tags

Una familia con dos mamás: la historia de Pamela y Mariana

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos Pamela y Mariana son dos mamás que tienen dos nenas. Su historia está cruzada por la ley de Matrimonio Igualitario y por la ley de Fertilidad Asistida.

¿Te gusta? Compartilo
Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Por Gabriela Previtera (gabyprevitera@gmail.com)

Hace 10 años, Argentina se convirtió en el primer país de Latinoamérica en sancionar la Ley de Matrimonio Igualitario. Esta norma permitió que, como otras parejas, Pamela Visciarelli y Mariana Blanco se casaran. Después, formaron una familia con dos mamás.

La crianza de sus hijas, Juana (4) y Eva (2), está llena de amor, de valores y de libertad. «Si pensás en lo que fue el debate de la Ley y las cosas que se dijeron, ver una familia conformada por dos mamás, con sus hijas escolarizadas y haciendo una vida totalmente normal, es una victoria hermosa«, asegura Pamela.

tags
Pamela Visciarelli y Mariana Blanco con sus hijas Juana y Eva.

Además de ser periodista, ella es la creadora de la cuenta de Instagram ‘Dos madres argentinas’, cuyo fin es «visibilizar el amor» y compartir «pequeñas acciones» que sirvan para «construir un mundo más igualitario«.

«Es muy lindo ver cómo crecen con todo con lo que no crecí yo, pensando que existía un solo tipo de familia», reflexiona Pamela, y añade: «Juana pregunta por qué no tiene papá o por qué hay nenes que no tienen dos mamás, como también a veces quiere jugar a la mamá y el papá y jugamos sin problemas. Ella hoy puede describir mejor que yo lo que es ser una familia«.

Un amor que empezó en el fútbol

Se conocieron cuando Pamela, recién llegada de Arrecifes para estudiar en la Ciudad de Buenos Aires, jugaba como arquera en Club de Jóvenes. Mariana era entrenadora de Atlanta, la única mujer que por entonces dirigía un equipo de futsal femenino.

Una amiga en común, Lucrecia, fue la celestina. «¿De dónde salió esta chica? ¡Me quiero casar con ella!«, le comentó Pamela a su mejor amiga, al ver a Mariana en el banco rival en el partido que las cruzó por primera vez. «Traté de atajarme todo para que me registrara, pero no lo logré», cuenta.

tags
Mariana (izquierda) y Pamela (derecha) en el día de su casamiento.

Una salida planeada con Lucrecia las iba a juntar para siempre. El destino les tenía preparado un quiebre en sus vidas, y ese quiebre fue literal: «la invité a verme jugar al día siguiente. Cuando llegó, estaba en el piso con fractura de cúbito y radio. ‘Ponete bien que ahí viene Mariana’, me dijo Lucrecia, ¡y yo no podía ni respirar! Ella me acompañó al hospital y no nos separamos más«, relata Pamela.

Dos mamás y dos hijas

La historia de Pamela y Mariana está cruzada por el amor incondicional, pero también por la Ley de Matrimonio Igualitario y la de Fertilidad Asistida. El 18 de noviembre de 2011 se casaron y decidieron agrandar la familia, pero la búsqueda no fue fácil.

«Empezamos con siete tratamientos negativos. Las inseminaciones artificiales no funcionaban y no había ley de Fertilidad Asistida. Todo se hacía muy difícil, nosotras pagamos todos los tratamientos. Esa ley nos empoderó y se cumplió nuestro deseo de ser mamás«, cuenta Pamela.

tags
Pamela y Mariana con Juana, y Eva en camino.

Ellas se convirtieron en madres de Juana y Eva a través del método de Recepción de Ovocitos de la Pareja (ROPA), un procedimiento de fertilización de alta complejidad que le permite a una pareja de dos mujeres participar activamente de una maternidad compartida. Para eso, se fecundan los óvulos de una de ellas con semen de un donante anónimo y se implantan los embriones en el útero de la otra mujer.

Pamela y Mariana todavía guardan cuatro embriones por si desean ampliar nuevamente la familia. Ella afirma que «si viene un tercer bebé, la lactancia va a ser compartida«.

A 10 años del Matrimonio Igualitario

«Se avanzó mucho en materia de derechos y de igualdad, pero aún falta regular temas importantes como la ESI, el cupo laboral trans, una nueva ley antidiscriminatoria y también, la subrogación de vientre», afirma Pamela.

«Si bien para una pareja de hombres es posible ser papás en Argentina, tienen que recurrir a la justicia para eso, y estaría bueno que pronto se pueda discutir un gran proyecto de ley. Hay un montón de parejas que están esperando ese derecho«, añade en relación a la subrogación de vientre.

tags
Mariana y Pamela con su libreta de casamiento.

A 10 años de la sanción de la ley de Matrimonio Igualitario, siente que forman «un gran equipo». «Mariana es directora técnica no sólo en la cancha sino también en la vida. La admiro como mamá y como mujer. Y yo atajo todo, penales, mamaderas, pañales«, reflexiona Pamela.

«Es hermoso vivir el día a día como dos mamás en una pareja homoparental y visibilizar lo más importante que tenemos, que es el amor«, concluye.

La jornada larga y fría del 15 de julio de 2010 en el Congreso de la Nación marcó un antes y un después en la historia de miles de personas de la comunidad LGTBIQ+. La ley de Matrimonio Igualitario llegó para romper el relato heterocentrado y demostrar que el amor no tiene género. Sin ella, muchas Juanas y Evas no hubiesen podido tener una vida feliz.

¿Te gusta? Compartilo

1 comentario en “Una familia con dos mamás: la historia de Pamela y Mariana

  1. Hermosa historia la de Mariana y Pamela! Bien por la ley de Matrimonio Igualitario que les permitió a su construcción amorosa dar un marco legal que para quienes lo eligen protege y amplia los derechos. Buena vida para ustedes, Eva y Juana!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *