, medievales y necesarias de ser revertidas“, reflexiona el profesor.

¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *