tags
Tiempo estimado de lectura: 7 minutos

Por Bernardo Falvella (ber_falve@hotmail.com)

Edición: Florencia Romeo (florenciaromeo06@gmail.com)

Ivan Garri tiene 24 años y es uno de los referentes del circuito argentino de pádel. Se desempeña como jugador profesional desde 2016 y actualmente ocupa el 50° puesto del ranking nacional.

Nacido en la ciudad bonaerense de Monte Grande, este deportista creció en el seno de una familia que respira deporte, dado que administran un complejo deportivo, donde supo funcionar una cancha de fútbol y ahora se dictan clases personalizadas de tenis y pádel.

En un mano a mano con El Café Diario, el deportista habla de su carrera en el pádel, las transformaciones que vivió la disciplina en el último tiempo y el fuerte crecimiento que tuvo su práctica en Argentina, donde gana cada vez más terreno en los jóvenes y mantiene adeptos entre los adultos.

tags
Iván Garri en acción, a todo pádel.

Todo comenzó en casa

¿Cómo construyó su vínculo con el pádel?

Hace bastante tiempo que gestionamos un club junto a mi familia, abarcando distintos deportes, y actualmente organizamos encuentros y torneos de pádel.

¿Desde cuándo juega al pádel?

Antes de dedicarme de lleno a mi profesión daba clases de tenis. Con el tiempo, sacamos la cancha de tenis y pusimos una canchita de fútbol. En ese entonces fue que intenté probar por ese lado, pero la verdad nunca fui muy bueno con la pelota (risas). A partir de ahí, decidí continuar con el pádel y no lo solté más hasta el día de hoy.

¿Sigue en el club?

Sí, porque si no estoy compitiendo en el circuito, estoy dando clases de pádel en el club.

¿Qué atractivo ofrece el pádel con respecto a otro deporte?

Considero que es un deporte particular, muy familiar, donde pueden juntarse cuatro personas, armar un partido y disfrutar un rato entre amigos. Es muy entretenido y una excusa perfecta para hacer sociales. Muchas veces salen partidos entre grupos y después se disfruta del famoso «tercer tiempo». El pádel tiene ese incentivo natural de jugarlo, que produce algo similar al fútbol.

Consejos de un experto como Iván Garri

¿Qué necesita una persona para jugar este deporte?

Primero que nada, interiorizarse un poco sobre las reglas. Al tratarse de una disciplina que se disputa en espacios cerrados, con canchas modernas donde la mayoría están hechas de blindex, se requiere conocer un poco el terreno antes de involucrarse. En cuanto al juego mismo, hay cuestiones básicas para prestar atención, como el manejo de los rebotes en la pared o la velocidad misma de la bola, una cuestión que tiene relación directa con la superficie dónde se juega.

¿Hay que entrenarse, prepararse?

Para jugar al pádel a un nivel medianamente regular se requiere continuidad, entrenamiento. Además, para el juego es fundamental saber colocar la pelota en cancha, es decir, de manera estratégica. No hace falta ser agresivo para impactar una pelota y sí importa tomarle el ritmo para jugar de una manera que incomode al rival. Es decir, pensar un juego técnico y táctico.

Se dice que quién sabe jugar al tenis puede también con el pádel, y viceversa. ¿Es así?

No, la realidad es que al jugador de tenis le cuesta meterse en el juego de pádel. Primero por el formato de cancha, que es cerrada. Las paredes en el pádel ofrecen un tiempo más para devolver una pelota, pero tienen la dificultad de que te obliga a saber jugar con ellas.

¿Cuáles son las principales diferencias?

La primera es que se necesita saber usar mucho los efectos, mientras que el jugador de tenis en general está acostumbrado a golpear fuerte la bola, algo que no te asegura efectividad. Por eso, cuando estos estilos de juego se enfrentan los protagonistas no juegan cómodos, se frustran o hasta se enojan.

El boom de la práctica del pádel en argentina: un deja vú de los ‘90

Hay quienes sotienen que el pádel vive uno de sus mejores momentos en cuanto a popularidad. ¿Es así?

Totalmente. El deporte creció muchísimo, especialmente con la pandemia. Es una paradoja, pero esto tiene una explicación lógica.

En plena pandemia que vivió (y vive) el país, el pádel fue uno de los primeros deportes al que le habilitaron las aperturas para volver a las actividades. Así fue que mucha gente joven y adulta, que toda su vida estuvo acostumbrada a hacer este deporte, volvió a practicarlo. Además, la excusa de que las personas necesitaban realizar una actividad física luego de haber pasado tanto tiempo encerrada, jugó muy a favor para reinsertarse.

Qué paradoja…

Aclaremos que la pandemia pegó durísimo en la economía de los clubes, como ocurrió con otros rubros. Entonces, que haya surgido esta posibilidad fue un renacer. Al principio se nos permitió abrir las canchas pero con la condición de que jugará 1 vs 1, algo que fue dificultoso porque sabemos que este deporte no suele jugarse así. De todos modos, esa limitación no fue un condicionante para hacer que se acerquen a jugar. Es más, deportistas que hacían fútbol o rugby, desacostumbrados al roce deportivo luego del parate, le dieron una oportunidad al pádel.

¿En qué regiones del país se sintió más este crecimiento de la práctica?

El desarrollo se dio tanto en las provincias como en el interior bonaerense. Yo soy de Monte Grande. Acá y en Ezeiza teníamos un solo club para practicar pádel y ahora en mi ciudad se abrieron dos más en poco tiempo. La verdad es que no deja de asombrarme.

tags
Siempre con la vista en la pelota, Iván Garri en pleno juego.

¿Hubo una estrategia de difusión que derivara en esta actualidad?

No. En verdad, el pádel no es tan visto en Argentina como se estima que sea, más allá de que su práctica se amplifica. La difusión real del deporte la encabezan los propios clubes, a través de sus iniciativas.

¿Qué iniciativas, por ejemplo?

En los torneos organizados, muchas veces se utiliza la tecnología, mediante una cámara en vivo o una plataforma, para transmitir los partidos y que los seguidores o seguidoras puedan verlos. Sí puedo decir que la popularidad del pádel se vio muy beneficiada por la existencia del circuito internacional World Pádel Tour, que se disputa en Europa. A partir de que algunos medios nacionales empezaron a cubrirlo, se dieron a conocer más en detalle a algunos protagonistas. De todas formas, falta difusión del pádel en Argentina. Los clubes son quienes realizan tareas a pulmón para sumar adeptos.

Pádel, un juego en evolución

Hablemos un poco del juego en sí mismo. ¿Cuál fue su mayor evolución?

Lo principal que cambió fue el ritmo de juego. Antes era mucho más lento. En los inicios, quien tenía el servicio no podía bolear la primera pelota, mientras que actualmente es necesario que el jugador llegue a la primera bola en la red. Los ritmos y entrenamientos también variaron.

¿Qué cambios hubo en las canchas propiamente dichas?

Una de las transformaciones más visibles, sin dudas, fue la de la superficie de las canchas. En los comienzos eran mayormente de cemento, y ahora son casi todas de césped sintético, como en Europa. Por eso es bastante común que, quien volvió a jugar al pádel después de mucho tiempo, no esté conforme con el tipo de canchas. Es por la falta de costumbre.

Se habla de la influencia de las superficies en la lesión de los jugadores. ¿Es real?

En todos los deportes existen lesiones. Pero hay una realidad: las antiguas canchas de cemento producen un impacto mayor sobre el físico del jugador, especialmente en las rodillas. Con la llegada del césped sintético las articulaciones no sufren un golpe tan brusco, debido a que el pie puede patinar o deslizarse más cómodo.

La actualidad del pádel nacional

¿Qué realidad transita el proceso de formación de jugadores?

El problema principal es el aspecto económico para viajar a los torneos y también la falta de tiempo. Pongo un ejemplo mío. Vengo de competir en un campeonato en San Martín de los Andes. Para que sea rentable desde todo punto de vista, lo que hicimos con mi grupo de colegas fue viajar en combi más de veinte horas. Pero el problema está en que hay muchos jugadores que no pueden hacerlo de esa manera porque tienen otras responsabilidades.

tags
Mate en mano, Iván Garri en San Martín de los Andes, donde viajó a disputar un torneo.

¿Qué provincias han sido referencia histórica de formación a lo largo del país?

No existe una provincia específica que se destaque por ser la cuna del pádel. Hay mucho talento en las provincias del interior, pero ocurre que a veces los jugadores intentan buscar un punto geográfico que les convenga para entrenar sin complicaciones.

¿Cuáles son los jugadores más destacados en la actualidad?

Actualmente tenemos a Fernando Belasteguin de Pehuajó, y la pareja de Federico Chiostri y Gonzalo Alfonso, número 2 en el circuito APT (American Pádel Tour) y número 1 en la Asociación de jugadores profesionales de pádel (AJPP). También en el plano internacional resalto la figura de Martin Di Nenno, oriundo de Ezeiza, que compite en España.

¿Cómo logra un jugador del circuito local trepar al circuito mundial?

En mi opinión, pasa por el hecho de arriesgarse e irse a vivir al exterior. Ocurre que a veces existen barreras complejas de romper. Por un lado las económicas, donde hoy en día la situación no ayuda para nada, y por otro lado el aspecto personal, tener que alejarse de la familia y los amigos. Muchos jóvenes que apuestan por su sueño se van del país a los 14 años, quemando etapas. Otro punto tiene que ver con el convencimiento de saber qué quiere uno para tu vida. Por eso está quien elige competir sólo en Argentina y los que apuestan afuera.

¿Tenés un referente en el mundo del pádel?

Sí, Martín Di Nenno, uno de mis mejores amigos. Siempre lo idolatré, porque competimos juntos desde chicos. Hubo un tiempo en que nos dejamos de ver y transcurrido el camino me enteré de que había llegado a ser número de Argentina por mucho tiempo.

Por su historia, es un ejemplo de superación.

Sí, Martin tiene algo especial para mí: sufrió un accidente muy delicado en 2016, que casi le cuesta la vida y su carrera y hace poco se consagró en el World Pádel Tour. Quienes lo conocemos sabemos todo el esfuerzo que hizo para salir adelante y estar donde está hoy. Admiro su fuerza de superación y deseo algún día poder lograr algo similar.

¿Cómo ves al pádel de acá a unos años?

Espero que las cosas se acomoden para que este deporte pueda llegar a ser el boom que se merece, como ocurre en España, por ejemplo. Fuera del país, el jugador argentino es muy admirado, y nosotros tal vez no nos enteramos. El pádel necesita ser más visibilizado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *