La Justicia argentina acelera hacia el expediente digital

Tiempo estimado de lectura: 5 minutos El desafío de la Justicia está relacionado con la modernización. La pandemia obliga a adelantar el proceso de pasar toneladas de papel a soporte digital.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

Por el Dr. Sergio Omar Rodríguez (sergio_rodriguez4@hotmail.com)

Como toda república, la Argentina cuenta con tres poderes: el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial. Este último es aquel que imparte justicia entre las personas individuales o institucionales, entre particulares, entre particulares y una institución, privada o estatal.

El Poder Judicial es aquel que garantiza y vela por el cumplimiento estricto de la Carta Magna, la Constitución Nacional. Es aquel que tiene por finalidad establecer un mecanismo de orden social, y así mitigar lo que en términos comunes se denomina ley de la selva o justicia por mano propia

Expediente Digital
El expediente digital y los actos presenciales, una cuenta pendiente
para el ejercicio de una Justicia moderna y eficaz.

La desactualización en las formas

Si hubo una crítica constante que se le hizo siempre al Poder Judicial, es su falta de habilidad para acompañar los cambios que acontecen a través del avance de la humanidad. Al menos en lo relacionado con los avances tecnológicos y su implementación a los fines de dar más y mejor justicia. 

De un tiempo a esta parte, el Poder Judicial venía imponiendo prácticas de rito, es decir, de procuración judicial de expedientes que no eran propias de los tiempos que corren. Predominaba el papel y los actos procesales de mero trámite, presenciales a través de la entrega física de cualquier presentación, la consulta en mesa de entrada, el sorteo de una demanda, etcétera. 

El primer cambio de paradigma

Así fue como en año 2007 la Corte Suprema Nacional de Justicia (CSJN), en la Conferencia Anual de magistrados, dio inicio a lo que se denominó proceso de modernización de la Justicia

En 2020, este proceso de modernización en la Justicia Nacional poco beneficio trajo: el único acto procesal remoto y digitalizado fue la notificación por cédula electrónica de la Acordada 31/11 que estableció que “todas las notificaciones de providencias, resoluciones sentencias que deban practicarse personalmente por cédula, se realizarán en el código de usuario que el beneficiario deberá haber constituido como domicilio electrónico.”

Fuera de eso, la digitalización de todos los escritos se realizaba en simultáneo con la entrega obligatoria del papel. Es más, conforme a la Acordada 03/15, si la digitalización de la presentación no era efectuada dentro de las 24 horas en el juzgado o el tribunal, podía tener por no presentada la presentación. 

El sorteo de demanda, hasta 2020, al igual que todas las procuras y audiencias de todas las instancias inclusive extrajudiciales, eran de carácter presencial. 

La modernización forzada

En marzo de 2020, en la República Argentina el Poder Ejecutivo Nacional estableció, a través del Decreto 297/20, el Aislamiento Social Preventivo Obligatorio (ASPO), que entre sus actividades esenciales no encontraba en su artículo sexto, en ninguno de sus incisos, ni la abogacía ni el Poder Judicial. 

Inmediatamente, la CSJN decretó la Acordada 04/20, con lo cual dio comienzo a una Feria Inhábil Extraordinaria que duró hasta el mes de agosto de este año. 

Expediente Digital
Aunque con tiempos atrasados, el expediente digital llega para quedarse.

Argentina se quedó sin funcionamiento del órgano de justicia. Tan real como letal. En dicho momento, empezaron a llover cuantiosas críticas de los cambios que nunca se hicieron.  A medida que fueron pasando las semanas, esas críticas se convirtieron en exhortaciones explícitas a que la Corte y las distintas jurisdicciones no se quedaran de brazos cruzados esperando que el COVID-19 pereciera. 

Finalmente, algo se tuvo que hacer. Uno de los cambios que más va a favorecer y a acelerar los tiempos es el sorteo electrónico, sin perjuicio de que convivan a futuro la modalidad presencial con la remota. Sin embargo, en ese futuro, ¿qué profesional abogado/a/e preferirá cambiar la comodidad de su despacho por un tour literal por las receptorías del Conurbano?

En la Justicia Nacional los sorteos se efectúan a través de un correo electrónico enviado a la Cámara de Apelación del fuero en el que se quiera incurrir. Mientras que en la Justicia Provincial, es a través del portal de notificaciones electrónicas al que tiene acceso cada profesional abogado/a/e. 

Se acaba el recorrer pasillos

A través de la Acordada 15/20 del 22 de mayo pasado, la CSJN estableció un mecanismo electrónico, remoto y digital para el envío de Oficios a Organismos Externos por medio del portal judicial. Hasta casi recién se llevaba el oficio en papel reiteradas veces al juzgado, para que fuera observado o sellado para su diligenciamiento. Finalmente, ahora todo es sin papel, y electrónico. 

Los distintos organismos se deben ir incorporando a la nómina de externos a fin de empezar a ser oficiados electrónicamente, ¡una maravilla! La provincia de Buenos Aires, ya contaba con un sistema electrónico de confección de oficios. 

Hacia las audiencias virtuales

Otra de las maravillas que trajo esta serie de cambios en la Justicia en pandemia a nivel general, es la necesidad de empezar a arbitrar medios electrónicos remotos para la toma de audiencias. 

Así es como el Servicio Conciliación Laboral Obligatoria (SECLO), a través de la RS MTSS 290/20 estableció el protocolo de toma de audiencias por videoconferencias, y estableció la plataforma Cisco Webex como la principal opción, sin perjuicio que se puedan usar otras a elección del conciliador. Así por su parte el Poder judicial en general ha adoptado la plataforma Microsoft Teams.  

Estas audiencias, más que nada aquellas con fines conciliatorios, no las testimoniales que requieren de la presencialidad, van a devenir en una mejora absoluta de la justicia, y de jerarquización del trabajo de los profesionales abogados/as/es que ya no deben ir de un lado a otro, sino que empiezan a monitorear todo su trabajo desde su propio despacho. 

Expediente Digital
La modernización de la Justicia y el soporte digital terminará
con los eternos recorridos por los pasillos para llevar papeles.

Reproche que quedará para la historia

Estos tres grandes cambios, entre otros que se vienen efectuando, constituyen uno de los avances más ambiciosos hacia el expediente 100% digital que ha habido en los últimos tiempos. Sin embargo, en la historia quedará marcado que su origen de motorización fue pandémico y no el mérito de los propios actores encargados de llevarlo adelante desde 2007. 

El expediente electrónico es algo que la sociedad se debe, y no se puede permitir que en una nueva futura catástrofe como lo es hoy la pandemia, se vuelva a suprimir una de las tres patas de la República. Esto marca la pauta de que cuando hay voluntad genuina, cuando hay necesidad de progreso, los cambios se materializan. 

Ahora queda esperar que estos cambios sean para siempre y no un mero parche para pasar la tormenta pandémica. Hay mucho por hacer y mucho por generar aún, pero se ha hecho un gran avance, ¡y en qué tiempos!

¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta