tags

Ignacio Calabró: «La discapacidad es de la sociedad, no de los individuos»

Tiempo estimado de lectura: 7 minutos

Por Mirtha Caré (mirtha.care@elcafediario.com)

Ignacio José Calabró es kinesiólogo y trabaja en discapacidad infantil, en el área de Neuropediatría. Es papá de dos nenas: Guadalupe, de ocho años, y Lourdes, de seis. Cuando Lourdes tenía un año le detectaron una discapacidad motriz, y a medida que su hija fue creciendo, Ignacio descubrió que no había actividades recreativas para ella y que no encajaba en ningún lado.

Esta realidad le movilizó en todo sentido: de la ciudad de Buenos Aires se mudó con su familia al Partido de La Costa donde armó el proyecto Disfrutarte, hoy enmarcado en las acciones de la Asociación Civil Diversamente Posibles, donde los chicos con discapacidad pueden aprender a nadar, andar en bicicleta y hacer surf, pero, sobre todo, a hacer amigos y a mostrarse como son.

En diálogo con El Café Diario, con el entusiasmo que le caracteriza, Ignacio Calabró cuenta cómo empezó esta iniciativa y cuáles son los objetivos y necesidades principales.

tags
Ignacio Calabró junto a su hija Lourdes.

Con ojos de padre

¿Qué pasó cuando a su hija le detectaron la discapacidad?

En ese momento es cuando comienzo a transitar la discapacidad como papá, a encontrarme desde otro lugar con este nuevo paradigma de la diversidad funcional. Trabajo desde hace nueve años en un consultorio, así que tuve que prepararme para entenderlo de otra manera, porque si yo sigo siendo kinesiólogo, el niño sigue siendo un paciente. Necesitaba correrme de lo profesional para poder verlo con otros ojos.

¿Cuál fue su primer proyecto?

Primero arranqué con actividades en una pileta, con el fin de que los chicos fueran a divertirse y aprendieran a nadar. Mi objetivo era sacar a la familia del pensamiento de que el pibe se tenía que rehabilitar, siempre impulsado por mi angustia profesional y familiar en esto de no encontrar una actividad recreativa. Hoy en día un pibe con discapacidad va a Kinesiología, a Terapia Ocupacional, a Psicopedagogía… No tiene ningún espacio de recreación. Desde el momento en que se detecta la discapacidad, ese chico nunca es un chico, es un paciente.

tags
La playa como lugar de inclusión e igualdad.

¿Cuál fue el resultado?

Una vez que le encontramos el marco recreativo, vimos que aprendían a nadar y que la terapia se daba sola con el juego. Por el simple hecho de compartir el vestuario con amigos -con y sin discapacidad-, chicos con autismo o con retraso madurativo dejaron los pañales y empezaron a ir solos al baño, una secuencia que en un consultorio les lleva mucho tiempo.

Nuevos desafíos

¿Qué vino después?

Un día mi hija me manifestó que quería participar en carreras en bicicleta. No jugar: competir. Ella es usuaria de silla de ruedas, así que el desafío era encontrar el medio. Había que bajar el hándicap y armar una competencia equitativa para todos. Así fabricamos la primera bicicleta que lleva una silla de ruedas. De ahí surgió la idea de crear Disfrutarte en Bici, que es un espacio donde todos, incluidos la familia y los amigos, pueden venir a disfrutar y a competir.

tags
Calabró propone actividades recreativas que además rehabilitan.

¿Cómo se llevó a la práctica?

Empezamos con un amigo de la familia que se daba maña para soldar. Después se sumó un conocido que es ciclista y mecánico. Éste, además de proponer hacer una flota de bicis, propuso incluir en su equipo de ciclismo a pibes con discapacidad. Y así es como se van tejiendo redes. Después, con el boca a boca empezamos a juntar bicicletas chatarra y empezamos a armar.

¿Quiénes pueden usar las bicis?

Las bicis son aptas para todo público. No hay una bici tándem para el ciego, carro para la silla de ruedas o tricicleta para el síndrome de Down. Cada modelo tiene un nombre que le ponen los chicos. La bici carro, por ejemplo, se llama ‘Coli’ y podés ver a tres pibes subidos a ‘Coli’. El desafío es correr el estigma social que existe y poner lo distinto en la bicicleta, no en la discapacidad.

tags
Las familias encuentran en estas actividades un espacio para disfrutar con sus hijos.

Vamos a la playa

¿Qué otras actividades surgieron?

Después de las bicis, se nos ocurrió diseñar unas sillas anfibias para que los pibes puedan surfear, y así surgió Disfrutarte Surf. Primero tuvimos que superar el miedo a no saber interactuar, después encontrar gente. Algo importante en la discapacidad no es la empatía sino el apoyo. Es dar una mano sin hacer asistencialismo, entender que ese individuo necesita de otro para realizar una actividad. Y cuando convocamos voluntarios se anotaron… ¡54!

¿Cómo empezaron?

Primero generamos una actividad en la playa lo suficientemente visible y atractiva como para que toda la gente quisiera participar. Armamos juegos de interacción con chicos de la zona y otra escuelita de surf. El primer día éramos pocos, pero el último había sesenta en total. ¡Fue una fiesta! Los chicos enseguida se hacen amigos sin diferenciar. Y ese es el fin: hacer amigos, romper tabúes, tener vínculos emocionales. Que el día de mañana ese chico sin discapacidad sea un adulto que sepa compartir un trabajo, una actividad, con una persona con retraso madurativo, con discapacidad. Que sepa vincularse con un usuario de silla de ruedas.

tags
La propuesta es simple: disfrutar como lo hacen los otros, quienes no tienen discapacidad.

Entornos adecuados

¿Hay algún límite para participar?

Si pude meter un chico con traqueotomía al agua con todos los riesgos que eso conllevaba, si pudimos subir a una bicicleta tándem a un chico con cuadriplejia espástica, puedo decir que no hay límite. De un pibe con una encefalopatía se puede pensar que «lo están llevando a andar en bicicleta», pero no. El pibe percibe que, si hay tres bicicletas al lado y hay tres pibes subidos a bicicletas iguales, están compitiendo. Y eso nosotros lo pudimos comprobar.

¿Es la discapacidad una particularidad más?

Lo voy a dar vuelta otro poco… No hay individuos con discapacidad, lo que hay son sociedades discapacitantes que no generan los entornos adecuados para que las personas que no logran autoabastecerse vivan plenamente en un entorno social.

En definitiva, la discapacidad surge cuando falla el entorno. Cuando hicimos la actividad de surf no existía la discapacidad porque había tres sillas anfibias disponibles para los chicos, y habilitamos un sistema de turnos para que ninguno se quedase sin silla. También pensamos en la cantidad de profes que hacían falta… Me gustaría dar vuelta la palabra inclusión, que los pibes se sientan pensados, no incrustados.

¿Cómo surge la asociación civil?

Todos los espacios en los que participa una persona con discapacidad son tres veces más costosos: el chico necesita tener un acompañante sólo para él, que haya gente administrando el espacio para que sea lo más ameno posible, un seguro que sale el doble… Así que, pensando en las necesidades de los pibes y en buscar financiamiento para poner las actividades en un plano equitativo con la no discapacidad, es cómo surge la posibilidad de armar la Asociación Civil Diversamente Posibles.

Dónde y cómo

¿Dónde se realizan las actividades?

Hoy estamos en el Partido de La Costa. Queremos tener la sede social en Costa del Este y replicar la actividad en todos lados. Para esto ya estamos fabricando una segunda flota de bicis. Cada vez se suma más gente a colaborar para que los pibes puedan pedalear y compartir un espacio.

¿Cómo se financian?

La comunidad costera es muy solidaria, así que cuando les presenté el proyecto a los comerciantes, no dudaron en colaborar. Después recibimos algunas donaciones privadas y con eso pudimos costear la fabricación. Pero para sostenerlo necesitamos apoyo a nivel institucional. No podemos depender sólo de voluntarios ni de un tráiler arrastrado por mi auto para llevar treinta bicicletas.

¿Cuál es el camino a seguir?

Necesitamos conseguir respaldo económico para sostener toda la estructura. También queremos abrir un taller en Capital Federal y, para eso, estamos haciendo una campaña de donación de bicis. Y como creo que los milagros suceden, y esto es un milagro, no le voy a poner techo: también nos gustaría armar un taller móvil y estamos en búsqueda de un camioncito, un colectivo. La idea es hacer una caravana para fabricar las bicicletas en distintas localidades. Hoy no lo tenemos, pero tal vez en esto de tender redes quizás una empresa de colectivos quiera donar alguno de los vehículos que dan de baja.

Abriendo caminos

¿Tienen otros proyectos?

Queremos que Disfrutarte crezca, así que hicimos algunas asociaciones y vamos a tener otras disciplinas como circo, teatro, música, taller creativo, danzas y yoga. Con cada actividad que se suma estamos facilitando espacios de respeto y convivencia, donde cada individuo puede mostrarse como es y no con el prototipo de lo que debería ser o de lo que la subjetividad del otro crea que esta persona debería ser.

¿Cuál es el objetivo más importante?

Que los pibes vengan a divertirse con amigos y familiares. Esto sirve también para que otras familias que viven las mismas situaciones no sientan que están solos en el mundo. Si ven reírse a otro que está transitando lo mismo, ahí se les abre un camino.

Necesitamos sacarle el chip a esa angustia que te provoca la discapacidad. Quien lo vive, lo primero que quiere hacer es rehabilitar, y esto lleva años de sufrimiento. Hace diez años que trabajo con estas familias y cinco que lo transito como papá. Puedo contar miles de historias de angustia, pero cuando no estamos solos, cuando nos vemos y podemos disfrutar, también estamos abriéndonos a otros que lo están empezando a transitar para que lo puedan vivir de otra manera. Esa es quizás la mejor misión que tiene Disfrutarte. Y estoy muy feliz con esto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibí El Café Diario en tu mail!

* indicaciones requeridas

Selecciona todas las formas en que le gustaría recibir noticias de El Café Diario:

Puedes darte de baja en cualquier momento haciendo clic en el enlace que aparece en el pie de página de nuestros correos electrónicos. Para obtener información sobre nuestras prácticas de privacidad, visita nuestro sitio web.

Usamos Mailchimp como nuestra plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para suscribirse, reconoce que su información se transferirá a Mailchimp para su procesamiento. Obtenga más información sobre las prácticas de privacidad de Mailchimp aquí.

Copyright ® 2019- Elcafediario.com - Todos los derechos reservados.