tags

Azul Montoro, trabajadora sexual asesinada en Córdoba.

Fallo histórico en el Caso Azul Montoro: perpetua al asesino de una mujer trans

Tiempo estimado de lectura: 2 minutos Un jurado popular de Córdoba sentenció por unanimidad a prisión perpetua a Fabián Casiva por el femicidio de Azul Montoro, la joven trans asesinada en 2017.

Tiempo estimado de lectura: 2 minutos

Por Nora Mazzini (mazzini.press@gmail.com)
Producción: Francisco Centeno y Fernando Barrionuevo

La justicia condenó a prisión perpetua a Fabián Alejandro Casiva, el único acusado por el crimen de Azul Montoro, la trabajadora sexual asesinada de 18 puñaladas el 17 de octubre de 2017 en Córdoba.

Es la primera vez que la Justicia aplica la figura de femicidio para el crimen de una mujer trans en la provincia de Córdoba.

tags
Alivio en los Tribunales de Córdoba tras el fallo. (Foto: Daniel Cáceres)

El fallo, decidido por unanimidad, fue recibido con gran alivio por parte de los familiares y del colectivo trans, que celebraron con abrazos y cánticos la sentencia.

Tomás Aramayo, abogado de la familia de Azul Montoro, fundamentó la decisión del jurado explicando que estaban todos los componentes para ser un femicidio, ya que “Azul, a través del cambio de género, era una mujer y así debe considerarse como elemento objetivo. A su vez, el resto del contexto, la violencia machista, la supremacía, el desprecio, todo eso ha hecho que la calificación legal sea inamovible”, destacó.

Se trata de un caso emblemático en Córdoba, por ser la primera vez que el asesinato de una persona trans llega a juicio oral bajo la figura de femicidio.

La causa

Azul Montoro, una mujer trans y trabajadora sexual,  tenía 23 años cuando fue brutalmente asesinada a puñaladas en un departamento de la calle Rincón, en cercanías al Mercado Norte, en la provincia de Córdoba, en octubre de 2017.

Fabián Alejandro Casiva, oriundo de Villa El Libertador también atacó a una perra caniche que pertenecía a una compañera de la víctima. La apuñaló varias veces y le cortó una oreja. Robó un teléfono celular y dinero.

tags
Fabián Casiva luego de escuchar el veredicto a prisión perpetua. /Daniel Cáceres

Azul fue encontrada sin vida por una amiga. Con el correr de las horas las amigas notaron el perfil de Whatsapp se mantenía activo e imaginaron cómo descubrir al asesino: iniciaron una videollamada para ver quién estaba del otro lado. Casiva respondió y su rostro quedó grabado. Horas más tarde fue detenido cuando intentaba internarse en una institución de salud mental.

Fabián Alejandro Casiva, el único imputado, era cliente de la mujer y tras su detención alegó inimputabilidad por razones psiquiátricas.

[Total: 1    Average: 5/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *