El insomnio y la ansiedad disparan la automedicación en cuarentena

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos Durante la cuarentena se ha incrementado la venta de medicamentos de venta libre y ansiolíticos para combatir insomnio, somnolencia y ansiedad.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Por Gabriela Previtera (gabyprevitera@gmail.com)

Contar ovejitas, tomar un vaso de leche caliente o tisanas de valeriana, manzanilla o melisa, ya no resulta efectivo para conciliar el sueño en cuarentena. El insomnio aparece entre los principales síntomas de este tiempo, seguido por la ansiedad. Y la frase de Charly García «yendo de la cama al living, sientes el encierro», es la mejor definición para atravesar los días y también las noches durante estos más de 130 días de confinamiento, en los que hay algo que aumenta: la automedicación.

Desde el 20 de marzo, cuando se decretó el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio en la República Argentina, las noticias, los sitios de internet, las redes sociales e incluso, nuestros diálogos, se han vuelto monotemáticos.

tags
Durante el confinamieto hubo un aumento de automedicación.

Pandemia y cambio de hábitos

La pandemia de coronavirus ha colapsado nuestra realidad y ese exceso de información a través de los medios de comunicación (lo que la Organización Mundial de la Salud ha devenido en llamar infodemia), y la necesidad de saber cuándo llegará y cómo será la nueva normalidad, ha provocado consecuencias reales que ya se sienten. Es que en pos de tomar recaudos y estar informados, aparecieron patologías ligadas a esa sobre información y a los cambios de hábitos que ha traído la cuarentena.

Según la licencida Daniela Furst, psicóloga, «durante los primeros 15 días de cuarentena, la situación estaba contenida. La gente realizaba diferentes actividades, como gimnasia o cocinar, hacía lo que había postergado en mucho tiempo. Cuando empezamos a ver que esta pandemia no tenía un horizonte claro, aumentaron los niveles de ansiedad, producto de no tener rutinas bien establecidas y sumado a la infoxicación (sobrecarga informativa). Eso perturbó el sueño».

Insomnio, pesadillas y somnolencia

Según un informe de la Federación Latinoamericana de Sociedades de Sueño, más de la mitad de las personas que viven en países afectados por el COVID-19 tiene algún tipo de trastorno del sueño, como insomnio, pesadillas o somnolencia diurna. Desde el Servicio de Medicina del Sueño del Hospital de Clínicas, aseguran que «aumentaron las consultas de pacientes por pesadillas y sueños traumáticos, que interrumpen el descanso» , sin poder conciliar el sueño nuevamente.

tags
Somnolencia diurna, uno de los padecimientos de la cuarentena.

«La gente está cansada psíquicamente, pero no físicamente y les cuesta dormirse. Hay trastornos del sueño, con insomnios terribles», cuenta la psicoanalista Furst. La especialista detalla que tiene «pacientes que tomaban una sesión semanal y pasaron a dos sesiones durante la cuarentena» y que, inclusive, ha llegado a trabajar «sábados y domingos».

Los especialistas coinciden en que gran parte de la población está experimentando estrés crónico a raíz del encierro, los problemas económicos, la angustia o la soledad, y que eso llevó a un «aumento en el consumo de medicamentos como paliativos».

Aumento en la venta de ansiolíticos

Según un informe del Observatorio de la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA), los ansiolíticos y los antidepresivos han tenido un aumento sostenido de sus ventas durante los meses de aislamiento obligatorio. Comparado con el mismo mes del año anterior, en mayo la melatonina duplicó la venta y está en falta en farmacias de la Ciudad de Buenos Aires.

tags
El consumo de antidepresivos ha registrado un aumento del 17 %.

Durante la cuarentena, el consumo de antidepresivos ha crecido un 17%, los inductores del sueño han registrado una suba del 11% en sus ventas en el mes de mayo y la prescripción de Clonazepan ha tenido un aumento del 60%. Este medicamento, además de ser un antiepiléptico, se indica en casos de ansiedad, ataques de pánico y también frente al insomnio causado por estrés.

El miedo a contagiarse coronavirus y la incertidumbre por las consecuencias laborales y económicas, son los principales motivos que han llevado a gran parte de la población a automedicarse para controlar las emociones extremas y poder descansar.

Pero lo recomendable, siempre y en todos los casos, es consultar el médico, único profesional capacitado para indicar medicación y controles de salud. En ese sentido, desde el Colegio Oficial de Farmacéuticos y Bioquímicos advierten que post pandemia podrían aumentar los casos de afecciones cardíacas, accidentes cerebrovasculares (ACV) y problemas de presión arterial, entre otras patologías, debido a la caída en controles rutinarios por temor a contagiarse coronavirus al asistir a hospitales o clínicas.

¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *