«Spinetta está entre los poetas argentinos más grandes»

Tiempo estimado de lectura: 9 minutos En el día que Luis Alberto Spinetta hubiera cumplido 70 años, el escritor y periodista Fernando Murat analiza el legado poético del gran músico argentino.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 9 minutos

Por Gabriel Túñez (lahorasinsombra@gmail.com)

A los 14 años, Fernando Murat, que es Licenciado en Letras por la Universidad de Buenos Aires (UBA), escritor, periodista y docente universitario, pasó varias horas parado en la puerta de un hotel de Necochea, solo, esperando la salida de los integrantes de Almendra, que la noche anterior habían dado un recital en un gimnasio local.

Primero salieron Emilio del Guercio y Rodolfo García, y lo saludaron. Después se sumó Edelmiro Molinari, pero Fernando esperaba a Luis Alberto Spinetta. “Ahora lo voy a buscar”, le dijo Del Guercio con un tono comprensivo y acaso de reto para su compañero. Pasaron unos minutos y ahí estaba el Flaco. Hablaron un rato, le dio una pulsera que llevaba puesta –Fernando todavía la conserva-, y después todos los de la banda subieron al auto con el que recorrían la costa atlántica durante la gira de ese año a principios de los 80, en lo que era el regreso de la mítica banda (se había separado en 1970).

tags
El periodista y escritor Fernando Murat.

Pero el auto, después de varios intentos, no arrancó. Entonces Fernando y algunos empleados del hotel terminaron empujándolo. De eso se acuerda hoy, 23 de enero, día que Spinetta hubiera cumplido 70 años, en una entrevista con El Café Diario. Murat, que además ejerce la docencia en la carrera Artes de la Escritura de la Universidad Nacional de las Artes y en la Maestría de Escritura Creativa de la Universidad de Tres de Febrero, considera que Luis Alberto «es uno de los grandes poetas de nuestro país».

Rock y literatura

Hay una suerte de mito popular o una opinión general acerca de que las letras de Spinetta “no se entienden”. ¿Cómo analiza sus composiciones? 

Lo primero que hay que decir es que Spinetta es un poeta y que su obra tiene una relación con la escritura y la literatura. El Flaco surgió en una época donde las letras de rock se enlazaban a la poesía, a lo literario. Eso es algo que trajeron Los Beatles y que Spinetta estuvo muy atento a eso. Hubo algo en esa época que tuvo que ver con la impronta lírica y la relación con el lenguaje. Luis Alberto es la figura más genuina en el funcionamiento de esa relación lírica del rock con la literatura. Se nutre del rock, pero también de la literatura y de las vanguardias.

Luis Alberto es la figura más genuina en el funcionamiento de esa relación lírica del rock con la literatura»

Eso puede hacer que sus letras aparezcan como crípticas y que abonen a la parodia que hace Diego Capusotto del Flaco en su personaje de Luis Almirante Brown, algo que a mí me parece injusto. En realidad, Spinetta nunca me pareció críptico sino que su relación con las vanguardias hizo que el lenguaje fuera no necesariamente autorreferencial.

tags
Luis Alberto con sus hijos Dante, Catarina y Valentino, en 1989.

Ese vínculo con las vanguardias se nota en ‘Artaud’, de Pescado Rabioso, pero también en toda la obra de Spinetta. El Flaco siempre tuvo en sus letras una alegoría detrás y que remite a una zona que puede ser la vida o la literatura. Otra de las referencias más intensas que tienen sus letras son las formas que dialogan con otros textos, y también tiene una relación con la filosofía.

Se sabe, por ejemplo, que en ‘Tester de violencia’ , los textos que están detrás de las letras son los de Michel Foucault. Spinetta tiene esa relación como de biblioteca, y tanto que muchos de los que ingresamos a la literatura lo hicimos a través del Flaco.

tags
El «Doodle» con el cual el buscador Google homenajea a Luis Alberto Spinetta en su 70 cumpleaños.

¿Cómo es eso?

Uno escuchaba que Spinetta decía “hay que leer esto” y todos íbamos a leer eso. Por ejemplo, a Antonin Artaud, a Charles Baudelaire. El primer libro de poemas que yo leí fue, justamente, ‘Guitarra negra’, que el Flaco publicó en 1978. La obra de Spinetta entiende dos cosas: que la poesía es el vector de exploración del lenguaje y también del mundo.

Spinetta con su banda Jade y Pedro Aznar en Badía y Cía, 1983

Hay un momento en que los límites de la poesía de Spinetta coinciden con los límites de exploración del mundo. Entonces la poesía es todo el lenguaje y, a la vez, todo el mundo. La poesía y el mundo coinciden en sus límites. No hay una frontera más allá de la poesía, sino que esa es la estructura de conocimiento del mundo. Eso es muy importante en Spinetta. Y eso son los grandes poetas.

«Lo que hace Spinetta es evolucionar»

¿Uno de los grandes poetas solo circunscripto al rock nacional o más allá también?

Como poeta total, y desde Almendra hasta el último disco. Creo que a Spinetta hay que entenderlo en sus fronteras. Hay muchos que te dicen que Spinetta aburre cuando en realidad lo que hace es evolucionar. Es el que mejor entiende a la poesía como un sistema y pasa por todos los estados por los que atraviesa un gran poeta: la confrontación, la armonía, la resolución. Hay una cosa que uno puede seguir en él que es muy interesante.

tags
Luis Alberto en 1976.

Spinetta, como el gran poeta que es, siempre piensa en un sistema aunque no lo esté pensando; acaso su propio sistema lo piensa. Y está siempre evolucionando, en una etapa de transformación permanente. Podemos hacer un corte que va desde Almendra, que arranca en 1969, hasta Invisible en el 75/76. Un período de seis o siete años de una transformación permanente. La genialidad en estado puro.

Spinetta evoluciona siempre hasta llegar al último gran equilibrio que es el último disco. Cuando uno escucha ‘Un mañana’ encuentra al gran poeta en en el equilibrio final. No precisaba al final la intensidad y la ruptura. Y cuando uno tiene que buscar el punto máximo de canción lo encuentra en Invisible. Es un gran punto de condensación, porque absorbe todo lo que venía haciendo y lo manda para el futuro, donde lo esperan Jade y la etapa solista. Y antes de eso está ‘Artaud’, es elegido el gran disco del rock nacional. 

Spinetta, como el gran poeta que es, siempre piensa en un sistema aunque no lo esté pensando; acaso su propio sistema lo piensa. Y está siempre evolucionando, en una etapa de transformación permanente»

Intensidad de largo aliento

¿Cómo fueron evolucionando las letras del Flaco con los años?

Spinetta tiene algo que es raro: logró combinar intensidad con largo aliento. Generalmente tenés una u otra. Tenés a Kurt Cobain en la intensidad o tenés el largo aliento de Eddie Vedder. Pero las dos juntas es complicado. Tiene esa fulguración, esa intensidad de Jim Morrison… Cuidado que no lo estoy poniendo a la sombra de Morrison, porque todos están a la sombra de Spinetta. Todos. Morrison pertenece a la centralidad por el idioma y por el movimiento del rock que integra. Por eso se supone que sus poemas son de los mejores, pero El Flaco está en el centro de todo. Yo no conozco un poeta del rock que pueda compararse con Spinetta.

Mirá toda la galería de fotos

previous arrow
next arrow
Slider

Entonces, vuelvo a eso de que Spinetta logra combinar la intensidad con largo aliento. Cuando llega el punto máximo de intensidad, ingresa en el largo aliento. El máximo de intensidad podemos encontrarlo en Pescado Rabioso o ‘Spinettalandia’, que es su punto más caótico hasta que se va acomodando con Invisible, el equilibrio lírico, de la voz. Esa etapa de transformación es la que genera los grandes herederos.

El heredero del Flaco

¿Quién es el gran heredero del Flaco?

Gustavo Cerati. Sin Spinetta, Cerati no se entiende bien. En el momento que Gustavo se da cuenta de que es Cerati, es cuando blanquea el vínculo con Spinetta. Y eso lo hace cuando interrumpe temporalmente el vínculo con Soda Stereo y graba ‘Amor Amarillo’, que es un disco casi de homenaje a ‘Artaud’, porque graba ‘Bajan’ con la guitarra original que le pide prestada al Flaco, y marca cuál es el linaje. Probablemente Cerati no hubiera podido existir sin la acumulación de sentidos simbólica de Spinetta.

Spinetta y Cerati en ‘Las bandas eternas’, el 4 de diciembre de 2009

¿Hay un vinculo poético entre Spinetta y Charly García?

Spinetta se encuentra con Charly en esa etapa intermedia. García no es de los grandes poetas, pero entendió cuál es el vector más social. Entonces Luis Alberto localiza esa mirada y va a su encuentro.

Aunque no resulta un encuentro rotundo, ¿no?

Tuvieron ese problema del disco que no salió, y que se solo vio reflejado en ‘Rezo por vos’. Yo creo que son poetas diferentes, pero que se tributan mutuamente.

La ética de Spinetta

¿Coincide con quienes dicen que Spinetta es el primer gran artista del rock nacional?

Es el primer gran artista y, probablemente, el único, porque es Cerati no lo es. Spinetta es el más completo y le impone eso al mercado. La tapa del primer disco de Almendra, que es un dibujo suyo, es una imposición de El Flaco. Si uno analiza cómo eran las tapas de los discos de la época, todas tenían una foto de los músicos. Pero Spinetta va y mete un dibujo. Esa relación de música, poesía y dibujo es la que define a Luis Alberto y es la que él impone al mercado siendo un jovencito, o ya adulto cuando con Los socios del desierto (banda que Luis tuvo entre 1994 y 1999), se queja en una conferencia de prensa que la discográfica no le quiere grabar el disco doble.

Spinetta tiene todo: pinta, escribe poemas, canciones, es guitarrista y canta. Y su mundo es un fenómeno estético. Esa es la ética de Spinetta. La impronta estética de Spinetta es su ética»

Discute permanente con el mercado y lo hace de una manera muy fuerte. Finalmente, aquella tapa de Almendra es la gran tapa de la historia del rock con ‘Sargent Pepper’. Luis era un artista completo que disputaba todo y no toleraba la intromisión. De lo contrario, ¿quién le hubiera grabado ‘Artaud’? Por eso, es una pavada que le cuestionen a Spinetta una supuesta falta de compromiso social. La zona de intervención de Luis ha sido siempre extrema, ya sea con manifiestos explícitos, con su poesía o con formas de resolverlo frente al mercado.

Los manifiestos en el rock pueden ser explícitos o recursos internos de la lírica. La confrontación entre los Redondos y Cerati se ve en las letras, porque son manifiestos explícitos sobre qué es la poesía, para qué sirve y cuál es la posición del poeta. En esto los Redondos han sido maestros y Cerati ha contestado, lo mismo que García. Pero volviendo a lo del artista completo, Spinetta tiene todo: pinta, escribe poemas, canciones, es guitarrista y canta. Y su mundo es un fenómeno estético. Esa es la ética de Spinetta. La impronta estética de Spinetta es su ética.

Lo que se le reconoce a Spinetta cuando muere es la gran conducta del artista en un tiempo donde eso no existe, porque las estrellas de rock son otra cosa. Spinetta aparece como una figura de la conducta del artista de otra época y eso lo hace en todos los ámbitos de la vida. Cuando, por ejemplo, transforma la intensidad en el largo aliento, aparece el ethos vinculado a la familia, a los hijos, a las conductas sociales. Son todos los campos al mismo tiempo: con el mercado, con el respeto por los artistas, con los maestros. ¿Dónde no interviene Spinetta? ¿Porque en los ’70 no grabó ‘La marcha de la bronca’? El punto de intervención de Spinetta es muy alto. Ese ethos del artista es un ethos del compromiso.

Lograr lo que ningún otro artista logró

En 2016 la Academia Sueca le dio el Nobel de Literatura a Bob Dylan. Si Spinetta hubiera tenido la oportunidad, por esa centralidad de la que hablaba, de competir por el Premio, ¿habría estado a la altura?

Sin duda alguna. El rock es el gran vector de transformación del siglo XX. Los grandes vectores culturales terminan pasando por el rock para producir transformaciones. Dylan está ahí y está bien. Es lo que decía John Lennon sobre que si no lo hubiese conocido a Dylan no hubiese sido el Lennon que fue. Desde mi punto de vista, Spinetta está en esa zona. El problema es que fue un poeta periférico por la zona cultural en la que nació.

Lo Que Nos Ocupa Es Esa Abuela, la Conciencia Que Regula el Mundo (En Vivo)

Pero, por ejemplo, ‘Guitarra negra’ , es uno de los grandes libros de poesía de Argentina. Si uno tomara la obra entera de Spinetta desde 1969 hasta el final y la transformara en libros de poesía… No tenemos ningún artista de esa originalidad. Yo les preguntaría a quienes creen que Spinetta no es un poeta, cuántos hacen gritar a 50.000 personas, en un recital como el de ‘Las bandas eternas’ en Vélez, frases como“yo te espero anidado en la mano”, que es un verson de la canción “Lo que nos ocupa es esa abuela, la conciencia que regula el mundo”.

¿Cómo puede ser todas esas personas cantando frases complejísimas? El rock logra que la poesía llegue a su estatus original, que es la relación con la voz y la expansión. Yo no veo a 50.000 personas gritando un poema de Juan L. Ortiz, con lo que me encantaría que suceda, o uno de Susana Thenon, salvo cuando en el caso de ella se transforma en una proclama como “Por qué grita esa mujer”, en las marchas feministas.

Pero Spinetta logra que esas 50.000 personas canten todas ellas de una vez ‘Durazno sangrando’. La poesía llega a su estado perdido, que es: “¡Mirá lo que está diciendo toda esta gente al mismo tiempo!”. Digan lo que quieran, pero la poesía llega al estado que es en ese momento. Y ahí Spinetta es el gran poeta argentino.

¿Te gusta? Compartilo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *