tags
Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Por Roberto Martínez (roberto.elcafediario@gmail.com)

Cazar estadios de fútbol, conocerlos y plantar bandera fotográfica en ellos se ha vuelto una pasión global. El groundhopping comenzó como un fenómeno en el norte de Europa ha cubierto al Viejo Continente y ahora Argentina se ha vuelto un territorio muy apetecible para los hinchas de todo el mundo. Boca y River han concentrado en los últimos años la convocatoria de ‘groundhoppers’, y si bien la pandemia ha frenado la fiebre, desde La Bombonera y el Monumental los simpatizantes extranjeros trazan su ruta de conquistas.

El ‘groundhopping’, cuyo significado en castellano más adecuado es «saltandocampos», se dispara conforme crece en todo el planeta la audiencia televisiva alrededor del fútbol. Aficionados, simpatizantes y fanáticos tienen la necesidad de presenciar en el escenario de grandes héroes, la mayor cantidad posible de partidos. No es un sólo estadio sino en muchos, y luego narran sus sensaciones a través de sus redes sociales en internet, con lo que consiguen que miles de personas les sigan y palpiten junto a ellos la pasión por el fútbol.

tags
Un groundhopper en Bolivia.

Maradona y Messi

En la actualidad se perfilan en Argentina dos estadios como líderes de esta práctica. Uno en mayor medida, dado lo que significa y lo que ha significado en la historia del fútbol el estadio Diego Armando Maradona de Argentinos Juniors. El Coloso Marcelo Bielsa, de Newell’s Old Boys, el club en el que se formó Lionel Andrés Messi, le sigue en popularidad.

Hay quienes contabilizan muchas decenas de partidos vividos en estadios distintos desde 2010, cuando los expertos sitúan el comienzo de esta práctica aunque conocen muchos más. ¿Por qué no pueden contar todas sus experiencias? Porque sólo cuentan las que han experimentado en las canchas en las que la pelota estuvo en juego. Cuando la entrada en un estadio les es bloqueada se produce el ‘groundspotting’. Apenas la localización del coliseo al cual no se podrá entrar. Sólo un «yo estuve ahí», un clásico desde que la pandemia de coronavirus comenzara a hacer estragos el 20 de marzo de 2020.

tags
Lionel Messi (izqda.) y Diego Maradona (der.)

Fútbol y nuevos consumidores

La práctica acaso active la sagacidad y la inteligencia financiera de los clubes para hacer afición fuera de su territorio, alimentar su mística, atrapar más visitantes. Todo depende de la rigidez con la que se manejen, pero está claro que el ‘groundhopping’ puede contribuir a lograr inversiones a base de turismo. Lo que empieza por unas fotos en una tribuna popular o una platea, puede seguir en el Museo del club que se visita y en un breve pero intenso tour de compras. Algo que hacen muy bien entidades como el Real Madrid y el FC Barcelona, que conducen a sus visitantes a ese tipo de recorrido para que la visita y las experiencias dentro del recinto del Santiago Bernabéu o del Camp Nou, sean inolvidables de principio a fin. Un presente fija las sensaciones de los visitantes.

‘Groundhopping’ hicieron los jugadores de la selección española campeona del mundo en La Bombonera cuando vinieron a Buenos Aires a disputar un amistoso en el Monumental contra la selección argentina el 7 de septiembre de 2010. Argentina derrotó (4-1) a España aquella tarde, pero los campeones del mundo se llevaron una auténtica galería de imágenes fotográficas de su visita a la casa de Boca Juniors. Eso fue en la mañana del día anterior. Sobre la noche previa a aquel partido, el hoy exjugador Cristian ‘Ogro’ Fabbiani, reveló que con los goles que les vio marcar en una discoteca, sabía que varios de esos jugadores no iban a poder estar con todos los sentidos puestos en el partido. De ahí, la goleada albiceleste.

Jugá a ser groundhopper

En El Café Diario queremos conectarte con esta nueva pasión a través del juego diseñado por nuestras amigas de De Taco, quienes pensando en este fenómeno convertido en nueva pasión han lanzado ‘Vamos a la Cancha’. Los estadios del fútbol argentino y sus ubicaciones para que en casa puedas jugar con tu familia a ver quién conoce más coliseos en el país. Disfrutá vos también del ‘groundhopping’ y compartí tus vivencias acá y con las chicas de De Taco. Una nueva manera de entretenerse durante el verano y mientras dure la pandemia.

tags
El juego ‘Vamos a la cancha’ atrapa a públicos de todas las edades.

Cuestión de leyendas

En Europa, los fans holandeses y alemanes son pioneros en el ‘groundhopping’. Consumidores ávidos de la historia del fútbol en su país y en todo el continente, se trasladan también a Latinoamérica para conocer estadios como el Maracaná de Río de Janeiro y el Azteca de Méxido, motivados por las hazañas que gestaron allí algunos de los mejores jugadores de todos los tiempos. La merma de referentes legendarios centra la atención en Lionel Messi y Cristiano Ronaldo porque brillan de manera constante y encandilan con luz propia. Hay un deseo de conocer los estadios en los que protagonizan sus gestas. Pero hay algo que estimula a los hinchas a revivir y recordar otras épocas: el paso a otra vida de Diego Maradona, de George Best y de Johan Cruyff. Cada leyenda se alimenta.

Las personas se conocen a través de las redes sociales, el anfitrión invita, hay un valor añadido cuando nace una relación de amistad, y las personas se conectan y van a los sitios especiales. Se suceden los países, la pasión se viraliza, las emociones se comparten, y las personas hacen crecer sus conexiones. Hay quien dice que «las personas somos nuestras relaciones». El ‘groundhopping’ colabora para que éstas se extiendan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *