Franco Peruggino: «Por los incendios hay mortandad total de reptiles en el Delta”

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos Desde la ONG Mundo Aparte, Franco Peruggino denuncia la situación desesperante del Delta del Paraná, donde el fuego está terminando con la vida de las especies autóctonas.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Por Carla Arakelian (carla.arakelian@elcafediario.com)

Los incendios de los humedales del Delta del Paraná están dejando consecuencias desoladoras en la región, tanto para la flora como para la fauna. Los animales se llevan la peor parte ya que la mayoría está perdiendo la vida. Y los que logran escapar lo hacen con rastros de quemaduras en sus cuerpos, o abandonando a sus crías y nidos.

Los incendios en las islas del Delta comenzaron hace seis meses. Se trata de 300 kilómetros de tierras al sur de la ciudad de Paraná y hasta las cercanías de la Ciudad de Buenos Aires. El humedal de 17.500 kilómetros cuadrados incluye zonas anegables y cursos de agua con numerosas especies de fauna que están en peligro.

tags
Franco Peruggino y su hermano Ivo, de la ONG Mundo Aparte.

Franco Peruggino es vocero de Mundo Aparte, asociación ecológica que viene denunciando la «mortandad casi total» de las especies de la zona. En diálogo con El Café Diario, Peruggino explica la situación desesperante que atraviesa la fauna del Delta del Paraná en llamas.

Los reptiles, los más perjudicados

¿Cuáles son los animales más perjudicados con el fuego?

Es una mortandad casi total la de las zonas que se incendian. Y total en lo que refiere a reptiles. Ahora en invierno están hibernando y aunque estén despiertos, el fuego no les da tiempo de escapar porque son animales más lentos. En nuestras islas los reptiles más abundantes son las serpientes, las tortugas, los lagartos overos y algunos yacarés, pocos lamentablemente, aunque después de estos incendios, no se cuántos quedarán. A todos los reptiles el fuego les pasa por arriba.

tags
Muerte de fauna autóctona del Delta por los incendios.

¿Los demás animales tienen otras posibilidades?

Algunos mamíferos logran escapar, especialmente los más veloces, como el gato montés y el zorro adulto. Pero la mayoría, como las crías, los enfermos, los viejos, no lo logra. Los herbívoros son todavía más lentos, algún animal que es nadador bien puede huir por el agua, pero los carpinchos y las crías no. Algunos mamíferos escapan pero muchos quedan bajo el fuego. Así y todo, lo que más se encuentra en las cenizas son cadáveres de reptiles.

«Los nidos de aves se quemaron todos»

¿Y qué pasa con las aves?

Las aves son las que más suerte tienen, las únicas que sobreviven porque pueden escapar volando y buscar otros lugares. Siempre hablando de adultos saludables, los pichones y los enfermos no, los nidos se quemaron todos.

tags
El fuego está devastando la vida salvaje de los humedales del Delta del Paraná.

Hemos visto que muchos han llegado a la ciudad o a islas que todavía no se quemaron. En Rosario hay garzas, chiflones, gallaretas, que son divisadas por gente que llama para avisar. Es lo que las aves encuentran para pasar el rato hasta volver, no se van a quedar porque no son animales que elijan vivir entre edificios. Pero su casa literalmente se prende fuego y encuentran refugio en ciudades de alrededor.

«La imagen aérea es desoladora»

¿Cuál es la actitud del Estado frente a esta situación de desolación total?

Hay una ausencia total del Estado. Se tiran la pelota entre los gobernadores de las provincias de Santa Fe y Entre Ríos, entre la Justicia, lo nacional y lo federal. Nadie da respuestas ni soluciones reales. Todos son discursos y expresiones de buena voluntad y cosas que quedan lindas en el micrófono. Pero en la realidad, nada. Hay un par de aviones hidrantes laburando, algunos brigadistas, pero nada en relación a la dimensión de los focos de incendio que cada día son más, con miles de hectáreas arrasadas.

tags
Las imágenes de los humedales tras el paso del fuego son desoladoras.

La imagen aérea es desoladora, es un desierto. Lo que era un humedal lleno de árboles, vida, arroyo, lagunas, ahora es un desierto de cenizas. Hay el factor de la bajante que se suma. Hay una bajada histórica, las lagunas y arroyos se secaron, por eso no hay cortafuegos naturales y el fuego avanza sin fin, porque no hay cursos de agua actualmente llenos, está todo seco.

¿Hay una sensación de «sálvese quien pueda»?

No hay respuesta del Estado y menos para los animales. Se incendiaron casas, ranchadas de isleños, y los que fuimos a apagar el fuego somos los voluntarios. No hay respuesta estatal ni siquiera para asistir a esas familias. Nosotros estamos haciendo lo que podemos, que lamentablemente es poco y nos lamenta. Hay un porcentaje altísimo de mortandad.

View this post on Instagram

Con barbijos, pero gritando. Con distanciamiento social, pero todos juntos. Con tristeza, pero empoderados. Con furia, pero con mucho amor. Así viví la jornada de ayer sobre el puente Rosario-Victoria. Con cantos, con murales, con música, con intervenciones artísticas, con megáfonos, con niños, con agrupaciones, con autoconvocados. Con ganas constantes de abrazar a todos los presentes por poner el cuerpo para una lucha tan noble y tan importante como es defender nuestro ecosistema. En el medio de un clima alegre, festivo y por sobre todas las cosas, pacífico; entre manos alzadas y carteles que denunciaban este tremendo ecocidio: pudimos ver como surgía de las islas una tremenda columna de humo espeso hasta fundirse con las nubes. En un momento me alejé para sacar una foto panorámica. Mirando fijamente el humo (y a través de él: la impunidad, la provocación, el afán de unos pocos por destruir la vida y llenar sus bolsillos y el desprecio inconcebible por la tierra que nos brinda su seno) lloré. Si, mirando el humo, lloré. El humedal arde, y nosotros también ardemos por dentro. Los animales se mueren quemados, y también se muere una parte nuestra. El río se ennegrece lleno de cenizas, y caen de nuestros ojos lágrimas negras. ¿Qué hacemos con el tiempo que nos queda? ¿Queda tiempo? Sos parte de este ecosistema que no sólo te ofrece una linda tarde de isla. También es una reserva de agua dulce, amortigua las crecientes y evita inundaciones, filtra y retiene nutrientes contaminantes, provee hábitat y alimentos a miles de especies y almacena carbono desacelerando el cambio climático. Es imprescindible entonces una ley que ofrezca conservación, protección, restauración ecológica y uso racional, sustentable y AMOROSO del humedal. Es imprescindible, es innegociable, es urgente. Es tan imprescindible, tan innegociable, y tan urgente esta ley; como también lo es que te sumes a la lucha. Está en juego la casa de todos, nuestros suelos, nuestras aguas, nuestra vida y nuestro futuro. Aquí no hay partidismos políticos, aquí no hay tibiezas, aquí no hay más tiempo. La indiferencia te hace cómplice. Necesitamos ser más cada día para ganar esta pelea. (Sigue abajo)

A post shared by MundoAparte Sitio Oficial (@oficialmundoaparte) on

Cómo ayudar

Mundo Aparte es una ONG que desde hace 20 años se dedica a ayudar a animales salvajes que necesitan asistencia para recuperarse del daño ocasionado por el hombre, y así poder volver a la naturaleza. «Ahora estamos haciendo muy poco porque la mayoría de los animales mueren cuando el fuego pasa por su casa», se lamenta Peruggino.

Mundo Aparte depende de donaciones para poder mantener los refugios donde viven decenas de animales silvestres que a diario necesitan comida y asistencia, y que por distintos motivos no pueden ser devueltos a su hábitat natural. Para colaborar con Mundo Aparte, ingresar acá.

¿Te gusta? Compartilo

1 comentario en “Franco Peruggino: «Por los incendios hay mortandad total de reptiles en el Delta”

  1. Es importante hacer algo. Cada uno aportar su grano de arena. No permanecer alejados. El problema es de todos. Excelente Nota. Gracias Carla Arakelian por compartirlo!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *